Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 13 1 2006 23 El equipo médico de Ariel Sharón ocultó la gravedad de su primer infarto cerebral el 18 de diciembre El ministro del Interior francés, Sarkozy, considera indispensable una ruptura con el modelo económico Rusia amenaza a Irán con optar por Occidente RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. Rusia, el principal valedor de Irán en la escena internacional, dio ayer por primera vez señales de que su postura podría cambiar si Teherán se empecina en continuar adelante con su programa de investigación nuclear. En unas declaraciones a la emisora de radio Eco de Moscú, el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, no descartó que el asunto pueda acabar en manos del Consejo de Seguridad de la ONU, algo que Washington viene reclamando desde hace tiempo y a lo que Moscú se ha opuesto siempre. Según Lavrov, la semana que viene se reunirán en Londres para hablar del tema representantes de Rusia, Estados Unidos, la Unión Europea y China. Eso, sin embargo, no parece que vaya a significar el apoyo inmediato de Moscú a una eventual resolución de la ONU estableciendo un régimen de sanciones contra Irán. El jefe de la diplomacia rusa dijo que su país no descarta ninguna fórmula, aunque sólo puede tratarse de un arreglo diplomático Rusia, al igual que el resto de los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU (EE. UU. Francia, el Reino Unido y China) puede vetar cualquier resolución de Naciones Unidas. Las palabras de Lavrov parecen más bien dirigidas a presionar a Irán para que colabore sin que se tengan que llegar a aplicar sanciones. Los cadáveres de las víctimas son retirados en camión en Mena, en las afueras de La Meca REUTERS Al menos 345 muertos en otro episodio de estampida humana en La Meca Miles de peregrinos tropezaron con sus equipajes y causaron la tragedia b La avalancha, que causó tam- Un ritual endiablado El ritual del apedreamiento de las Columnas de Satán consiste en que los peregrinos, en momentos muy señalados- -y ayer era uno de ellos- tienen que acercarse y lanzar siete guijarros del tamaño de un garbanzo a cada una de las columnas, en imitación a lo que Abraham hizo cuando el diablo quiso tentarle tres veces para que no obedeciera a Dios, que le ordenaba matar a su hijo. El ritual es un absoluto caos. Miles de peregrinos entran hacia las columnas por el mismo sitio por donde otros salen; todos se chocan entre sí; las personas se agarran con fuerza unas a otras para no perderse entre la muchedumbre, formando grupos compactos que arrollan a quien se ponga por delante. gún los testigos y las autoridades saudíes- -y los peregrinos, al detener su marcha para recogerlos, hicieron tropezarse a los que venían detrás, y estos a los siguientes, convirtiendo el puente en una trampa mortal. Yo sólo sé que me caían los muertos encima y tenía las piernas agarrotadas, no paraba de gritar y nadie me oía, hasta que vino un soldado y me sacó de aquel montón de cadáveres relató el peregrino paquistaní Esham Chan Ali, que mostraba su cuerpo lleno de magulladuras. A su lado, camiones frigoríficos cargaban sin cesar cadáveres cubiertos con sábanas blancas, mientras otros camiones se encargaban de recoger los cientos de bién centenares de heridos, se produjo durante la ceremonia de lapidación del Diablo la más peligrosa por las aglomeraciones EFE LA MECA. Una estampida humana en un puente abarrotado de peregrinos musulmanes en las cercanías de La Meca se cobró ayer la vida de al menos 345 personas de diversas nacionalidades y dejó además 289 heridos. Según el ministro saudí de Sanidad, Hamid ben Abdallah al Manei, la razón de la estampida fue el intento de recuperar sus equipajes, caídos al suelo, por parte de numerosos peregrinos que, desoyendo la prohibición, se acercaban para cumplir con el ritual conocido como la lapidación de las tres columnas de Satán Eran las 12.45 en La Meca, justo tras la plegaria del mediodía, y la mayoría de los dos millones y medio de peregrinos que abarrotaban el lugar pretendían cumplir entre el mediodía y el ocaso del sol- -como manda la tradición- -con el apedreamiento de los tres Yamarat las tres columnas que representan a Satán. A la entrada del puente que las autoridades saudíes habilitaron hace años para duplicar la superficie desde la que se puede apedrear las tres columnas, creando así dos pisos, se produjo una gran aglomeración. Algunos equipajes cayeron al suelo- -se- nes a los negociadores, ni las soflamas del presidente iraní contra el derecho de Israel a existir, ni su sugerencia de que el pueblo hebreo debiera ser exterminado del mapa. El representante británico, Jack Straw, dijo que Irán sería el único culpable del punto al que ha llegado y su homólogo francés, Douste- Blazy, subrayó la necesidad de coordinación con Moscú y Pekín: Sólo si estamos unidos tendremos la fuerza para devolver a los iraníes a la razón Estados unidos, la Unión Europea, Rusia y China se reunirán la semana próxima en Londres para debatir la cuestión. Por su parte, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, dijo ayer que las autoridades iraníes le han asegurado que todavía están interesadas en las negociaciones con los países europeos a pesar de su decisión de reiniciar su polémico programa nuclear. Kofi Annan habló por teléfono con Ali Larijani, el director del programa nuclear iraní. equipajes perdidos, entre los que había una silla de ruedas con los ejes torcidos, seguramente destrozada en la estampida. A juzgar por las nacionalidades de los heridos que los periodistas pudieron visitar en el hospital más cercano, entre los muertos puede haber pakistaníes, indios, argelinos, egipcios, turcos, sudaneses y palestinos, pero no hay todavía ninguna confirmación oficial al respecto. Hace dos años otro accidente en el mismo lugar causó la muerte de otros 244 peregrinos, en este caso porque el puente no resistió el peso de la multitud. La tragedia de los sin techo Las autoridades saudíes repiten sin cesar por la megafonía en los idiomas más frecuentes entre los peregrinos- -árabe, turco, persa o urdu- -que no deben acercarse a los Yamarat con los equipajes, para no molestar al prójimo, y que deben abandonar el lugar en cuanto hayan terminado de apedrear al Diablo. Sin embargo, los numerosos peregrinos ilegales que acampan de forma irregular en la vía pública y ayer molestaron a las ambulancias que debían llegar al lugar, se trasladan de un lado para otro con su equipaje a la espalda por miedo a extraviarlo. Mientras los equipos de rescate contaban cadáveres, cientos de miles de peregrinos, ajenos a lo sucedido, seguían subiendo el puente con sus bultos al hombro y las piedrecillas en la mano, resueltos a cumplir con el rito.