Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 Deportes BALONCESTO LUNES 9 1 2006 ABC PEPU HERNÁNDEZ Nuevo seleccionador nacional de baloncesto Quiero doce obreros capaces de convertirse en doce talentos José Vicente Hernández, Pepu para el baloncesto, ha visto con orgullo cómo durante años sus mejores hombres del Estudiantes nutrían al equipo nacional. Ahora se encontrará al otro lado de la barrera, será el nuevo seleccionador, el hombre elegido para sustituir a Mario Pesquera TEXTO DOMINGO PÉREZ FOTO DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Por segunda vez en su vida le interrumpen en un año sabático. La primera fue para regresar al banquillo de su Estudiantes; la segunda, hace unos días, para hacerse cargo del equipo nacional. Firmará su compromiso con la Federación Española el próximo 1 de junio, pero ya está trabajando. ¿Año sabático que se toma, año que le interrumpen? -Sí, parece que me gusta meterme en líos, pero estoy encantado. Encantado de que la Federación se haya acordado de mí y del cariño que me han transmitido los medios de comunicación. Mucho antes de que nadie me propusiera nada ya aparecía yo como una opción. Me siento muy orgulloso de haber sido finalmente el elegido. ¿El gusanillo del banquillo ya empezaba a inquietarle tras seis meses fuera de las canchas? -No. Estaba viendo mucho balonces- to y con gusto, que era algo que había perdido. Antes veía muchos partidos, pero eran los que me veía obligado por mi actividad profesional. Estudiar rivales. Ahora no. He visto todo y todo me apetecía. Además, como he dado bastantes charlas, al prepararlas he ido perfilando mi filosofía del baloncesto, mi baloncesto ideal. Me encontraba muy a gusto. ¿Usted firma su contrato con la Federación el próximo 1 de junio, pero ya debe estar dándole vueltas a la cabeza y deseando trabajar? -Ya estoy trabajando. Todavía no he hablado con la Dirección Técnica de la Federación, pero está claro que voy a estar trabajando estrechamente con ellos. Yo siempre he creído que la selección es un organismo vivo, que se encuentra en permanente evolución. Es decir, su vida no se reduce al mes o mes y medio de concentración y compe- tición, sino que está modificándose durante todo el año. Hay que estar todo el año trabajando y yo voy a ayudar en todo lo que pueda. ¿Cómo cree que deberá ser ese trabajo continuado? -Creo que será ir pensando en absolutamente todas las cuestiones técnicas. Empezando por la cuestión técnica individual de todos y cada uno de los jugadores que hayan formado parte y que puedan formar en un futuro de la selección. Ver muchos partidos de baloncesto para seguir a los jugadores. Hablar con los entrenadores de los equipos ACB y de los equipos donde estén en cada momento cada uno de los jugadores y, lógicamente, estar también trabajando con el gabinete técnico de la federación en todos los sentidos para hablar de futuros, de posibles, de cómo se trabaja en la base. Y me gustaría echar una mano en todo lo que haga falta, aunque en principio no sean cuestiones que me atañen directamente. -Cuando usted acepta el cargo, en cierta medida se cerraba la puerta de la ACB al menos a corto plazo. ¿Era consciente de ello? -Sí. Sabía que era posible, pero puedo asegurar que una vez que me ofrecieron el cargo no tuve ninguna duda, y eso que la ACB me encanta. En cualquier caso, también tengo claro que si deseamos un equipo nacional fuerte debe existir una buena relación entre todos los componentes del baloncesto español: Federación, ACB y jugadores, que, no lo olvidemos, son en su inmensa mayoría jugadores de clubes ACB. Tampoco pensé que fuera a corto plazo. Yo, independientemente del tiempo que esté en un sitio, siempre trabajo a largo plazo, pensando en que me voy a quedar mucho tiempo. Una de las primeras cosas que haré será hablar con los clubes y los entrenadores. ¿Cuando le llamaron se lo creyó? -Puedo sonar a inmodesto, pero por supuesto que sí. Me hizo muchísima ilusión y en ningún momento dudé de que estaba preparado para afrontar el reto. Llegamos a un acuerdo inmediato y creo que esa buena conexión nos puede llevar más adelante a hacer un buen trabajo. La sintonía con la Federación es muy buena. La verdad es que hablamos un idioma muy parecido en el baloncesto. ¿Cree que en la decisión pesó de una forma especial el que la selección se haya nutrido los últimos años de jugadores que eran suyos? -Estoy seguro de que ha pesado y mucho. Cuando yo era entrenador del Estudiantes siempre me sentía muy orgulloso de que llamarán a muchos jugadores de mi club. Eso no deja de ser un