Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Sociedad LUNES 9 1 2006 ABC Imagen histórica en la que se recoge el momento en el que Ali Agca dispara contra el Papa Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro AP Ali Agca será liberado esta semana sin que nunca haya llegado a contar la verdad El Papa Juan Pablo II lo perdonó aun a sabiendas de que no estaba arrepentido Vaticano, sorprendido, dice que ante un problema de naturaleza judicial, se remite a la decisión de los tribunales competentes JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. El eco de los disparos en la Plaza de San Pedro resonó ayer de nuevo en el Vaticano con la inesperada noticia de que la Justicia turca pondrá en libertad esta semana a Ali Agca, autor del atentado contra Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981. A pesar del alcance político y mediático de la decisión, las autoridades turcas no enviaron ningún aviso previo, y el portavoz del Vaticano, Joaquín Navarro- Valls, declaró que la Santa Sede ha recibido la noticia sólo a través de las agencias informativas En estas circunstancias, la reacción del Vaticano fue absolutamente milimetrada. Navarro- Valls se limitó a añadir una segunda frase: Ante un problema b El portavoz del de naturaleza judicial, la Santa Sede se remite a la decisión de los tribunales competentes Tan sólo hace un par de días, el Patriarca Ecuménico de Constantinopla, Bartholomaios I, primum inter pares de las Iglesias ortodoxas, había anunciado en Estados Unidos la alegría de que el Santo Padre Benedicto XVI nos visitará oficialmente en el 2006 El Papa había querido ir ya el pasado 30 de noviembre, en los primeros meses del Pontificado, pero el Gobierno de Ankara se lo impidió de modo diplomático invitándole a visitar Turquía en el 2006 lo cual impuso el retraso de un año hasta la próxima fiesta de San Andrés, patrón del Patriarcado de Constantinopla. Pablo II durante su primer viaje a Turquía para abrazar al Patriarca de Constantinopla. Si bien Juan Pablo II perdonó a su agresor ya en la ambulancia que le llevaba al Hospital Gemelli, y lo manifestó en público el 17 de diciembre a través de una grabación difundida con el rezo del Ángelus, el Vaticano es consciente de que Ali Agca nunca ha revela- do la verdad sobre aquel atentado, del que no ha dado señales de arrepentimiento. Indulto y extradición De hecho, el presidente de la República italiana, Carlo Azeglio Ciampi, concedió en el año 2000 el indulto a Ali Agca y su extradición a Turquía bajo la insistencia de Juan Pablo II, quien prodigaba gestos de afecto respecto a un asesino. Si bien no llegó a matar a Karol Wojtyla, el militante de los Lobos Grises había asesinado en febrero de 1979 a Abdi Ipecki, el director del diario liberal Milliyet La condena a muerte por ese delito fue curiosamente rebajada a sólo diez años de cárcel, pero Agca no llegó a cumplir ni siquiera uno pues en noviembre de 1979 los Lobos Grises un grupo nacionalista y fundamentalista, le sacaron de la prisión de máxima seguridad de Kartal Maltepe con la probable complicidad de algunos funcionarios. El pasado 31 de marzo Agca aprove- La Santa Sede ha recibido la noticia sólo a través de las agencias informativas explicó ayer Navarro- Valls Ali Agca, como todos sabemos, es un asesino profesional recordaba Juan Pablo II en su último libro Problemas de fondo El factor Ali Agca era siempre uno de los problemas de fondo entre los preparativos del Vaticano, pues el pistolero logró ya fama mundial en noviembre de 1979 cuando, recién evadido de la cárcel, amenazó con matar a Juan