Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional LA CANCILLER ALEMANA VISITA EE. UU. VIERNES 13 1 2006 ABC RELACIÓN CON FÍSICA Y QUÍMICA ucho se espera de la reunión de hoy entre el presidente norteamericano y la canciller alemana en la primera visita de ésta a los Estados Unidos desde su toma de posesión el pasado 22 de noviembre. Tras las vitriólicas relaciones entre Bush y el anterior canciller germano, Gerard Schröder, que se cree un nuevo clima, más distendido y positivo, no parece difícil. Angela Merkel no es Schröder, cree en el vínculo atlántico y piensa que no se debe jugar con las relaciones con América para sacar más votos en casa. La rapidez de su visita, apenas mes y medio desde su investidura, refleja su deseo de restañar las heridas RAFAEL L. abiertas en la relación BARDAJÍ bilateral. Por su parte Washington está deseoso de recibir como se merece a una nueva Alemania, poco o nada inclinada a criticar a los Estados Unidos por el mero placer de hacerlo. Angela Merkel lo ha dicho y repetido, no está dispuesta a jugar al antiamericanismo. Otra cosa es que plantee sus discrepancias, pero no para ahondar diferencias, sino para resolver los problemas. Así, por ejemplo, acaba de declarar que cree que Guantánamo no debería existir aunque añade que de forma permanente Estas sutilezas, reflejo de una actitud más constructiva y en las antípodas de la de su predecesor, explican cómo unas declaraciones tan críticas con la política antiterrorista americana no han motivado respuesta alguna de la Administración Bush. Lección para España: los amigos pueden discrepar de América si su talante es bueno. También es indudable que la química personal entre Bush y Merkel saldrá a relucir en este encuentro. George W. Bush gusta de personas con principios y valores, algo que difícilmente podría haber encontrado en el oportunista Schröder y que sí verá en la alemana del Este. El distanciamiento de un Putin que juega últimamente a Napoleón con el gas que Rusia exporta a buena parte de Europa también les unirá a ambos. Pero no todo es química personal. Las relaciones internacionales también responden a las leyes de la física y éstas dictan que el nuevo acercamiento entre Alemania y Estados Unidos tiene sus límites y que la relación especial que ambas naciones mantuvieron durante los años de Guerra Fría es difícil de prolongar. Alemania no depende de Norteamérica para su seguridad ni los intereses estratégicos americanos se juegan ya en suelo alemán. El lo que me venga mejor de Schröder en sus relaciones con América va a dar paso a Alemania primero Lo hemos visto en el juego europeo y los americanos lo sentirán tarde o temprano en su relación. En todo caso hay dos cosas claras: Es Merkel quien marca la política exterior de Alemania y no su ministro de Exteriores; y quienes juegan al antiamericanismo se van quedando cada día más solos en Europa. M Angela Mekel ofreció ayer una rueda de prensa en el aeropuerto de Berlín antes de partir para Washington AP Merkel viaja a Washington como una aliada leal pero con ideas propias Revuelo político por las revelaciones de la participación alemana en Irak b La nueva canciller alemana llega a Washington dispuesta a abrir una nueva etapa pero sabedora de que en Irak no fue Alemania la que calculó mal RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. La canciller llegó ayer por primer vez a un Washington expectante con la confianza del aliado leal pero sensato, y así, con medio partido ganado tanto en casa como en el campo visitante. Merkel sabe que los servicios alemanes (BND) no se equivocaron tanto en Irak como otros; pero como otros cancilleres tampoco piensa confundir la gastritis electoral con un baile de alianzas. El pasado gobierno rojo- verde extiende su sombra sobre el presente y Merkel llega a Washington con inesperadas revelaciones sobre el espionaje alemán. Según el respetado reportero Hans Leyendecker en Süddeutsche Zeitung, y de la emisión Panorama de la Tv pública, el BND habría cooperado en Bagdad con el espionaje militar estadounidense mientras Schröder y Fischer condenaban la guerra, y ello habría sido resultado de una decisión política en Cancillería. Esto es especialmente embarazoso para el ministro de Exteriores que coordinaba a los servicios de inteligencia. Ayer admitió que había espías en Bagdad aunque no habrían servido como controladores aéreos avanzados. La información compartida habría sido sobre hospitales y escuelas y no, contra lo revelado por un ex militar estadounidense en la NRD, sobre objetivos militares, algo que matizó también un portavoz del BND. El diario dice que un agente fue incluso condecorado por EE. UU. La líder parlamentaria verde calificó tal cooperación como algo monstruoso y exigirá una investigación en el Bundestag. Cooperar sin tropas El coordinador germano- americano Karsten Voigt dice que muchos hablan ahora de ser más cooperantes en Irak, sin enviar soldados Die Welt adelanta planes para un refuerzo de la policía iraquí. Y no siendo antiamericana, Merkel se Las diferencias existen Aunque el clima es propicio para un cambio positivo, la imagen de Estados Unidos en la opinión pública alemana sigue muy desgastada, mientras que a nivel político las visiones difieren mucho en cuestiones como el protocolo de Kyoto, la Corte Penal Internacional, etc. Desde el diferendo sobre Irak han surgido también otros puntos de discordia entre Berlín y Washington, en particular los controvertidos métodos antiterroristas de la CIAfuera de territorio estadounidense. ha podido permitir críticas que considera constructivas. Tres años después, Guantánamo no debe mantenerse. Y ha sido la primera líder europea en reclamarlo. Al recibir hace un mes a Rice en Berlín ya fue clara sobre la primacía del derecho, incluso en guerra con el terrorismo, por lo que Bush ha tenido semanas para saber con quién va a hablar: una aliada leal, pero con ideas. La comentarista Uta Thofern ve en Merkel un criticismo estratégico no táctico: Esta canciller no convierte la política exterior en un mitin callejero ni critica a sus aliados en elecciones; plantea sus preocupaciones donde debe ser: ante su interlocutor Otro tanto se espera que haga ante Putin en Moscú, lo que sintonizará con el propio Bush, y así ante China o con Irán, donde si Alemania cede a las sanciones de EE. UU. tendrá que hacer el mayor sacrificio comercial. Pero Merkel cree que la UE tiene más que hacer en el escenario internacional con el consenso norteamericano que sin él o, aún, contra él. Berlín sabe que se ha caído de la lista de prioridades de EE. UU. pero Merkel intentaría, según los observadores, no tener que pagar un precio demasiado alto; sobre todo si ya no puede sacar la chequera con la generosidad de Kohl. Bush la recibe por lo más alto y la química que desarrolle con éste será determinante en los próximos años aunque, fuera de su especialidad en física, Merkel está aún por aprobar.