Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 11 1 2006 35 Un colombiano mata al padre de su novia tras una discusión familiar cuando celebraban un cumpleaños El Ruedo de la M- 30 albergará en su garaje un depósito de la Policía para coches robados Los vigilantes de Correos dicen de Manuel que era conflictivo e inestable y nos veía como los malhechores de los cuadrantes Lo peor, dicen, cómo les miraba Vendré por aquí de caza, ya lo veréis TEXTO: FERNANDO NAVARRO Un empleado de seguridad de Cibeles, el día después de la tragedia CHEMA BARROSO Vendré de caza por Correos, ya lo veréis Esta fue una de las frases que más repitió, antes de abandonar su trabajo, Manuel Ramírez Torrecilla, el ex vigilante que mató el pasado lunes a dos de sus compañeros en la antigua sede central de Correos y luego se voló la cabeza. Uno de los compañeros de trabajo del agresor contó ayer a ABC que Ramírez era una persona conflictiva e inestable Según él, se veía que no estaba bien, por su manera de comportarse con los demás y, sobre todo, por cómo te miraba En el mes que estuvo trabajando en las obras de reforma de Correos se enfrentó varias veces a sus compañeros del turno de noche por el ajuste de los cuadrantes. Decía que quería librar un día para cazar y que no le cambiaban el turno, o que le tocaba trabajar todas las fiestas, pero él era el último en entrar en este servicio y venía con los días ya marcados denuncias y el malestar del equipo llevaron al jefe del servicio de noche, Manuel Montañés Riesco, tiroteado de muerte por el propio Ramírez, a solicitar la retirada del vigilante. Un escrito firmado por los guardias de seguridad fue presentado a la empresa Orma para pedir el cambio de ubicación de Manuel Ramírez por considerarle una persona conflictiva Cuando Ramírez fue citado por la empresa, éste negó los hechos y, según Orsa, manifestó que todo se debía a una animadversión contra él por parte de sus compañeros ¿Has firmado contra mí? Finalmente, la empresa trasladó a Ramírez su intención de cambiarle de servicio. El vigilante decidió pedir la baja voluntaria aunque antes de dejar el puesto prometió a sus compañeros que volvería Los mismos compañeros que le escucharon decir en varias ocasiones: Si no puedo irme a cazar, vendré de caza a Correos Según el guardia del mismo servicio, hablaba de nosotros como los malhechores de los cuadrantes. Sabíamos que este chico no estaba bien pero nunca imaginamos que pudiera hacer una brutalidad así Cuando la tarde del pasado lunes entró por el pasaje de Montalbán, disparó, primero, a bocajarro, a Juan Pedro Prieto, guardia del turno de mañana de la garita de Correos, y después, a Manuel Montañés e Inés García, jefe del equipo de noche y vigilante de tarde, respectivamente. Al toparse con un cuarto guardia del turno de mañana le preguntó: ¿Has firmado contra mí? Cuando éste contestó que no, Ramírez se apuntó con la escopeta a la cabeza y se suicidó. Los vigilantes pasan exámenes ante la Policía y la Guardia Civil MADRID. Manuel no trabajaba armado, pero sí tuvo que pasar varios filtros para desempeñar su función. El primero es asistir a un curso de al menos 180 horas en centros autorizados por Interior, cuyo temario incluye manejo de armas, informática, primeros auxilios o prevención de riesgos. El aspirante, además, debe ser menor de 51 años y no tener antecedentes penales. Si pasa los exámenes, está en condiciones de pedir su tarjeta de identidad profesional. Después, será la empresa para la que trabaje quien solicite una licencia de armas, que requiere nuevas pruebas ante la Guardia Civil. Los sindicatos, sin embargo, denuncian la falta de control. Según UGT, muchas empresas que gestionan la vigilancia de obras favorecen el intrusismo e ignoran la regulación normativa. CC. OO. está de acuerdo y responsabiliza además a las empresas de la ausencia de evaluación de los riesgos psicosociales. Son todos gente muy sana Los problemas laborales se hicieron serios cuando Manuel Ramírez, encarado contra los otros vigilantes, denunció a varios compañeros ante la policía. Las denuncias fueron a título personal contra los miembros del horario de noche. Es muy extraño que pudieran ir a por él- -comenta un obrero que trabaja en la reforma del edificio- conozco a los vigilantes más veteranos y son todos gente muy sana y normal Por su parte, el compañero de Ramírez indica que la calidad humana de este servicio es insuperable A las denuncias les acompañaban las amenazas. Durante el tiempo que permaneció en el servicio atacó verbalmente a todos Las amenazas, las