Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MARTES 10 1 2006 ABC Cultura y espectáculos El director de orquesta, Ion Marin (izquierda) y el director de escena, Pier Luigi Pizzi, ayer en el Teatro Real CHEMA BARROSO Pier Luigi Pizzi traduce a un lenguaje poético y actual El sueño de una noche de verano El director de escena estrena en el Teatro Real la ópera de Britten, inspirada en el texto de Shakespeare b Con dirección musical de Ion Marin (que sustituye a Armin Jordan) esta nueva producción, que debuta mañana, cuenta con la voz del contratenor Carlos Mena SUSANA GAVIÑA MADRID. El Teatro Real abre mañana el año operístico con una nueva producción de El sueño de una noche de verano con música de Benjamin Britten y libreto del propio compositor- -junto con Peter Pears- inspirado en la obra homónima de William Shakespeare. La ópera, que se verá por primera vez en el teatro madrileño, es el segundo título de Britten, después de Peter Grimes que se programa en el Real desde su reapertura. Se trata, además, del primer montaje realizado completamente por el equipo del Real, explicó ayer durante la rueda de prensa su director artístico, Antonio Moral. Aquí se han hecho todos los elementos escénicos, a excepción de la pintura del decorado, que requería especialistas La nueva producción viene avalada por la firma del director de escena italiano Pier Luigi Pizzi, viejo conocido del público madrileño por trabajos como Celos aun del aire matan o la polémica Traviata que provocó el desplante y posterior abandono de la soprano rumana Angela Gheorghiu. En el podio, y en sustitución del previsto director musical Armin Jordan, recientemente hospitalizado por problemas respiratorios, se contará con el debut en Madrid de Ion Marin, un gran conocedor de la ópera de Britten, que ya la ha dirigido durante las dos últimas temporadas en Dresde. Estrenada en 1960, El sueño de una noche de verano fue calificada por Marin como atípica dentro de la producción de Britten. Es casi como una ópera familiar, que el compositor realizó con sus amigos, para un pequeño festival Marin alabó la arquitectura rotunda de la partitura, además de ser coherente en su evolución En un momento de gran confusión, ruido mediático y vulgaridad en la televisión, Pier Luigi Pizzi confesó que había apostado por un lenguaje poético a la hora de llevar a escena esta ópera, una obra compleja y sencilla al mismo tiempo, cuyo resultado aparentemente es fácil, pero tiene mucha profundidad y cultura, pues hay referencias a Strauss, Purcell, Mendelssohn... Es ahí- -añade- -donde radica la magia de Britten, en combinar todo esto Carlos Mena, fantástica sorpresa El director italiano, que se ha acercado a la obra de Britten con el máximo respeto, reconoce que, para él, es más fácil llevar a escena a un autor más actual- porque hablamos el mismo idioma -que a otros más alejados en el tiempo, como Mendelssohn. Para mí es imprescindible hacerlo con elementos de hoy, porque somos nosotros proyectados en la historia En este Sueño de una noche de vera- Hoy es muy difícil hacer teatro. Existe una tendencia creciente a creer que los teatros son como oficinas se lamenta Pizzi no donde la inocencia, representada por los niños, los enamorados o los artesanos, se contrapone al mundo de Oberon o Tytania, Pizzi ha construido un imaginario que el cine y la pintura nos han permitido crear y donde el bosque se reduce a un lugar de la mente, que va y que viene según las necesidades dramatúrgicas El montaje, con un vestuario actual, se presenta con pocos elementos, dinámico y con muchas imágenes que permiten dar cuerpo a las que la obra inspira Ion Marin destacó uno de los aspectos menos conocidos de Britten, quien, además de componer la música, también hizo el trabajo de escena, limitando el texto al tempo musical El director musical elogió la orquestación de Britten, calificándola como un perfecto ejemplo de lo que se puede hacer en un foso de ópera así como la modernidad de su escritura musical Sobre la vocalidad de esta ópera coral, se refirió a la dificultad de encontrar un equilibrio entre la voz blanca del contratenor; la de Tytania (Heidi Grant) una soprano muy ligera y el resto del reparto, con voces más natu-