Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 10 1 2006 Nacional 21 Una mujer de 87 años muere en Benalmádena al caer de una carroza de la cabalgata ABC MÁLAGA. Una mujer de 87 años falleció después de precipitarse desde unos tres metros de altura de la carroza del rey Melchor de la cabalgata de Reyes celebrada en el núcleo de Arroyo de la Miel de Benalmádena (Málaga) Aunque el suceso tuvo lugar durante la víspera del día de Reyes, no trascendió hasta ayer, cuando la familia de la fallecida, M. M. envió un comunicado de prensa en el que explicaba que la mujer sufrió varias lesiones graves que le causaron un derrame cerebral y la fractura del esternón, lo cual le seccionó la vena aorta. Por el momento se desconoce el motivo por el que la fallecida, que se encontraba en la parte alta de una de las carrozas cuando todos los participantes de la cabalgata comenzaron a bajarse, cayó en un primer momento, a la base de la misma, y acto seguido al asfalto de la carretera. Al lugar de los hechos acudió un equipo de la Cruz Roja que acompañaba a la comitiva de la cabalgata durante todo el recorrido, y trasladó a la accidentada al centro de salud de Arroyo de la Miel. Dada la gravedad que revestían las heridas, acudió una UVI Móvil a dicho centro, que trasladó a M. M. al Hospital Carlos Haya de la capital malagueña. De camino al mismo, al parecer sufrió dos infartos. El acusado de matar a su ex novia de 75 puñaladas se encara con la juez Fue expulsado de la sala, en la que el fiscal solicitó 22 años de prisión b No quiero declarar ni participar en esta payasada gritó el procesado a la juez. Afirmó también que el juicio era una farsa y que actuó en defensa propia ABC BARCELONA. Eduardo José de Mello B. C. de 42 años y nacionalidad portuguesa, acusado de matar a su ex pareja sentimental asestándole más de 60 cuchilladas con un puñal y una catana en su domicilio de Barcelona, se negó ayer a declarar y se encaró a la magistrada en dos ocasiones, tras lo cual fue expulsado de la sala por desacato a la juez. La fiscal pide 22 años y medio de prisión por un delito de asesinato para el procesado, al que un jurado popular empezó a juzgar en la Audiencia de Barcelona acusado del crimen de Rosenda S. R. ocurrido el 13 de agosto de 2003 en el piso donde él residía, en el barrio del Polvorín. Apenas comenzada la vista, el procesado se encaró por primera vez con la juez durante las alegaciones previas de la fiscal, y gritó que el juicio era una farsa y que ya estaba todo juzgado, por lo que fue expulsado. Al cabo de unos minutos, los agentes de los Mossos d Esquadra volvieron a conducir a la sala al acusado, después de que mantuviera una breve conversación con su abogado a petición de la presidenta del tribunal. El acusado de matar a su ex novia, conducido, ayer, por los Mossos No obstante, el presunto homicida, con evidentes signos de nerviosismo, volvió a encararse con la juez y, a gritos, le exigió que le dejara abandonar la sala porque no tenía nada más que declarar que fue en defensa propia YOLANDA CARDO EFE Interceptadas tres pateras en sólo unas horas en Fuerteventura ABC. La Guardia Civil interceptó desde la noche del pasado domingo hasta la tarde de ayer tres pateras en las que viajaban decenas de inmigrantes irregulares rumbo a Fuerteventura. En las dos primeras embarcaciones, que fueron localizadas en la misma zona, viajaban 73 sin papeles El rescate más dificultoso fue el de los ocupantes de la segunda de las tres expediciones detectadas, que se produjo en la noche del domingo a 6 millas de Fuerteventura. En este caso, 35 inmigrantes trataban de acercarse a las costas de Tuineje a bordo de una barca con una importante vía de agua en el casco y que tenía inminente peligro de hundirse No quiero declarar ni participar en esta payasada añadió. La juez ordenó la expulsión de Eduardo José de Mello B. C. quien, una vez fuera de la sala, le pegó una patada a un cámara de televisión que pretendía filmarlo. A pesar de que el procesado no quiso ejercer su derecho a declarar, la fiscal, la acusación particular y la defensa formularon sus preguntas para que constasen en acta. Según mantiene la fiscal, el procesado, enojado con su ex compañera sentimental porque se había negado a prestarle dinero para regresar a Portugal, la golpeó con los puños en la cara, le asestó hasta un total de 75 puñaladas por la espalda y, tras degollarla, desenfundó una catana y se la clavó en el vientre. Según un auto de la Audiencia, algunas de las cuchilladas eran mortales, pero otras sólo aumentaban, de manera innecesaria para causarle la muerte, el sufrimiento de la víctima Después del crimen, el acusado se entregó al juzgado de guardia de Barcelona e indicó a la Guardia Civil dónde había dejado el cadáver, por lo que la fiscal lo acusa de un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento y la atenuante de confesión. Por su parte, la defensa del presunto homicida pide su libre absolución y argumenta que Eduardo José de Mello degolló a la víctima con la catana para defenderse de ella, que estaba intentaba clavarle un cuchillo por la espalda, y que después la apuñaló repetidamente, enloquecido por el alcohol y los fármacos que había ingerido para combatir un dolor de muelas.