Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional ELECCIONES EN CHILE VIERNES 13 1 2006 ABC La imagen de un país excepcional, donde la economía y por ende la sociedad marchan sobre ruedas, se desinfla cuando se ponen sobre la mesa datos que demuestran que la brecha entre ricos y pobres no deja de crecer La herida social, principal reto de Bachelet CARMEN DE CARLOS ENVIADA ESPECIAL SANTIAGO DE CHILE. Ante la desigualdad social la respuesta es siempre la misma. La brecha entre ricos y pobres sigue siendo la mayor preocupación en Chile. La imagen de un país excepcional, donde la economía y por ende la sociedad marchan sobre ruedas, se desinfla cuando se ponen sobre la mesa datos que demuestran que la herida de los más necesitados sigue abierta. Michelle Bachelet se ha impuesto como uno de sus principales retos reducir esa desigualdad. Somos uno de los tres países de mayor concentración de la riqueza advierte Clarisa Hardy, socióloga y directora ejecutiva de la Fundación Chile XXI, cuya cabeza sobresaliente es el actual presidente Ricardo Lagos. Los sucesivos gobiernos de la Concertación han destinado el 70 por ciento del gasto público a materia social. Esto representa las dos terceras partes del presupuesto y es el índice más alto de toda América Latina La apreciación de Hardy viene acompañada de un matiz: Ese porcentaje es extraordinario, pero el volumen es bajo, supone mil cien dólares anuales per cápita, cuando en los países desarrollados de Europa se destina el triple y hasta siete veces más Felipe González apoyó a la candidata socialista a la presidencia de Chile, Michelle Bachelet, en su mitin de cierre de campaña Acceso a la enseñanza La principal causa de esta situación, a juicio de Macarena Andrade, del Instituto Libertad, vinculado a Renovación Nacional (RN) partido por el que presenta su candidatura Sebastián Piñera, es la educación. Según Andrade, el 90 por ciento de la población tiene acceso a la enseñanza, pero su calidad es discutible. La relación entre escolaridad y nivel de ingresos es directa. El 73 por ciento del 20 por ciento más rico posee título universitario, mientras que sólo el 14 por ciento del 20 por ciento más pobre ha hecho una carrera Según datos oficiales del Ministerio de Planificación que recuerda Hardy, el 18 por ciento de la población vive bajo la línea de la pobreza y entre el 4 y el 5 por ciento es indigente... La brecha social es brutal, pero son varios los factores que influyen. Además de la educación hay que considerar el capital social y familiar previo, así como los desequilibrios laborales La apreciación de Hardy apunta al escaso margen de maniobra que tienen los sindicatos y que ha dejado, a los trabajadores, en términos generales, desamparados y en inferioridad de condiciones Ha habido iniciativas parlamentarias de la Concertación para modificar esta situación, pero la derecha lo impidió insiste la principal ejecutiva de Chile XXI. No obstante- -observa- se pudo avanzar en dos reformas laborales y hoy, por primera vez en 16 años de democracia, la Concertación tiene mayoría suficiente para sacar adelante leyes como la que va a regular las prácticas de subcontratos o tercerización, estancada desde hace tres años En este contexto hay una idea preconcebida de que la dictadura del general Augusto Pinochet atropelló la totalidad del Código Penal y violó los elementales derechos del ser humano pero podía justificar su existencia, durante diecisiete años, porque dejó el país en una buena situación económica. Si la economía sirve sólo para financiar a los más ricos y dar estabilidad, es así. Cuando el ex presidente Patricio Aylwin tomó posesión del cargo, en Chile había cinco millones de pobres, es decir, más del 40 por ciento de la población vivía bajo la línea de la pobreza. Hoy es el 18 por ciento. Pinochet entregó un país con niveles de exclusión, de desempleo, de deserción escolar tremendos, y con una sanidad degradada. Decir que entregó un país saneado es algo irreal, es ofrecer una mirada deshumanizada de la economía En similar sentido se expresa la economista más importante del Instituo Libertad: Se ha avanzado mucho respec- AFP to a la etapa de Pinochet Como ejemplo, Macarena Andrade ofrece un dato: En 1990 sólo el 4,4 por ciento del 20 por ciento más rico accedía a la educación. Hoy la cifra llega al 40 por ciento Sin embargo, y con esa brutal desigualdad Chile mantiene en el exterior su imagen de tigre suramericano. Andrade tiene una explicación: Comparados con los países vecinos estamos en una situación de privilegio, pero no es suficiente. Somos el menos malo La vejez de las mujeres, la madre de la discriminación Cuando Chile construyó el sistema previsional (jubilación) que se hizo famoso, dieciocho países del mundo siguieron su ejemplo. Se trata de un sistema contributivo que generará la pensión futura explica Clarisa Hardy. Pero este sistema también viene marcado por la desigualdad, la diferencia preestablecida en los sueldos según la diferencia de sexo. La nómina de las mujeres que ocupan el mismo puesto de trabajo que un hombre es un 30 por ciento menos. Esto significa que su cotización va a ser inferior, pero, además, la esperanza de vida de las mujeres es superior a la de los hombres, de tal modo que la jubilación que van a recibir está prevista para mayor plazo de tiempo y, en consecuencia, con menor remuneración Este es uno de los aspectos que quiere modificar Bachelet y que está recogido en su programa. Pocos pensaban que el fabuloso sistema chileno- americano empezara a hacer aguas. Entre un quinto y un tercio de los depósitos para la pensión se va en gastos administrativos de las sociedades que administran los fondos de jubilación advierte la socióloga de Chile XXI. De las veinte Administradoras que se crearon sólo quedan seis. Es necesario hacer reformas como las hicieron todos los países que siguieron este modelo para que funcione de verdad