Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 MIÉRCOLES 11 1 2006 ABC Internacional Golpe de mano del Parlamento ucraniano contra Yúshenko por ceder ante Rusia La Cámara destituye al Gobierno por la guerra del gas mientras el presidente estaba en Kazajstán b Yejanúrov, que continuará desempeñando el cargo de jefe del Gobierno de forma interina, acusó al presidente de la Rada de realizar una votación ilegal RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. Al presidente ucraniano, Víctor Yúshenko, líder de la Revolución Naranja que echó abajo hace poco más de un año al régimen corrupto de Leonid Kuchma, le esperan tiempos difíciles. Su país se sumerge en una nueva crisis. El Gobierno que tanto le costó consensuar hace cuatro meses se fue ayer al garete en un arrebato de la Rada, el Parlamento ucraniano, que acaba de estrenar nuevos poderes. El primer ministro, Yuri Yejanúrov, un tecnócrata del que se esperaban mejoras en la situación económica, fue destituido, junto con el resto de los miembros de su gabinete, a dos meses y medio de las elecciones legislativas. Nada más llegar a Astaná, la capital de Kazajstán, Yúshenko conoció los acontecimientos y dijo que la decisión de la Rada tiene toda la pinta de ser anticonstitucional aunque señaló que hasta hoy no podrá argumentarlo. La ex primera ministra, Julia Timoshenko, la bella y rubia pasionaria eslava, surge como la aparente vencedora del actual golpe de efecto. El pasado día 5, justo un día después de que Rusia y Ucrania lograran alcanzar un acuerdo que ponía fin a la guerra del gas Timoshenko ya afirmó que lo pactado en Moscú atenta contra los intereses nacionales de Ucrania y anunció que llevará el asunto a la Fiscalía General. Tras nueve meses de negociaciones, el contrato para el suministro de gas ruso a Ucrania se presentó como algo altamente ventajoso para las dos partes. Una compañía intermediaria llamada RosUkrEnergo se encargaría de comprar gas ruso a casi 200 euros los mil metros cúbicos, el precio que quería Moscú, para después vendérselo a Ucrania a 80 euros, la cantidad máxima que estaba dispuesto a aceptar Yúshenko. Para que RosUkrEnergo no perdiera dinero, recibiría gas barato procedente de Turkmenistán. Víktor Yúshenko, presidente de Ucrania, hablaba ayer a la Prensa a su llegada a la República de Kazajstán REUTERS cesar al Gobierno y sólo 50 lo hicieron en contra. El resto de los miembros de la Rada abandonaron el hemiciclo, concretamente los diputados de Nuestra Ucrania el partido que encabeza Yúshenko; el Partido Socialista y tres pequeños grupúsculos. Votaron contra el Gabinete de Yejanúrov 36 de los 37 legisladores que integran el bloque de Timoshenko, 55 de los 56 diputados del Partido Comunista, la mayoría de los del Partido Social Demócrata, los seguidores de Litvín y todos los del Partido de las Regiones, encabezado por Víctor Yanukóvich, favorito de Rusia y adversario de Yúshenko durante la Revolución Naranja Todo esto sucedía mientras el jefe del Estado volaba hacia Asia Central, para participar hoy en la ceremonia de investidura de su homólogo kazajo, Nursultán Nazarbáyev. Reformas constitucionales Los ex polícías acusados de matar al periodista Gongadze, ayer en el juicio EPA Un compromiso inestable Yúshenko se mostró satisfecho de aquel acuerdo y salió en su defensa cuando supo que Timoshenko y otros dirigentes de la oposición lo habían rechazado. La ex primera ministra considera que Turkmenistán no tiene por qué verse vinculado al compromiso, con lo que podría subir los precios del gas en cualquier momento y obligar a RosUcrEnergo a revisar también sus tarifas. Todo esto se debatió ayer en la Rada y hubo intervenciones muy duras contra el Gobierno. Las medidas de emergencia que se dispusieron cuando Rusia cerró la llave del gas, el pasado primero de enero, se han hecho sentir en las casas de los ucranianos. En Kiev, por ejemplo, la temperatura en el interior de las viviendas llegó a bajar en los últimos días a casi los cinco grados. En el exterior, había alrededor de ocho grados bajo cero. Pero fue el presidente de la Cámara, Vladímir Litvín, y no Timoshenko, quien propuso la votación para destituir al Ejecutivo. Sobre un total de 450 parlamentarios, 250 votaron a favor de Después de la debacle, Yejanúrov, que continuará desempeñando el cargo de jefe del Gobierno de forma interina, manifestó que el presidente de la Rada no podía plantear una votación en esos términos Lo cierto es que, según las reformas constitucionales pactadas durante la crisis del invierno de 2004, a partir del pasado día 1, el Parlamento añade a sus prerrogativas la de destituir y nombrar al jefe del Gobier-