Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 9 1 2006 Sociedad 43 RELIGIÓN El Papa propone un no a la cultura dominante de la muerte y un sí a la cultura de la vida JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Cuando Pedro de Betsaida hablaba a los cristianos de Roma no llevaba papeles escritos. Su sucesor, Benedicto XVI, hizo lo mismo ayer durante el bautizo de diez niños en la Capilla Sixtina. Mientras el Vaticano llamaba urgentemente a las agencias informativas para anular el texto distribuido de antemano, el Papa pronunciaba una vigorosa homilía espontánea que fue, al mismo tiempo, una lección de catequesis y un profundo diagnóstico del mundo contemporáneo. El Santo Padre comenzó explicando que con el bautismo entramos en la familia de Dios, que lleva consigo la promesa de la eternidad. Ninguno de nosotros sabe lo que sucederá en nuestro planeta o en nuestra Europa dentro de cincuenta años. Pero estamos seguros de que quien pertenece a la familia de Dios no esta nunca solo. Tiene siempre la amistad de Jesús, que es la Vida y da el amor eterno más allá de la muer- te. El amor y la verdad son las fuentes de la vida. La vida sin amor no es vida Comentando los tres noes y los tres síes de la ceremonia, Benedicto XVI afirmó que en nuestro tiempo es necesario un no a la cultura ampliamente dominante de la muerte. Es una anticultura que se manifiesta en la droga, en la falsa felicidad de la mentira y del engaño, en la injusticia, en despreciar al prójimo, despreciar la solidaridad o despreciar la responsabilidad por los pobres y los que sufren En una rápida ojeada a la historia, el Papa comentó que la cultura dominante de la muerte no es una novedad, pues ya en la antigua Roma los cristianos tuvieron que oponerse a los espectáculos públicos de muerte, crueldad y violencia. Pensemos en lo que se hacía en el Coliseo, o lo que se hacía aquí al lado, en los jardines de Nerón, donde se daba fuego a hombres como lámparas vivientes Benedicto XVI bautizó ayer a un bebé en una ceremonia en la Capilla Sixtina Frente a aquel mundo degradado, el cristianismo trajo la cultura de la vida, que se manifiesta en los diez mandamientos, que no son un paquete de prohibiciones sino una nueva visión de la vida El Santo Padre explicó que el cuarto mandamiento es un sí a la AP familia, el quinto es un sí a la vida, el sexto es un sí al amor responsable, el séptimo es un sí a la solidaridad, a la responsabilidad social y a la justicia. Esta es la filosofía de la vida y la cultura de la vida que se hace concreta en la comunión con Cristo