Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 Deportes PRIMERA DIVISIÓN DECIMOCTAVA JORNADA LUNES 9 1 2006 ABC CELTA REAL SOCIEDAD 1 0 Celta (4- 2- 3- 1) Pinto; Jonathan Aspas, Sergio, Contreras, Placente; Oubiña, Iriney; Núñez (Méndez, m. 84) Canobbio, Silva (Gustavo López, m. 70) y Baiano Real Sociedad (4- 2- 3- 1) Riego; Cifu; Jauregui, Labaka (Aguirretxe, m. 78) Garrido; Mikel Alonso, Garitano; Xabi Prieto (Stevanovic, m. 55) A. Novo, Gabilondo (Barkero, m. 86) y Uranga Arbitro Daudén Ibáñez. Amonestó a Garitano y Baiano. Gol 1- 0 m. 25: Canobbio, de fuerte disparo desde la frontal del área. El Atlético supera la gastroenteritis pero sigue a dieta de empates Buen partido rojiblanco y bronca contra Bianchi por quitar a Petrov TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. A cuatro puntos del descenso, recuperado a marchas forzadas de una gastroenteritis aguda, el Atlético tocó generala frente al Valencia para superar todas las adversidades. Los ultras del Frente lo interpretaron a su manera, con una pancarta que expresaba: General Mena, estamos contigo Los jugadores rojiblancos saltaron al campo con una camiseta en recuerdo de Leo Franco, que se encuentra en Argentina por el fallecimiento de su padre, e intentaron dedicarle un partido que Bianchi planificó a la defensiva, con un buena estrategia de líneas agrupadas y de explosión al contragolpe, con la esperanza de aprobar con éxito el desgaste físico que la enfermedad pasaría en forma de factura. El reto era conocer el precio definitivo de esa factura. Lo sorprendente, tanto para Bianchi como para su colega, Quique Sánchez Flores, es que los caseros no solamente aguantaron el tirón, sino que, crecidos anímicamente, pasaron a dominar incluso a su adversario. ATLÉTICO DE MADRID VALENCIA Atlético (4- 3- 1- 2) Falcón; Velasco, Pablo, Perea, Antonio López; Gabi o Maxi, Zahínos, Colsa; Ibagaza; Fernando Torres y Petrov (Maxi, m. 70) Valencia (4- 4- 1- 1) Cañizares; Miguel, Albiol, Marchena, Moretti; Angulo (Rufete, m. 84) Albelda, Fabio Aurelio, Vicente (Regueiro, m. 71) Aimar (Mista, m. 65) y Villa. Árbitro Muñiz Fernández. Amonestación a Velasco y Torres. 0 0 tido inicial, pero se toparon con un enemigo dolido, física y psicológicamente, que deseaba reaccionar con la moral que inyecta la agonía de la presión, interna y externa. Y lo demostró. Marcajes férreos y al hombre Lo que no esperaban los visitantes, al principio, era un esquema destructivo tan enérgico en un equipo debilitado por esa bacteria o por ese virus invisible. Una estrategia que varió con el paso de los minutos hasta presenciar a un Atlético ofensivo, para sorpresa de Quique Sánchez Flores. Eso sucedió al cabo de una hora de juego. Lo primero que quiso Bianchi es amarrar. Zahínos se convirtió en un marcador individual de Aimar, ayudado por Colsa cuando Pablito osaba fugarse, una vigilancia específica que Villa y Vicente también sufrieron, acosados por dos y tres hombres cada vez que intentaban controlar un balón. El quid del enfrentamiento era calibrar cuánto tiempo soportaría el Atlético tanta entrega física. Aguantó hasta el Una triste Real no opuso resistencia ante un Celta a medio gas JOSE LUIS JIMÉNEZ VIGO. Partido perfecto el de ayer en Balaídos para disfrutar de una larga y cómoda siesta. ¡Qué pocas ganas de jugar al fútbol tenían ayer los 22 vestidos de corto! Y pese a todo, el Celta se bastó de un chispazo de Canobbio para anotar un gol que valió tres puntos y echarse a dormir ante un rival que por momentos dio lástima. Los gallegos comienzan a recaer en su pecado favorito: jugar andando y trotar por el césped sin ritmo alguno. La calidad de alguno de sus futbolistas- -Canobbio, Placente, Oubiña, Iriney, Baiano- -sale a relucir con cuentagotas, desequilibra el partido y el resto del encuentro se convierte en un tostonazo insufrible. Y de ésto ya está algo harta la grada de Balaídos, que ayer regaló música de viento a los de Vázquez por su falta de ambición. El Celta ayer palpó en dos minutos a su rival: una selección perfecta para una pachanga toreros contra famosos. No vislumbró peligro alguno y jugó al tran tran, a marear el balón y, cada cuarto de hora, apretar ligeramente el acelerador para crear con toda facilidad una ocasión de gol por el centro, por las bandas, aprovechando los regalos de la zaga donostiarra... Facilidades, todas más una. Una realidad, la madrileña, que no desmereció la elogiosa actitud del Valencia. Está situado en posiciones de Liga de Campeones por méritos propios, por esa intención de querer ganar los partidos desde el primer minuto. Hay que destacar el espíritu ambicioso que Quique Sánchez Flores exige a sus pupilos. Nada de merodear y buscar el contragolpe. Los blanquinegros pujaron por los tres puntos desde el pi- ASÍ JUGARON ATLÉTICO DE MADRID Falcón: notable. Velasco: bien. Pablo: bien. Perea: bien. Antonio López: regular. Mario: regular. Zahínos: bien. Colsa: mal. Ibagaza: bien. Fernando Torres: regular. Petrov: bien. Maxi: sin calificar. El entrenador: Bianchi. Regular. Sacó el mejor equipo posible y, dado el estado físico de sus hombres, ejecutó un buen planteamiento de líneas unidas y defensa férrea. Pero volvió a fallar en los cambios. Sentó a Petrov, que no sufrió la gastroenteritis aguda, y dio entrada a Maxi. Todo, por no mover su esquema destructivo. Lo mejor: la disciplina. Los contragolpes de Ibagaza, Torres y Petrov. Lo peor: la carencia de remate, un problema endémico. VALENCIA Cañizares: bien. Miguel: regular. Albiol: bien. Marchena: bien. Moretti: regular. Angulo: mal. Albelda: bien. Fabio Aurelio: bien. Vicente: bien. Aimar: notable. Villa: bien. Mista: regular. Regueiro y Rufete: sin calificar. El entrenador: Quique Sánchez Flores. Bien. Salió a dominar el partido, a ganarlo, y sus futbolistas lo intentaron, aunque no supieron desbordar los marcajes del enemigo. Lo mejor: la actitud de jugar a domicilio como si estuviera en Mestalla. La clase de Aimar. Los lanzamientos a balón parado de Fabio Aurelio. La pelea por el remate de Villa. Lo peor: la desorganización ante el contraataque local. La Real, sin identidad O endereza mucho la nave realista, o son carne de Segunda fácil fácil. Sin Nihat ni Kovacevic carecen de referente arriba, y el resto- -aunque voluntarioso- -no da la talla. Ayer no tiraron una sola vez entre los tres palos, y crearon una ocasión de gol. Con estos números, y la falta de solidez colectiva, te llega el Celta, enchufa Canobbio un gatillazo en el minuto 25 para marcar, y el resto del partido se convierte en un ejercicio de impotencia. La salida de Gustavo López pareció animar algo el encuentro, pero no evitó que tras el pitido final los 90 minutos fueran carne de olvido. Torres intenta rematar ante la salida de Cañizares