Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional MIÉRCOLES 11 1 2006 ABC Veintitrés muertos al chocar dos autobuses en Marraquech L. DE VEGA. CORRESPONSAL RABAT. El choque entre dos autobuses tiñó ayer de sangre en Marruecos la víspera de la fiesta grande de los musulmanes, el Aid el Kebir. Un total de 23 personas murieron y más de 60 resultaron heridas. El siniestro tuvo lugar a 20 kilómetros de Marraquech, la capital turística del país magrebí. Según los testimonios de supervivientes, uno de los autocares, que se dirigía de Agadir a la ciudad imperial, adelantó a un tractor cuando el otro vehículo venía de frente. Los dos autobuses, que aparecieron destrozados en las imágenes que mostró la televisión nacional, iban cargados de pasajeros. El Aid el Kebir es una de las fechas en la que más desplazamientos se producen en Marruecos pues todas las familias se reúnen para cumplir la tradición de sacrificar un cordero. Una decena de personas mueren de media cada día en las carreteras del Reino alauí. Esta alta siniestralidad, aproximadamente el doble que en España si se tiene en cuenta el número de fallecidos y el parque automovilístico, llevó al Gobierno a diseñar en 2003 una campaña de información y concienciación. Uno de los principales problemas es que muchos de los vehículos tienen demasiados años y circulan en muy malas condiciones. A lo que hay que añadir el reiterado incumplimiento del código de circulación. La Prensa estadounidense ocultó el secuestro de una periodista en Irak Se pactó el silencio para facilitar las negociaciones para su liberación desde el móvil de la informadora: El dueño de este teléfono está muerto dijo; el equívoco vino de que el aparato estaba sobre el cadáver del traductor MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Durante tres días el primer secuestro de una periodista estadounidense en Irak parecía, para quien hubiera visto la noticia perdida en algún medio de comunicación europeo, una alucinación, ya que no fue recogida por medios estadounidenses. Ni siquiera el Christian Science Monitor, al que estaba asignada en el momento del secuestro según la escueta nota de Reporteros Sin Fronteras. Ayer, la noticia estalló en EE. UU. con una explicación: los medios pactaron para encubrir este secuestro y facilitar así los primeros intentos de negociación, de los que nada se sabe. Sólo ahora se puede cotejar que Gill Kelly, como la identificó erróneamente el sábado la organización de Prensa, se llama en realidad Jill Carroll. La joven, de 28 años, vio la oportunidad de convertirse en corresponsal extranjero cuando fue despedida del Wall Street Journal hace tres años, donde trabajaba como asistente de periodista. En la Casa Blanca sonaban con claridad los tambores de guerra, por lo que Jill Carroll, con seis meses de anticipación, buscó trabajo en la sección de negocios del diario The Jordan Times. Su objetivo era aprender árabe antes de su inmersión iraquí, para la que decía no tener prisa. Carroll no se mudó a Bagdad hasta octubre de 2003, casi seis meses después de que George W. b Alguien llamó Jill Carroll EPA La emboscada estaba perfectamente organizada, según relató su chófer, que sobrevivió el asalto Bush diera por terminados los combates. Entre los medios para los que ha colaborado destacan la agencia de noticias italiana Ansa, el diario The San Francisco Chronicle y The Washington Post. Vestía como una iraquí Se tiñó el pelo con henna (alheña) se deslizó dentro de una túnica negra y se cubrió con el característico pañolón musulmán. Con este atuendo y sus conocimientos de árabe entrevistaba a iraquíes por las calles de Bagdad. El Consejo de Europa exige inspeccionar las cárceles de Kosovo SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. El secretario general del Consejo de Europa, Terry Davis, exigió ayer el acceso inmediato e ilimitado a todas las cárceles de las fuerzas de la OTAN en Kosovo (KFOR) Si hay esqueletos en los armarios de la KFOR, las próximas negociaciones para el futuro estatuto de Kosovo ofrecen la última oportunidad para descubrirlos insistió. Para Davis, el respeto de los derechos humanos y la preeminencia del derecho son dos condiciones prioritarias de la estabilidad democrática para el futuro de Kosovo La posibilidad de que los centros de detención de la OTAN en Kosovo hayan sido utilizados por la CIA como cárceles en las que interrogar en secreto a presuntos terroristas islámicos ya fue denunciada en noviembre pasado por el comisario europeo para los derechos humanos, Álvaro Gil Robles. Era cuestión de tiempo. La emboscada del sábado estaba perfectamente planeada, según su chófer, que sobrevivió al asalto. La periodista dijo a su chófer y a su traductor que a las 10 de la mañana tenía una entrevista con Adnan al- Dulaimi, prominente político suní, que no sólo no era consciente de tal cita, sino que a esa hora tenía una reunión en otro lugar. Tras esperarle 25 minutos, Carroll decidió retirarse. A menos de 300 metros, un hombre bien vestido detuvo el coche a gritos. En cuestión de segundos, sus compañeros sacaron de un empujón al chófer, y se introdujeron junto a la periodista y su intérprete. No duró más de 15 segundos contó el chófer. El hombre que le había interceptado se quedó para despedirle con desprecio. Lárgate de aquí, bastardo le dijo antes de disparar junto a él. Tres horas después alguien recibió una llamada que procedía del móvil de la periodista. La persona a la que pertenece este teléfono está muerta, ¿pueden venir a recogerla? decía la voz al otro lado. El teléfono había sido encontrado sobre el cuerpo de Allan Enwiyah, su traductor de 32 años, asesinado de dos tiros en la cabeza. La habilidad de Jill para ayudar a que otros entendiesen los temas a los que se enfrentan todos los grupos en Irak no tiene precio escribió el director del Christian Science Monitor, Richard Bergenheim. Buscamos urgentemente información sobre la señorita Carroll y estamos explorando todas las posibilidades para asegurar su liberación Más de 250 extranjeros- -entre ellos 31 periodistas- -han sido secuestrados en Irak hasta ahora. Más de dos millones de peregrinos en La Meca MENA. Más de dos millones de EPA peregrinos musulmanes procedieron ayer al ritual del sacrificio del cordero, en recuerdo de Abraham y su hijo Isaac, que culmina la peregrinación anual a La Meca. Antes de la ceremonia, los varones asistentes se afeitaron la cabeza en señal de purificación (en la imagen, el afeitado de un niño) Después, se apresuraron a la lapidación del demonio en la pequeña localidad de Mina, simbolizado por tres columnas de piedra, sin que se produjeran mortales estampidas como las ocurridas en años pasados.