Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional VIERNES 13 1 2006 ABC Fue dado de alta casi de inmediato, por razones políticas, para no influir en la campaña electoral y no dañar a su nuevo partido Ninguna duda ha tenido el líder del Likud, Benjamín Netanyahu, en romper la tregua electoral respetada desde el ingreso de Sharón en el centro clínico hace ocho días. Una vez los médicos creen controlado, dentro de lo que cabe, el estado del paciente, Netanyahu ha ordenado como primera providencia la dimisión de los cuatro ministros del Likud que seguían en el Ejecutivo. Los cuatro se negaron en un principio a obedecer por sentido de responsabilidad nacional; tres de ellos firmaron al fin ayer su carta de renuncia, en poder ahora de Bibi mientras que el cuarto, Silván Shalom, titular de Asuntos Exteriores, lo hará hoy a regañadientes. Las dificultades de Peretz Benjamín Netanyahu votaba ayer en la consulta interna del Likud para establecer las listas electorales del partido AFP Los médicos ocultaron la gravedad del primer infarto cerebral de Ariel Sharón El Likud y los laboristas rompen la tregua electoral por su hospitalización b George W. Bush vota sin disimulo por Ehud Olmert, con quien habló ayer, al invitarle a Washington para febrero, sólo un mes antes de los comicios del 28 de marzo JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Prometemos transparencia total respecto al estado de salud de Ariel Sharón Nada más ser ingresado el primer ministro de Israel el 18 de diciembre en el hospital Hadassah de Jerusalén a causa de un leve infarto cerebral- -al menos ese fue el diagnóstico- -los galenos que le atendían hicieron dicha promesa de manera pública y notoria. Sin embargo, del dicho al hecho, también en la Ciudad Santa, hay un largo trecho, y, según han denunciado ahora dos médicos del equipo habitual del jefe del Gobierno hebreo, entonces se ocultó la gravedad de la situación clínica de Sharón, quien fue dado de alta casi de inmediato, por razones políticas para no influir en la campaña electoral de los comicios del 28 de marzo y para no dañar al nuevo partido creado por Arik de entre las cenizas del Likud, el Kadima (Adelante) sólo dos meses antes. La revelación del Canal 10 de la televisión israelí ha echado, si cabe, más leña al fuego de las controversias médicas que rodean al tratamiento recibido por el primer ministro hebreo. En esta línea, el diario Maariv informaba ayer de graves complicaciones cardiacas en Sharón, también ocultadas, que podrían provocar antes o después un nuevo derrame cerebral. Fuentes del hospital Hadassah negaron la veracidad de dicha información, pero ahí quedan las dudas entre la opinión pública local e internacional. Ayer, Sharón sufrió una pequeña intervención quirúrgica para recolocarle el catéter empleado para drenar la hemorragia. El Partido Laborista, que había suspendido su campaña electoral después del segundo infarto cerebral de Ariel Sharón, también ha vuelto a salir a la calle. Mucho trabajo le queda al sindicalista Amir Peretz para ganarse la confianza de los votantes, decantados mayoritariamente a favor del Kadima y de Olmert pese al vacío dejado por el veterano líder de 77 años de edad. Tampoco parece albergar demasiadas dudas George W. Bush sobre su favorito en las elecciones israelíes de dentro de menos de dos meses. El presidente de Estados Unidos ha votado ya por Olmert a su manera. Ayer habló con el primer ministro interino para interesarse por la salud del hospitalizado Ariel Sharón, pero también para animarle a recoger su testigo; y, como guinda nada inocente, le invitó en febrero, apenas un mes antes de la cita con las urnas, a la Casa Blanca. Blanco y en botella. A Tarek Aziz le quedan semanas de vida, según su abogado REUTERS BAGDAD. El ex viceprimer ministro iraquí, el cristiano Tarek Aziz, está gravemente enfermo y tal vez sólo le quedan unas semanas de vida, según afirmó su abogado después de visitar a quien fuera la cara amable del antiguo régimen. Duro, elocuente y leal portavoz de Sadam entonces y ahora, Aziz fue encarcelado tras la invasión de Irak en 2003, aunque nunca recibió una acusación formal. Sufre de alta presión arterial y no puede caminar adecuadamente. Se encuentra muy mal. Se le administran trece pastillas al día por sus problemas de presión, diabetes y otras enfermedades para evitar un posible infarto afirmó su abogado. Si usted pudiese verlo, se daría cuenta de que sólo le quedan unas semanas de vida dijo el hijo mayor de Aziz, Ziyad, desde Amán, donde su madre y su hermana emprendían ayer viaje a Bagdad tras recibir la noticia del súbito empeoramiento de la salud del cabeza de familia. Estamos muy preocupados por Tarek Aziz en una imagen de 2004 AFP nuestro padre y pedimos a las autoridades que le liberen para que pueda recibir el tratamiento médico que necesita afirmó Ziyad, quien añadió que su progenitor ha perdido seis kilos en los últimos días.