Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MIÉRCOLES 11 1 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. POLICÍA LINGÜÍSTICA EN CATALUÑA O malo de las políticas de normalización lingüística es que empiezan apelando a un comprensible sentimiento de liberación ante una ilegítima persecución y terminan convirtiéndose en una imposición totalitarista que recurre a la delación para castigar al que disidente. Las denuncias anónimas contra empresas que no usan el catalán se han disparado en las Oficines de LUIS IGNACIO Garanties LinPARADA güístiques instrumentos del tripartito para acabar con el uso del castellano en Cataluña y conseguir, mediante el control del idioma, la sumisión de los catalanes que no se atreven a desafiar la imposición por miedo a perder subvenciones, empleos y derechos. Desde tiempos de Pujol era obligatorio rotular los comercios y atender en catalán. Pero ahora se están superando todos los límites de la racionalidad. El republicano Josep Huguet, que dirige el Departamento de Comercio, Consumo y Turismo de la Generalidad, ha llegado a decir que las denuncias llegadas por vulneración de la normativa lingüística demuestran una creciente sensibilización de los ciudadanos Está ufano porque, en 2003, las multas de la policía lingüística representaron 2.833 euros, en 2004 se elevaron a 52.800 y en 2005 han permitido recaudar 81.250 euros y otros 94.950 están en fase de resolución. ¿Se ha dado cuenta de que está empleando con quienes no pueden o no quieren hablar catalán los mismos procedimientos de ingeniería social que el Tercer Reich usó para perseguir a los judíos que hablaban yidish en lugar de alemán; los genocidas franceses que fulminaron el bretón; los ingleses del Imperio que cargaron contra el gaélico? ¿Y que lo hace en un territorio en el que el castellano es lengua oficia y mayoritaria? Lo que están haciendo los dirigentes políticos catalanes es una auténtica limpieza lingüística, tan reprobable como la étnica. Lo suyo es una ceguera totalitaria contra el castellano, una lengua que hablan más de 500 millones de personas en una veintena de naciones. L Disciplina sí, tapabocas no En primer lugar, mi apoyo total y sin reservas al teniente general José Mena Aguado, que no ha hecho más que expresar sus inquietudes en momentos poco claros en el devenir de España como nación. Habló en condicional y expuso lo obvio, por lo que no encuentro desde el punto jurídico- militar aplicación del artículo en el que el Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas se refiere a la neutralidad del militar frente a las distintas opciones políticas, léase partidistas. No hay en sus palabras duda alguna de la sujeción al mal llamado poder civil, mejor autoridad legítima y legalmente establecida, reiterando la tranquilidad imperante. Por lo tanto, una lección militar sobre el artículo 8 para sus subordinados. Por todo, sí al cese, por la pérdida de confianza en un destino de elección, no al arresto, pues no hay ni remotamente falta leve del artículo aplicable. El militar asume el arresto con disciplina y con dolor vocacional, y aunque quede reflejado, es compensado con creces en muchos casos por algo superior, la defensa del Ejército y de España. Disciplina sí, razonable y justamente entendida y aplicada; tapabocas, término de puro léxico militar, no, por preventivo, contingente y discrecional. La disciplina se resiente cuando el régimen disciplinario se utiliza de forma arbitraria, pues personalidades políticas y militares han efectuado declaraciones similares sin consecuencia alguna. Gracias mi general por la lección militar y siempre a las órdenes de usted. Luis Corchero Sánchez, coronel de Infantería en la reserva. La Hermandad de Veteranos rompe su silencio El estilo tradicional de la Hermandad que tengo el honor de presidir ha sido eludir el protagonismo que puede proporcionar la emisión en los medios de juicios inmediatos sobre hechos que tienen una especial resonancia antes de disponer de la información precisa para hacer una valoración acertada. Pero en el caso del general Mena y ante el aluvión de opiniones que se están emitiendo, pienso que el silencio puede ser mal interpretado y que los casi cuarenta mil socios de nuestra Hermandad (militares retirados y en reserva, viudas y huérfanos) esperan oír la voz de su presidente. Así lo hago, con la convicción de que mi opinión coincide con la de la gran mayoría de ellos. Tras conocer el pasado 6 de enero que el general Mena, de cuya amistad me honro, podía ser destituido e iba ser llamado a consulta, mantuve con él una corta conversación, para mí totalmente esclarecedora y que resumo en tres puntos. 1. El general había tratado de difundir un mensaje tranquilizador, disipando las inquietudes detectadas en sus subordinados, que creía conveniente exponer con claridad. 2. En ningún momento había incitado a que los Ejércitos pudieran actuar por propia iniciativa, sin acatar la obediencia debida al poder establecido. 3. Nunca puso en duda que quienes tienen la alta responsabilidad de preservar los fundamentos de nuestra Constitución pudieran dejar de cumplir con su deber, recurriendo- -si preciso fuera- -a todos los instrumentos que el Estado de Derecho pone en sus manos. Creo por completo al general Mena porque, como gran soldado y español cabal, es sobre todo un hombre de honor. La Hermandad de Veteranos quiere unirse al mensaje de tranquilidad que él trató de difundir y se opone con firmeza a quienes pretenden descubrir fisuras en el bloque sólido que constituyen nuestras Fuerzas Armadas, integradas en la sociedad a la que pertenecen y defienden, siempre leales a S. M. el Rey y al Gobierno legalmente constituido y bien conocedoras de los límites en los que se enmarca su misión constitucional. Entiendo que, en estos momentos, todos debemos contribuir a restaurar un clima de confianza. No entro en la valoración de las decisiones que su discurso ha acarreado. Mi general, ten la seguridad que puedes terminar tu servicio activo con tranquilidad de conciencia y la cabeza bien alta. En los duros momentos que estás pasando, desde estas líneas, te envío el abrazo de tus compañeros veteranos, en cuyas filas serás pronto bien acogido. Agustín Muñoz- Grandes Galilea, teniente general del Ejército (reserva) Presidente Nacional de la Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil. señor ministro y al teniente general Sanz explicándoles lo abandonados que nos encontrábamos los militares retirados, sin ninguna información sobre la opinión que sobre este momento histórico tenían nuestros mandos. De ninguno tuve contestación. José Montaner Luque, general de Infantería D. E. M. Suposiciones En su carta, el señor Fernando Abalo se permite hacer suposiciones sobre las razones de la conducta del tenien- te general Mena. Con ello, nos abre puerta a los demás para que, también, podamos suponer respecto a las de usted. Por ejemplo, que se encuentre en pleno ataque agudo de fajinitis y procure hacer méritos para conseguir la estrella de general. Por mi firma verá que soy coronel de Artillería retirado. Espero que en sus suposiciones sobre mi situación administrativa no vea turbios manejos por mi parte. Es cosa de la edad. Rogelio Latorre Silva, coronel de Artillería retirado. Muestras de apoyo Sólo unas letras para sumarme a las muestras de apoyo que está recibiendo mi general. La libertad de expresión, que se quieren cargar a toda costa- -sea como sea- es un derecho de todos los españoles en democracia. El general Mena ha expresado lo que una gran mayoría del pueblo español piensa de la situación a la que nos está llevando la sinrazón en este país. Parece que sólo se puede estar de acuerdo con lo que sea políticamente correcto. Nadie sufre arresto o sanción por estar con aquéllos que quieren acabar con la unidad de la Patria y separarse de ella. Estamos en una situación surrealista. ¡Qué lástima! José Ignacio San Martín Naya, teniente coronel de Infantería en la reserva. Fuerzas Armadas Soy otro más de los que se sienten orgullosos de tener en el Ejército un teniente general de la preparacion, categoría y estima que concurren en el general José Mena Aguado, que en la celebración de la Pascua Militar en Sevilla leyó lo que el artículo 8 de la Constitución determina la misión de las Fuerzas Armadas. Unos dos meses antes y ante la situación, que para mí era preocupante, escribí al Aclaración La reunión que la Internacional Socialista celebrará a finales de mes en Atenas no tiene previsto elegir presidente a Rodríguez Zapatero, como se sugería en un editorial que publicábamos el pasado lunes.