Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional JUEVES 12 1 2006 ABC LA NECESIDAD DE DEFENDERSE E s un error suicida. Se parte del supuesto de que las sociedades abiertas como la nuestra florecen solas. No existe la sensación de que sea necesario defender este entramado donde- -con todos los defectos- -rigen los derechos humanos, funciona un poder judicial independiente, mandan las mayorías, se respeta a las minorías y hay mecanismos de protección para los más desfavorecidos. Se da por sentado que la sociedad democrática sobrevive sola y ni políticos ni periodistas alertan en el sentido contrario. Es imprudente e insensato y basta mirar a nuestro alrededor para comprobarlo. ALFONSO Los franceses descuROJO bren ahora con horror que los gendarmes no pueden entrar en algunos barrios. Que en la periferia de muchas ciudades, en eso que ellos llaman banlieu prolifera la poligamia, imponen el velo a las chicas y la ley de Mahoma tiene más vigencia que el Código Napoleónico. Y ocurre 40 años después de que empezaran a llegar oleadas de inmigrantes musulmanes a la metrópoli y cuando los que queman coches son ciudadanos franceses de tercera generación. Acaba de ser desarticulada en Vilanova i la Geltrú una célula islamista dedicada a reclutar fanáticos para enviarlos a Irak. Entre sus proezas se cuenta la captación del argelino que protagonizó el atentado suicida contra la base italiana en Nasiriya. Ese ataque, en el que murieron 19 italianos, ocurrió el 12 de noviembre de 2003. En otras palabras: hace por los menos dos años y dos meses que el imán de Vilanova y sus sicarios se dedicaban al negocio de la muerte. Y lo hacían en una mezquita instalada en un local cedido por el ayuntamiento. Sin que nadie, ni los fieles que acuden a rezar cuatro veces al día, ni los comerciantes musulmanes que prosperan en la zona o los trabajadores magrebíes que proliferan en las empresas locales, dieran la voz de alarma o acudieran a informar a la Policía. No es un caso aislado. Hace una semana, el detenido fue Rachid Taichit, el marroquí que, antes de asesinar a cuchilladas a un joven en una discoteca, se paseaba por Madrid con un historial que incluía decenas de delitos, órdenes de búsqueda y abrir en canal con un hacha a un vecino. Explica nuestro ministro del Interior que la trama de Vilanova es un punto superior a las desarticuladas recientemente y añade que no parecía tener entre sus planes atentar a corto plazo en España. Es un dato a tener cuenta, pero no resulta tranquilizador. Entre los emigrantes musulmanes llegados a nuestro país hay muchos, la mayor parte, que son gente de bien. Dicho esto y a la luz de la impunidad y el silencio que rodeó durante tantos meses al imán de Vilanova o al apuñalador del Joy Eslava, da la impresión de que están tan dominados o asustados por el fundamentalismo como sus correligionarios de otras latitudes. Blair dice que dio cachetes a sus hijos y reaviva el debate sobre el castigo corporal El primer ministro precisa que ha cambiado y que no ha pegado al menor b Los conservadores presentan a un Tony Blair obsesionado con el castigo en su plan contra las conductas incívicas presentado el pasado martes EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Era un debate con público en la BBC sobre el plan de Tony Blair para combatir el incivismo, y acabó con este titular al día siguiente en los periódicos británicos: Blair admite que abofeteó a sus hijos Al primer ministro le cogió de improviso la pregunta de la presentadora del programa televisado, y confesó que propinó cachetes o bofetadas a sus tres hijos mayores cuando eran pequeños, pero precisó que ya no ha hecho lo mismo con Leo, que nació en Downing Street y ahora tiene cinco años. La afirmación de Blair ha reavivado el debate sobre el castigo corporal que los padres pueden infligir a sus hijos. Algunas asociaciones de defensa de los derechos de los niños han urgido de nuevo a que también los castigos menores sean prohibidos por la ley, mientras que otras entidades han valorado el cambio de actitud del propio primer ministro con el paso del tiempo, como está ocurriendo en la sociedad. Tony Blair sale de su despacho en Downing Street, ayer en Londres AFP Menos turistas en Londres La capital británica recibió un dos por ciento menos de turistas extranjeros en los meses posteriores a los atentados del 7- J, en comparación con los datos del año anterior. En la primera mitad de 2005, las visitas a Londres habían crecido un 10 por ciento, pero los atentados ahuyentaron el turismo, especialmente al europeo, según las cifras oficiales ahora publicadas. nuó: ¿Les ha causado algún problema? Blair respondió entonces: No, realmente no. Aunque parezca extraño, soy problamente diferente con mi hijo más pequeño de lo que era con los mayores Ante el debate que se originó en el plató, el primer ministro llamó al sentido común para reorientar la conversación, porque honestamente el problema es cuando familias con reales dificultades van un poco más allá Ley de la Infancia En 2004, el Parlamento aprobó una enmienda a la Ley de la Infancia, que prohibió castigos mayores, pero mantuvo el permiso para que los padres den cachetes o bofetadas si no dejan señas visibles en el cuerpo de sus hijos. ¿Pega a sus hijos? preguntó a bocajarro la periodista Kirsty Wark, del seguido programa nocturno de actualidad News Night de la BBC. Ante la falta de inmediata respuesta, Wark dio la pregunta por contestada afirmativamente y conti- Aunque la oposición no ha aprovechando dialécticamente la confesión de Blair, su afirmación sirvió para dar alas a las críticas lanzadas por el Partido Conservador contra el plan Respeto anunciado el día anterior por el primer ministro para combatir las conductas de gamberrismo en la sociedad. El líder conservador, David Cameron, había presentado a Blair demasiado obsesionado con el castigo cuando la manera de mejorar los comportamientos incívicos son políticas con mayor contenido social destinadas al largo plazo Entre la batería de medidas presentadas por Blair destacan la posibilidad de echar de su domicilio durante tres meses a los residentes que molesten gravemente al vecindario; el aumento de las multas por desórdenes callejeros, que la Policía podrá aplicar sobre la marcha, y la creación de una academia para instruir a los agentes que deben ocuparse de familias con problemas de incivismo. El Gobierno británico retira su plan para amnistiar a los fugitivos de Irlanda del Norte E. J. B. LONDRES. El Gobierno de Tony Blair se vio obligado ayer a retirar de la tramitación parlamentaria la ley con la que pretendía amnistiar a las personas fugitivas de la Justicia por acciones de terrorismo en Irlanda del Norte. El plan afectaba a unas 150 personas con causas previas a 1998, momento en que entró en vigor el Acuerdo de Paz de Vier- nes Santo. La mayor parte de ellas son antiguos miembros del IRA, aunque también incluye a paramilitares unionistas. La pretensión era que los fugitivos se presentaran ante la Justicia, con la promesa de que, en caso de ser considerados culpables de los crímenes imputados, serían puestos en libertad con permiso indefinido. Según el ministro para Irlanda del Norte, Peter Hain, se trata de una anomalía necesaria para seguir adelante con el proceso de paz. Lamentablemente Irlanda del Norte no está preparada para esto, e intentaremos volver sobre el asunto más adelante declaró. La iniciativa había sido fuertemente contestada tanto por los partidos protestantes como por los católicos moderados. El Sinn Fein se mostró inicialmente de acuerdo, pero al final exigía que la obligación de comparecer ante la Justicia incluyera a los miembros de las Fuerzas de Seguridad británicas implicados en algunas acciones no esclarecidas, lo que ha hecho fracasar el proyecto.