Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 11 1 2006 Nacional 21 El empresario de Valencia, libre sin fianza pero sigue imputado por dos homicidios Dice que disparó en un acto reflejo porque tenía asumido que lo mataban del fundador de la empresa textil Ferry s no ha tenido que pagar fianza, lo que según su abogado avala la tesis de que actuó en legítima defensa ISABEL RODRÍGUEZ DE LA TORRE VALENCIA. Ánimo, Paco o bravo, Paco, ya son dos menos Son los gritos de ánimo proferidos por las apenas veinte personas que se concentraron a las puertas de los Juzgados de Játiva (Valencia) para apoyar, en su primera comparecencia ante la juez, a Francisco Ramírez, el empresario que el pasado miércoles mató a tiros a dos de los ocho asaltantes que irrumpieron en su chalé de la vecina localidad de Canals. La titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Játiva decretó la libertad sin fianza del empresario, yerno del fundador de la firma textil Ferry s, al que imputa dos delitos de homicidio. Durante casi dos horas Ramírez relató lo que en días precedentes había contado a la Guardia Civil: que primero hizo un disparo intimidatorio para ahuyentar a los dos atracadores que le acompañaron a la habitación donde estaba la caja fuerte y que luego apretó varias veces más el gatillo de la misma arma, para la que tiene la preceptiva licencia, para repeler los disparos realizados por los asaltantes desde distintos puntos de la casa. Según fuentes de la investigación, Ramírez no supo precisar cuántas armas se dispararon, pero aseguró que fueron varias y que lo suyo fue un acto reflejo porque tenía asumido que me mataban con independencia de que los delincuentes consiguieran el botín. Tras escuchar al único imputado, la juez decretó el secreto de las actuaciones, lo que impide al letrado de Ramírez, José Antonio Prieto, tener acceso b Ramírez, yerno Los asaltantes muertos eran colombianos La investigación sobre el asalto del chalé del matrimonio Ramírez- Ferri ha dado un paso de gigante con la identificación de dos de los atracadores abatidos a tiros por el propietario de la vivienda. Se trata de dos ciudadanos colombianos, cuya identificación ha sido posible gracias a la esposa de uno de ellos que ayer se presentó voluntariamente en los juzgados, donde explicó que llevaba varios días sin tener noticias de su marido y que sospechaba podía ser uno de los fallecidos en el atraco. Según fuentes de la investigación, la mujer, cuyo esposo tenía una orden de expulsión pendiente de ejecución, también reconoció al segundo de los asaltantes. Las mismas fuentes insisten en que el asalto al chalé fue obra de una banda de delincuentes profesionales que contaban con información detallada sobre la situación de la vivienda, su proximidad con el cuartel de la Guardia Civil (los agentes tardaron cuatro minutos en llegar) y los movimientos sobre algunos de los ocupantes de la casa, ya que aprovecharon la ausencia de la asistenta, esposa del guardés. La investigación ha determinado que hubo intercambio de disparos, ya que en el chalé se han encontrado casquillos de al menos dos armas. Al parecer, los asaltantes descubrieron el cargardor de una pistola en la caja fuerte cuando el propietario la abrió. Les dijo que se había desprendido de la pistola, pero cuando tuvo ocasión, la utilizó. Francisco Ramírez, a su llegada al juzgado de Játiva donde declaró a las pruebas solicitadas por la titular del juzgado y por el fiscal en esta primera fase de investigación. Éste, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, no solicitó ninguna medida cautelar para el imputado. El abogado de Ramírez se mostró ayer convencido de que el caso terminará archivándose y cree que la decisión de la juez de decretar la libertad sin solicitar fianza avala la tesis de la legítima defensa, que, dice, ampara a su cliente, cuya actuación, de ser así, estaría exenta de responsabilidad. Ramírez acudió ayer al juzgado en un vehículo del que descendió con dificultad y ayudándose de un bastón por estar aún convaleciente de las cuchilladas en un costado que le propinaron los atracadores en un forcejeo antes de que tuviera lugar el tiroteo que costó EDUARDO MANZANA la vida a dos de ellos. Uno recibió tres balazos y falleció en el recibidor de la casa. El otro, con un tiro en la pierna, murió en el jardín. El empresario estuvo acompañado de una mujer y de un joven, cuyo padre, el guardés que reside en la vivienda anexa a la del empresario, también fue amordazado por los asaltantes para hacerse con las llaves de las distintas puertas de la residencia principal. La ronda de declaraciones ante la juez que inició Ramírez, prosigue hoy. La titular del juzgado ha citado, en calidad de testigos, a la esposa del empresario, que también se encontraba en el chalé; al guardés y su hijo, amordazados en la casa anexa, y a la esposa y madre de estos dos últimos, que estaba ausente en el momento en el que irrumpieron los atracadores pero se topó con alguno de ellos cuando huían. Tres pescadores mueren y otro, subsahariano, sobrevive al naufragar su barco en Almería M. NAVARRETE ALMERÍA. Tres pescadores- -entre ellos un padre y su hijo- -murieron ayer ahogados al naufragar el barco en el que faenaban frente a la playa de los Muertos en Carboneras (Almería) a consecuencia del fuerte temporal. El cuarto tripulante del pesquero José el Francés con base en esa localidad almeriense, logró salvar la vida tras alcanzar la playa a nado. Se trata de un joven de origen subsahariano, según informó el alcalde de Carboneras, Cristóbal Fernández. La torre de control del Centro Regional de Salvamento Marítimo en el muelle de Almería recibió un aviso de la Guardia Civil pasadas las dos de la tarde en el que se informaba que una embarcación había volcado en aguas de Carboneras con cuatro personas a bordo. Tres habían desaparecido y una había logrado llegar hasta la orilla, donde fue atendida de hipotermia y trasladada al Centro de Salud. Desde Salvamento Marítimo se movilizó inmediatamente un helicóptero y dos embarcaciones de intervención rápida. En la operación de búsqueda de los tres pescadores participaron también los buceadores de Salvamento y el buque de la Armada Neptuno El helicóptero localizó y consiguió recuperar dos cadáveres del agua, en las proximidades de la rompiente de las olas. Posteriormente los condujo hasta el puerto de Purcasa. A los pocos minutos aparecía en la playa el tercer cadáver, que fue rescatado y trasladado al mismo recinto portuario. El alcalde de Carboneras lamentó esta gran tragedia para el pueblo ya que comentó que Antonio Cayuela López, el patrón del barco, y su hijo Antonio Cayuela Berruezo de unos 50 y 25 años, respectivamente, eran personas muy queridas, muy conocidas y con mucho arraigo porque eran pescadores de toda la vida igual que la tercera víctima, Lorenzo González.