Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional JUEVES 12 1 2006 ABC char en las últimas horas el sustituto provisional de Sharón, Ehud Olmert, quien a ritmo de la coctelera de números agitada por las empresas demoscópicas aúpa al partido creado por Arik hace menos de dos meses, el Kadima, a cifras superiores incluso a las manejadas con el jefe del Ejecutivo en primera línea política y no en la cama del hospital. Así, los sondeos hechos públicos ayer por distintos medios de comunicación locales situaban al Kadima entre los 44 y 45 escaños, en un Parlamento de 120 diputados, mientras que el Partido Laborista del sindicalista, Amir Peretz, alcanzaría los 16 ó 18, y el Likud, del ultranacionalista, Benjamín Netanyahu, apenas llegaría a los 13 o 15. Los analistas políticos, sin embargo, advierten de lo viciadas que podrían estar dichas encuestas ya que, hoy en día, las personas consultadas no escapan del clima de conmoción y emoción que se respira en todo el país por la grave enfermedad de Sharón. Menos de dos meses El rostro de Simón Peres, candidato de la oposición a Sharón, en las calles de Jerusalén ante las elecciones EPA Olmert llena el vacío de Sharón y aúpa a lo más alto al Kadima en los sondeos Los médicos tratan de reanimarle con grabaciones de guerra y combates b A pesar de la fragilida de su esta- do, el recién creado partido estudia la posibilidad de que el primer ministro vaya como número uno de la lista electoral JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Música celestial para unos, gracias a los números que no tanto a las notas musicales. Música de guerra para otros, acompañada de un aria de Mozart, cuando se cumple el 250 aniversario del nacimiento del genio de Salzburgo. Música de los telediarios y los boletines informativos para casi todos, pendientes desde hace ya una intensa semana del más mínimo detalle sobre el estado de salud del primer ministro de Israel. Ariel Sharón mejora, muy levemente. Su equipo médico le ha retirado casi por completo la medicación que le mantenía desde el 5 de enero en coma inducido y espera su evolución en las próximas 36 horas para comprobar si despierta y, de hacerlo, cómo lo hace. El proceso, no obstante, podría demorarse días, semanas o incluso meses. Optimismo moderado En todo caso, pese a cierto optimismo moderado que se ha instalado en sus partes hospitalarios, advierten de que la situación sigue siendo muy grave, pese a no existir ya peligro inmediato de muerte. Para acelerar y facilitar la reanimación cerebral, los galenos, que ya le han hecho escuchar música de Mozart, su compositor preferido, y le han acercado un shawarma (carne de pavo) dentro del pan de pita habitual de estas tierras para incentivar su olfato (es su comida favorita) estudian ahora ponerle al jefe del Ejecutivo grabaciones de guerra, sonidos de combate, con aviones rompiendo la barrera del sonido, helicópteros disparando sus proyectiles o explosiones nada inocentes para recuperar sus facultades cognitivas, según confesaron fuentes del hospital al diario hebreo, Yedioth Ajronoth. Música mucho más tranquila, incluso celestial, es la que ha podido escu- Recuerdan que faltan poco menos de dos meses para la cita con las urnas, prevista para el 28 de marzo, y para entonces la situación política y sobre todo clínica de Sharón puede haber cambiado mucho. Los votantes elegirían llegado el momento a la nueva Kneset más con la cabeza que con el corazón, justo lo contrario de lo que sucede ahora cuando se les pregunta compungidos por sus intenciones de voto. En cualquier caso y pese a todo, el Kadima, cuyos dirigentes se plantean incluso situar a Ariel Sharón el número uno de la lista electoral, aunque fuera de forma simbólica, a poco que recupere la consciencia en las próximas semanas, parte como claro favorito en unos comicios que están precedidos además en el tiempo por los palestinos, el 25 de enero. Como siempre sucede por estos lares, los unos pueden influir en los otros, sobre todo si Hamás cumple los pronósticos y obtiene unos resultados espectaculares que no tienen precisamente por qué ir acompañados de la victoria. Entonces, la música que escucharía Mahmud Abbas en sus cuarteles generales de Gaza y Ramala, donde el caos y la anarquía pueden con cualquier orquesta del mundo, estaría más que desafinada.