Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid VENGANZA MORTAL EN EL PALACIO DE CORREOS MIÉRCOLES 11 1 2006 ABC CONMOCIÓN EN EL PUEBLO DEL HOMICIDA Le gustaba el campo, la caza, cambiaba mucho de trabajo y no era agresivo. Es el perfil de Manuel que muchos trazan en su pueblo abulense, La Adrada, que ayer despertó conmocionado Nunca tuvo problemas con ningún vecino TEXTO: PATRICIA GARCÍA ROBLEDO FOTO: M. MARTÍN ÁVILA. Consternados y, sobre todo, sorprendidos. Así se mostraban ayer los habitantes de la localidad abulense de La Adrada, un municipio de unos 2.300 habitantes situado a 85 kilómetros de la capital, en el Valle del Tiétar. Los vecinos de Manuel Ramírez Torrecilla, el guardia de seguridad que se quitó la vida tras matar a dos compañeros y herir a otra con una escopeta de caza en Cibeles, no se explican qué pudo sucederle al joven, al que definen como completamente normal Manuel residía en un piso de la carretera de La Iglesuela con su madre, Angelines, de quien todos los vecinos dicen que es una persona bellísima que en estos momentos está destrozada por la muerte de su hijo. El domicilio familiar se encuentra ahora vacío, confirman los vecinos del número 6 de la carretera de La Iglesuela, una céntrica calle de esta localidad abulense. Al parecer, una hermana de Manuel se llevó a su casa, en la noche del lunes, a su madre, poco después de conocer la trágica noticia. Padiemos N- 50 5 Ávila AP -51 El Fresno Tornadizos de Ávila San Juan de la Nava Cebreros N 40 3 Sotalbo Riofrío Navalmoral Burgohondo Navaluenga Piedralaves La Adrada Gavilanes C- 5 01 Cadalso de los Vidrios 0 10 km La Adrada (Ávila) es un pequeño municipio de apenas 2.000 habitantes Su madre estaba preocupada por sus cambios de empleo y las discusiones con sus compañeros Un chico normal y serio, que no te imaginas que pueda hacer eso. Aquí no fue nunca violento periódico cosas así, pero no te esperas que pueda sucederte cerca comenta el veterinario. Al parecer, según Cacho, Manuel Ramírez trabajaba normalmente en el sector de la seguridad privada. Había ejercido esta profesión en Toledo y en Madrid, y dicen que también fue escolta en algún momento declara el veterinario. Siempre que su trabajo o los turnos se lo permitían, Manuel residía en La Adrada con su madre, afirma Cacho. Aquí no tenía ningún problema con nadie- -relata- Le gusta- ba el campo y nos juntábamos para las cuatro monterías que hay al año. Dentro de su afición a la caza, le gustaba especialmente cazar liebres, palomas torcaces y los zorzales Sólo gritaba: ¡mi hijo! Por motivos laborales, Manuel residía a veces sólo los fines de semana en la casa familiar, y en otras ocasiones pasaba largas temporadas con su madre. Los cambios de trabajo han llamado la atención a algunos de sus vecinos. Un anciano del pueblo aseguraba que cambiaba mucho de trabajo, parece que le duraban poco por lo que su madre estaba preocupada por tanto ir y venir Fue la policía quien se encargó el lunes de transmitirle la trágica noticia. Sólo gritaba mi hijo, me he quedado sin mi hijo Me sentí impotente, no sabía qué hacer Es Amparo, vecina de Angelines, que recuerda sobrecogida la terrible escena. Ella socorrió a la madre de Manuel cuando oyó sus gritos y asegura que Angelines comentaba a veces que su hijo tenía discusiones en el trabajo con los compañeros. Los habitantes de La Adrada se han Aficionado a las monterías Javier Cacho es el titular de la clínica veterinaria La Adrada, situada en esa misma calle. El veterinario conocía a Manuel no sólo por ser su vecino, ya que la clínica está a poco menos de 50 metros de su casa sino también por ser miembro- -hasta hace pocos meses secretario- -de la Asociación de Caza de La Adrada, a la que también pertenecía Manuel. Era una persona completamente normal reitera Javier, y a mí no me consta que haya tenido nunca ningún problema con ningún vecino Así, afirmó que no era agresivo ni violento Por eso, la noticia acerca del presunto doble homicidio y el posterior suicidio de Manuel ha impactado mucho, muchísimo en La Adrada. Algo así no te lo puedes esperar, ves en el visto sorprendidos por decenas de periodistas de prensa, agencias, radio y televisión, tanto locales como nacionales, desplegados en las calles del municipio. Muchos observaban el trabajo de los medios de comunicación mientras leían en los periódicos el trágico suceso protagonizado por Manuel Ramírez, a quienes muchos no conocían. Un chico normal y serio, no te imaginas que pueda hacer eso coincidían sus convecinos, quienes se han mostrado conmocionados tanto por la noticia como por el interés que ha generado su municipio en los medios de comunicación. Una vecina de la localidad aseguró que la familia Ramírez Torrecilla no era de La Adrada, pero como habían vivido muchos años en el pueblo, como si lo fueran La madre del guardia de seguridad sí era conocida, y sus vecinos sólo tienen elogios para ella. Manuel, sin embargo, sólo tenía contacto con la gente de su barrio. De hecho, algunos de los inquilinos del número 6 de la carretera de La Iglesuela afirmaron que se le veía poco Su funeral se celebrará hoy, a las 16.30 horas, en la iglesia parroquial de El Salvador.