Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 10 1 2006 Madrid VENGANZA MORTAL EN EL PALACIO DE CORREOS EL CLIMA DE INSEGURIDAD 33 Más vigilantes de seguridad que policías Madrid es la Comunidad de España en la que desarrollan su actividad el mayor número de empresas de seguridad. Según los últimos datos cerrados de la Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad (Aproser) del total de 998 empresas autorizadas para desempeñar su actividad en la seguridad privada, Madrid cuenta con 239, algo más de la cuarta parte del total. Se da la circunstancia además, de que, según los datos incluidos en el Plan Estratégico de Seguridad Ciudadana, elaborado por la Delegación del Gobierno, los efectivos de seguridad privada han evolucionado hasta superar los 25.000. Se trata de una cifra nada desdeñable si tenemos en cuenta que el número total de efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la región no superaban a principios de 2005 los 22.000, es decir una cifra inferior. El propio informe de la Delegación del Gobierno recuerda que los servicios de seguridad privada son complementarios y subordinados a los de la Seguridad Pública Espiral de violencia en la Comunidad Con el suceso de Cibeles son cinco los fallecidos en quince días la madrugada de Año Nuevo inauguró el macabro registro de muertes violentas, que se cerró en 2005 con 58 fallecidos S. ALLER MADRID. Si 2005 se retiró del calendario con un balance sangriento en nuestra región, 2006 tampoco ha empezado con buenas noticias en lo que a violencia se refiere. El suceso de ayer en el Palacio de Comunicaciones de Cibeles, con al menos dos muertos a manos de un compañero de trabajo, que posteriormente se suicidó, no hace sino añadir nuevas víctimas al recién inaugurado año. El primer hecho luctuoso tuvo lugar la pasada Nochevieja. En aquella ocasión, la despedida del año se vistió de luto en la capital, concretamente, en el distrito de Carabanchel, después de que un joven rumano de 23 años cayera muerto de un disparo mientras celebraba el Fin de Año en un piso de la plaza de la Rendición de Breda. El chico, que se asomó a una de las ventanas de la vivienda, recibió un impacto de bala que le costó la vida. Junto a él, otros 17 compatriob La muerte de un joven en tas rumanos disfrutaban de la primera gran celebración del año. Ni ellos ni los servicios de emergencias que llegaron poco después pudieron salvar al muchacho, que nunca se recuperó de la parada cardiorrespiratoria provocada por el disparo. Su muerte no fue el único acontecimiento violento- -sí el más grave- -de aquella jornada. A él se sumaron otras 257 peleas y reyertas que dieron la bienvenida a 2006 en las calles madrileñas. Reyerta en Joy Eslava Las fiestas de Navidad, sin embargo, ya habían dejado días antes los primeros regueros de sangre. Uno de los escenarios trágicos fue la discoteca Joy Eslava, en pleno centro de la capital, en la que murió apuñalado un chico de 24 años en la madrugada del día 26 de diciembre. Un muchacho de origen magrebí, con 18 antecedentes policiales por robos violentos, delitos contra las personas y contra la salud pública, fue detenido entonces como presunto autor del asesinato de Roberto Pérez, que falleció tras una multitudinaria reyerta en el interior del local de copas. Dos días después, las estadísticas de violencia con resultado de muerte volvían a sumar un nue- vo caso. La víctima, un hombre de 51 años, que murió a manos de su compañero de piso en el distrito Centro. José Onofre Alejandro Díaz Guerra- -el asesinado- Jesús G. B. -el supuesto asesino, de 52 años- -y José S. B. -el encubridor, de 65- -vivían juntos, pero no se soportaban. Ese día, una mera discusión en plena borrachera, una de tantas que, según los vecinos, protagonizaban cada noche, pudo ser suficiente para que Jesús asesinara a José a machetazos. A la postre, 2005 terminó con 58 muertes violentas registradas en la región, dos menos que en 2004. Los últimos días del año dieron rienda suelta a la espiral sangrienta y sólo en los últimos ocho días del mes de diciembre se registraron nada menos que cuatro víctimas mortales. Latin contra Ñetas Los crímenes por reyertas siguen en alza y superaron en siete puntos a los ajustes de cuentas durante 2005, el año que registró la auténtica eclosión de las bandas latinas. La guerra sin cuartel que mantienen Latin y Ñetas se llevó por delante tres vidas y provocó una cadena de detenciones en la que los arrestados, muchas veces, apenas superan los 18 años.