Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 10 1 2006 31 Esperanza Aguirre quiere terminar el Metro a la nueva terminal de Barajas antes de que concluya la legislatura Protección Ciudadana alerta por posibles nevadas a un centenar de municipios Las víctimas Manuel Ramírez Torrecilla Vigilante de seguridad Un experto en caza que vivía con su madre Juan Pedro Jiménez Ortega, 49 años (vigilante de la garita) 6- 7 impactos en la cara y el cuello Muerto Inés García Pedregosa, 48 años 6 impactos en el hemitórax Muy grave La tenencia y certera puntería de Manuel Ramírez Torrecilla no eran causales. En noviembre de 2003 fue aceptado como escolta privado. En junio del año siguiente, se le declaraba apto para ejercer como guarda particular de campo, especialidad de caza. Sus vecinos le definieron como una persona normal y corriente e incapaz de hacer daño Vivía con su madre en La Adrada (Ávila) aunque desde hace unos días residía en una pensión de la capital. Tenía dos hermanas y estaba soltero. Formaba parte de la Asociación de Cazadores de La Adrada y había trabajado para la Junta de Comunidades de Castilla- La Mancha. para ser analizado por los miembros de la Policía Científica. La venganza laboral es el móvil que se tiene en pie. Se está indagando en el historial clínico de Manuel. Fuentes consultadas por ABC indicaron que ya constan partes médicos sobre sus condiciones psiquiátricas: padecía depresión, por la que estaba en tratamiento, y tomaba medicación. El hombre pudo sufrir enajenación mental en el momento en que mató e hirió a las víctimas. ¿ENAJENACION O DESESPERACION? JOSÉ CABRERA FORNEIRO Psiquiatra Denuncias e informes negativos La empresa para la que, hasta hacía unos días, había estado prestando servicio indicó en un comunicado que el agresor no había dado nunca muestras de problema psicológico ni trastorno psíquico alguno y que, en el momento de su selección, su comportamiento fue absolutamente normal Así se expresaba en un comunicado Orma Seguridad, en la que había entrado en servicio el pasado 19 de noviembre y causó baja voluntaria el pasado 27 de diciembre, según la propia empresa. Otras fuentes apuntaron que se encontraba en trámites de resolución de contrato Asimismo, indicaron que, el 22 de diciembre, sus compañeros elaboraron un escrito donde pedían su destitución por considerarle un individuo conflictivo y tener una falta clara de deontología profesional Ramírez Torrecilla negó estos extremos y lo achacó a una animadversión contra él Y así fue cómo causó baja voluntaria el 27 del mes pasado. Eso sí, el agresor denunció que sus compañeros le perseguían y le engañaban con el cuadrante de turnos, haciendo doble servicio Una de las personas objeto de la denuncia es uno de los vigilantes a los que mató ayer. El día que abandonó su puesto, Manuel avisó de que volvería para arreglar un asunto pendiente. Orma es una subcontrata de FCC y Dragados, firmas que realizan las obras en el Palacio de las Telecomunicaciones para convertirlo en la nueva sede del Ayuntamiento, una idea del propio Ruiz- Gallardón, quien, además de la Alcaldía, quiere trasladar otras dependencias municipales, como las Concejalías de Las Artes y Seguridad. La labor del presunto asesino y sus víctimas era vigilar las actuaciones que se estaban realizando, y no la sede. No se descartaba que buscara una venganza mayor contra la empresa. Manuel Montañés Riesco, 50 años 1 disparo en la zona torácica, con orificio de entrada y salida Muerto Manuel Ramírez Torrecilla, 35 años (agresor) 1 disparo en la sien derecha Muerto JULIÁN DE DOMINGO a su primera víctima y se plantó en el patio central del edificio, donde se están realizando unas obras de reforma. Allí, algunos obreros que estaban trabajando sobre un andamio vieron cómo se les acercaba el presunto homicida, con un semblante inhumano y el arma en la mano, y se dirigía hacia ellos. Entonces, Manuel levantó el arma y apuntó a uno de los trabajadores. Sin embargo, se percató de que no pertenecían al sector de la seguridad y, sin mediar palabra, se acercó el arma a su sien derecha y disparó. Murió instantáneamente. El acto suicida le provocó un gran destrozo cerebral y sus restos quedaron esparcidos por varios metros a su alrededor. Los primeros en llegar, alertados por los propios compañeros de las víctimas, fueron los agentes de la Comisaría de Retiro. Las investigaciones las ha tomado el Grupo VI de Homicidios, quien, al cierre de esta edición, se encontraba interrogando a varios trabajadores y testigos. Mientras, el coche del supuesto asesino era llevado a las dependencias policiales de Moratalaz stamos demasiado anestesiados como para extrañarnos por la muerte de cualquier ciudadano; constantemente mueren personas lejos o cerca de nosotros y lo hemos asumido como una cifra más. Pero cuando la muerte es abrupta, violenta, en nuestro barrio, tras un despido laboral y por arma de fuego, las cosas cambian. Del hombre que mató a disparos a dos personas y luego se suicidó, se dirá hoy de todo: que sufrió una enajenación mental transitoria, que tenía antecedentes o no de problemas psíquicos, que podía haber consumido alguna sustancia tóxica o droga, o simplemente que no pudo aceptar un despido que con 35 años de edad le colocaba en la desesperación. Pero la verdad sólo se sabrá cuando se hable con sus familiares, con sus amigos, con sus compañeros, con su médico y así podamos elaborar el perfil psicológico. ¿Por qué lo hizo? ¿Pudo evitarlo? ¿No había otra salida? son hoy preguntas por resolver, como lo son también por qué hay casi tres millones de escopetas en España, por qué apenas se hacen pruebas psicológicas entre los profesionales de la Seguridad Privada y entre los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, o por qué cada vez aguantamos menos la frustración. Decir hoy que la muerte en este caso se debió simplemente a un momento de locura temporal es demasiado sencillo. Detrás de la mayoría de los homicidios en España no hay patología psíquica alguna (y estamos en casi 3.000 al año) y los enfermos mentales son sin duda menos peligrosos que las personas normales por lo tanto encontrar las razones de ésta tragedia sin duda llevará tiempo. E