Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN EL CESE DEL TENIENTE GENERAL MENA MARTES 10 1 2006 ABC EL ESTIGMA larma social? ¿Pero, de quién? Normalmente, son los gobiernos los que reaccionan frente a la alarma de los ciudadanos, pero en el caso del arresto y destitución del teniente general Mena, más bien han sido los ciudadanos los que han tenido que ponerse comprensivos con la alarma del Gobierno. Y muchos se han visto forzados a alimentar el escándalo artificial de un discurso de trascendencia política limitada, no vaya a ser que se nos acuse de golpistas, militaristas y cosas semejantes. Sobre el empalagoso lenguaje políticamente correcto que ha convertido esta historia en un triste episodio de hipocresía colectiva, ya lo escribió todo Antonio Burgos el pasado domingo. Pero hay otra valoraEDURNE ción que cabe añadir en URIARTE torno al complicado papel de los militares españoles y que está en el fondo de toda esta historia: el estigma del pasado. Las palabras del teniente general Mena hubieran causado escaso o nulo revuelo en la mayoría de las democracias consolidadas. Más allá de las disposiciones del reglamento, todo el mundo hubiera interpretado que su invocación del artículo 8 de la Constitución daba por supuesta la primacía del poder político y la obediencia del Ejército a las órdenes políticas. En España, no. Al menos, algunos, no. Son los que persisten en identificar a los militares con el pasado, con la dictadura, o con tentaciones antidemocráticas, los que ven a los militares desde el antifranquismo o desde el inmediato posfranquismo. El problema de nuestra cultura política democrática no es el de la desconfianza o la falta de lealtad de los militares hacia los civiles y las instituciones políticas, sino al revés. Son los civiles los que aún mantienen a los militares bajo sospecha con la evocación de ese franquismo permanente del que muchos se niegan a sacarlos. Ciudadanos, partidos y grupos de toda clase han dado por supuesta su completa y exitosa adaptación democrática. Pero se empeñan en seguir negando igual capacidad a los militares. Como si los militares estuvieran genéticamente determinados contra los sistemas democráticos, percepción bastante extendida en un país que mantiene notables dosis de ignorancia sobre la relación de los militares con las democracias. En este contexto ideológico se explica esta esperpéntica coyuntura política en la que el discurso de Mena causa al Gobierno más alarma que los objetivos políticos anticonstitucionales. Estamos en 2006. No nos confundamos. Esto no es la Transición. Los nubarrones que se ciernen sobre nuestra Constitución o nuestra estabilidad política no tienen nada que ver con el teniente general Mena ni con los militares. Todos ellos han demostrado sobradamente su lealtad a la Constitución y a los principios democráticos. Los nubarrones vienen de otros lugares, de los grupos políticos que no tienen tan clara al menos la primera de esas lealtades. Son ellos los que nos causan alarma social a la mayoría de nosotros, y los que deberían causársela al Gobierno. ¿A Jóvenes de ERC protestaron ayer frente a la sede del Gobierno Militar en Barcelona Mena no se limitó a las pautas que le dio el Estado Mayor para el discurso del día de la Pascua Ni el Ministerio ni Tierra lo revisaron porque no hay una norma escrita b El Jefe del Ejército de Tierra indicó que las intervenciones de la Pascua Militar debían versar sobre los hitos y retos de las Fuerzas Armadas LAURA L. CARO MADRID. El discurso pronunciado por el teniente general José Mena Aguado el día de la Pascua Militar no fue sometido a ninguna censura previa porque ni en el Ministerio de Defensa ni en el Ejército de Tierra es práctica habitual ni existe una normativa escrita al respecto Pero sí superó las directrices que su superior directo, el Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME) general José Antonio García González, difundió entre todos los altos cargos que iban a hablar ese día sobre los contenidos que debía tener el discurso y los temas que podían ser tratados en él Según confirmó a este diario un portavoz del JEME, con motivo de la celebración de la Pascua Militar, -fecha en que las alocuciones se hacen en nombre de Su Majestad el Rey- estas orientaciones que se emitieron desde el Cuartel General del Ejército de Tierra indicaban sobre qué debían versar las palabras dirigidas al público, en el sentido de hacer referencia al año que termina hablando de los hitos más importantes, como las misiones en el exterior, y de los retos a afrontar en el siguiente ejercicio Hitos y retos, entre los que se mencionaban la reciente Ley Orgánica de la Defensa y la futura de Tropa y Marinería- -que aparecen convenientemente referidas en la primera parte de la intervención de Mena- pe- ro no el futuro Estatuto de Cataluña. Hechas estas consideraciones, desde el Departamento de Comunicación del JEME insistieron en que nadie vio el discurso del teniente general Mena con antelación y que ningún tipo de norma hubiera obligado a hacerlo. Caso diferente, añadieron, aunque subrayando la distancia entre un supuesto y otro, es cuando se trata de actos en los que intervienen varias La Asociación de Militares dice que hay más voces en ese sentido ABC MADRID. El presidente de la Asociación de Militares Españoles (AME) coronel José Conde Monge, señaló que la respuesta del ministro de Defensa a las declaraciones del teniente general José Mena ha sido absolutamente desaforada y aseguró que en el Ejército existen más voces en este sentido, al igual que en la sociedad civil En términos similares se pronunció Francisco Millán Revirie- go, presidente la Asociación de Militares en activo y en reserva o retirados de los tres Ejércitos (Amarte) que expresó su desacuerdo con la sanción y la calificó de desproporcionada así como empujada por ERC Para el secretario de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) Mariano Casado, será positivo, sin embargo, que Bono explique que Mena no representa una opinión mayoritaria.