Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 9 1 2006 Sociedad 45 El presidente de Italia concedió en el año 2000 el indulto a Ali Agca y su extradición a Turquía bajo la insistencia del Papa Estoy escribiendo un libro en el que diré toda la verdad manifestó hace seis meses el criminal turco chó la agonía del Papa- -que fallecería dos días mas tarde- -para hacer publicidad de su futuro libro mediante nuevas afirmaciones desquiciadas cuya técnica conoce perfectamente: Algunos miembros del Vaticano creían que yo era el nuevo Mesías. Yo nunca hubiese podido cometer el atentado sin ayuda de sacerdotes y cardenales Cincuenta historias falsas El pasado mes de julio, en una entrevista a un semanario de Sofía, Agca afirmaba que hasta ahora he contado cincuenta historias distintas, pero son todas falsas. Estoy escribiendo un libro en el que diré toda la verdad Las historias falsas cubren todo el abanico de la política ficción, y van aún más allá, como cuando afirmó ante los jueces italianos que he cumplido el tercer secreto de Fátima. Yo soy Jesucristo reencarnado y os anuncio el fin del mundo A pesar de que Ali Agca no se arrepentía de haber disparado contra el Papa y no colaboraba con la Justicia italiana, Juan Pablo II fue a visitarlo a la cárcel de Rebibbia dos años y medio después del atentado. En 1993, con el horizonte que daba ya más de una década, el Santo Padre comentó a dos intelectuales polacos las impresiones que finalmente daría a la imprenta el pasado año 2005 en su último libro Memoria e identidad Dos años después del intento de asesinato, el Papa se reunió con su agresor en la cárcel italiana de Rebibbia AP Mehmet Ali Agca lleva más de un cuarto de siglo cumpliendo condenas por sus delitos en cárceles italianas y turcas. Repasamos cinco de los momentos más importantes en su vida Veinticinco años de un criminal TEXTO: ABC MADRID. Mehmet Ali Agca, desde que hace casi veinticinco años intentó asesinar a Juan Pablo II, ha pasado su vida en la cárcel. Estos son algunas de las fechas clave de Agca: 13 de mayo de 1981. A las 17.19 del 13 de mayo de 1981 Ali Agca alzó su brazo en medio de la plaza San Pedro del Vaticano y disparó dos veces a Juan Pablo II. Se encontraba a tan sólo tres metros del Pontífice. Una monja que se le echó encima consiguió detenerle en su huida y un policía le inmovilizó ayudado por los fieles. Tras una operación de seis horas y durante los días de convalecencia en la clínica Gemelli, Juan Pablo II perdonó públicamente a su agresor. 22 de julio de 1981. Después de un proceso de sólo tres días, los jueces de la Corte de Apelaciones de Roma condenan a Ali Agca a cadena perpetua por intento de asesinato de un jefe de Estado extranjero Permaneció en cárceles italianas hasta el 2000. 27 de diciembre de 1983. El Papa se reúne con Agca en la cárcel de Rebibbia (Italia) y le perdona personalmente. La conversación entre ambos, que tuvo lugar en la celda de Agca, duró 22 minutos. La pista búlgara En torno a la Navidad del año 1983- -recuerda el Papa- -fui a visitarle a la cárcel, y hablamos durante largo rato. Ali Agca, como todos saben, es un asesino profesional. Eso significa que el atentado no fue iniciativa suya sino que lo planeó y se lo encargó alguna otra persona. Durante toda nuestra conversación quedó claro que Agca continuaba preguntándose por qué el atentando no le había salido bien Las hipótesis sobre los organizadores han hecho correr ríos de tinta. Agca recibió apoyo logístico de funcionarios búlgaros, pero en aquella época eran frecuentes los intercambios de favores con la mafia turca, y el Papa desautorizó la pista búlgara en su visita del 2002 a Sofía. En 1999, durante una de sus visitas a las parroquias de Roma, un niño le preguntó por qué había perdonado a su agresor. Juan Pablo II respondió con toda naturalidad y casi quitándole importancia: Lo perdoné porque eso es lo que Jesús nos enseña. Nos enseña a perdonar Juicio contra Agca en Turquía en el año 2000, tras ser indultado en Italia 13 de junio de 2000. El presidente de la República de Italia, Carlo Azeglio Ciampi, indulta a Alí Agca, tras las sucesivas peticiones de perdón del Vaticano. Agca también había solicitado clemencia formalmente en septiembre de 1996. El indulto iba acompañado de una nota oficial del Gobierno italiano para extraditar a Agca a Turquía, donde debía seguir cumpliendo condena por robo a un banco AP y por el asesinato, en 1979, del director del diario Milliyet 8 de enero de 2006. Un tribunal turco autoriza la inmediata liberación de Alí Agca tras considerar que ha cumplido ya su pena. Se prevé que su salida de la cárcel se produzca durante esta semana. Agca sería inmediatamente requerido para realizar el servicio militar.