Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional VIERNES 13 1 2006 ABC El Gobierno podría acordar el pase anticipado a la reserva del teniente general Mena El Consejo de Ministros aprueba hoy la destitución del jefe de la Fuerza Terrestre b Mena Aguado cumple el sépti- mo día del arresto de ocho jornadas impuesto como medida disciplinaria por faltar a su deber de neutralidad política L. L. C. MADRID. A propuesta del titular de Defensa, José Bono, el Consejo de Ministros aprobará en su reunión de hoy la destitución del teniente general José Mena Aguado como jefe de la Fuerza Terrestre del Ejército de Tierra, y probablemente su pase anticipado a la situación de reserva. El cese se producirá tras el discurso que el pasado día 6 de enero pronunció el alto mando en Sevilla con motivo de la Pascua Militar, discurso en el que advertía que, si algún estatuto de autonomía sobrepasara los límites de la Constitución, el Ejército tendría que intervenir y que ha provocado la pérdida de confianza del ministro de Defensa en el teniente general. Paralelamente, José Bono dispuso el arresto domiciliario durante ocho días de Mena Aguado como sanción disciplinaria por haber faltado a su deber de neutralidad con respecto a las opciones políticas, correctivo del que hoy se cumple el séptimo día. Las palabras pronunciadas por el militar han convulsionado la escena política de este principio de 2006, hasta el punto que el llamado caso Mena ha sido recogido por numerosas cabeceras de la prensa internacional. De puertas para adentro, en España, la literatura de su discurso ha dado lugar al correspondiente enfrentamiento político, en el que el PP ha mantenido que las palabras del teniente general son producto de la incertidumbre a que ha dado pie el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con sus ambigüedades con respecto al proyecto de Estatuto catalán. Desde el PSOE, el mensaje se ha concentrado en presentar el episodio como una declaración aislada e individual de su autor y en argumentar que, detrás, no hay ruido de sables ni está el sentir de los cuarteles, en contra de lo asegurado por el propio Mena. Por su parte, el presidente de la Asociación de Militares Españoles (AME) José Conde, que ha puesto a disposición de Mena sus servicios jurídicos, dio ayer por hecho que el Gobierno acordará tanto la destitución como el pase a la reserva, lo que supone el fin de la carrera para un militar, además de una importante pérdida de sus retribuciones. Señaló Conde que la presentación de recursos contra las decisiones gubernamentales es un asunto complejo pero lo normal es que se decida por la vía civil o los tribunales ordinarios. Recordó que su asociación ya ganó algunos pleitos por la vía civil, entre ellos los relacionados con las viviendas militares en 2001. El teniente general Mena al salir del Ministerio de Defensa CHEMA BARROSO Nacido al gran público como protagonista de una polémica que amenaza con hacer mucho daño al Ejército, Mena Aguado es descrito por sus allegados como un hombre excepcional Un militar prudente y sin inclinaciones políticas L. L. C. El Pleno del CGPJ arropa al Servicio de Inspección tras la denuncia de una vocal N. C. MADRID. Ninguna falta cometida por un juez ha dejado de ser sancionada porque los retrasos en la tramitación hayan provocado su prescripción. Esta es la conclusión del informe elaborado por el Servicio de Inspección del Consejo General del Poder Judicial del que ayer- -en respuesta a la denuncia formulada en diciembre por la vocal María Ángeles García- -dio cuenta Montserrat Comas, presidenta de la Comisión Disciplinaria. En el documento se reconoce la imposibilidad de cumplir el plazo de un mes que la ley establece para la fase de información previa- -aquella en la que se hace un primer análisis de las denuncias contra la actuación de los jueces- -pero se asegura que nunca una falta ha quedado sin sanción por ese retraso. Además de Comas, varios vocales elogiaron ayer el trabajo de los técnicos de la Inspección. Uno de ellos, Carlos Ríos, propuso que el próximo Pleno apruebe un escrito que sirva para resarcir el daño que la denuncia de García haya podido causar a la imagen del CGPJ. MADRID. A juzgar por quienes le conocen, el perfil del teniente general José Mena Aguado responde fielmente a las virtudes cuasi medievales que se predican de los de su Arma, Caballería: el coraje, la nobleza de ánimo y la defensa de los débiles Léase de sus subordinados. Porque si en algo coinciden algunos de quienes compartieron con él sus inicios, en la XIX Promoción de la Academia General Militar, o sus últimos destinos- -en el Mando de Personal del Ejército de Tierra en Madrid y la Fuerza Terrestre en Sevilla- es que este militar supo escuchar a quienes tuvo a su cargo. Rara arte en la élite de los Ejércitos. Si se tenía que tomar el aperitivo con un brigada o con un teniente, lo hacía, y estando a la altura de todo el mundo. Nunca fue distante... explica un militar que trabajó junto al teniente general en Madrid durante más de cuatro años y que, por cierto, no aplaude las palabras que el teniente general dijo en la Pascua Militar. Discurso en el que Mena habló más de la cuenta, -bien lo sabía- sobre el Estatuto de Cataluña, y dijo que lo hacía, precisamente, transmitiendo los sentimientos, inquietudes y preocupaciones de esos subordinados suyos. Que jamás abrirán la boca para desmentirle. Y menos con la que está cayendo... El Hombre (de lo que va) de Año ha nacido al gran público en brazos de unos méritos más que discutibles, que incluyen- -sin entrar en el contenido de su mensaje- -vulnerar la limitaciones a la libertad de expresión que voluntariamente aceptó al convertirse en militar, y elegir además hacerlo en una fecha emblemática para la familia de los Ejércitos en la que, para colmo, tomaba la palabra en nombre del Rey. Nada que ver, dirán otros, con los principios de la Caballería. Con todo, quienes han tenido trato con él a lo largo de su brillante trayectoria, culminada con un lugar en el selecto club de los tenientes generales españoles- -apenas son una veintena- -retratan en sus declaraciones a ABC a una persona diametralmente opuesta a un golpista desafiante: excelente prudentísimo moderado humano con una inteligencia muy elevada Un mando del que no se recuerda una salida de tono que rompiera su temperamento de hombre tranquilo, calmado Y, dicen, sin una inclinación política conocida. ¿Golpista? -se ríe el coronel José Luis Isabel, compañero de promoción- -al teniente general Mena lo conoce todo el mundo... ¿cómo puede llegar una persona sospechosa al puesto de jefe de la Fuerza Terrestre? De sobra saben quienes le nombraron en quién se puede confiar y en quién no... por eso le nombraron: los mismos a los que ahora no les ha temblado el pulso. ¿Dónde están, por qué no han hablado todavía?