Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional ISRAEL, EN LA ENCRUCIJADA LUNES 9 1 2006 ABC Ehud Olmert abre una trascendental etapa de interinidad con graves decisiones por tomar El jefe de Gobierno en funciones afronta la semana más crucial de su vida b Debe decidir sobre el veto a las elecciones palestinas en Jerusalén Oriental; responder al hostigamiento de los grupos radicales; nombrar ministros; expulsar colonos... J. CIERCO JERUSALÉN. Se supone que la interinidad de un primer ministro en funciones no es más que un trámite en el que basta con hacer los deberes con discreción para garantizar el buen funcionamiento institucional. Se supone que un jefe de Gobierno transitorio, que recoge el testigo del poder por la grave enfermedad del titular y que apenas cuenta con cien días de mandato legal, no debe ir más allá de lo que mandan los cánones del sentido común y tiene que evitar tomar decisiones que puedan acarrear consecuencias a medio o largo plazo. Es decir, limitarse a los asuntos corrientes. Pero en Israel, en particular, y en Oriente Próximo, en general, conviene no suponer demasiado pues, de lo contrario, uno corre el riesgo de caer en la trampa tendida en cualquier rincón del camino siempre tortuoso. Así las cosas, la interinidad de Ehud Olmert, primer ministro hebreo en funciones por la incapacidad manifiesta de Ariel Sharón para ejercer sus competencias, es más que peculiar. Como muestra, o ejemplo, varios botones más o menos difíciles de coser. Sharón firmó un documento para donar sus órganos vitales JERUSALÉN. El primer ministro israelí, Ariel Sharón, firmó un documento por el que donará todos sus órganos vitales después de morir, según publicó ayer el diario Haaretz en su página de internet. Sharón tomó esta decisión el pasado mes de mayo para promover así la donación de órganos destinados a transplantes. Una campaña en la que consiguió que 90 de los 120 diputados de la Kneset (Parlamento) poseyeran una tarjeta de donante. El primer ministro siempre lleva consigo la del Israel Transplant Center Esta institución, no obstante, subrayó el carácter simbólico del gesto de Sharón, que cumplirá 78 años en febrero, ya que sólo los órganos de las personas menores de 75 pueden ser extraídos para utilizarse en transplantes. Además y, según la ley, los dos hijos de Sharón, Omri y Gilad, deben dar antes su consentimiento y podrían prohibir a los cirujanos que cumplan el deseo de su padre. El sillón vacío de Sharón, ayer, durante el Consejo de Ministros tivos; operaciones de castigo colectivo) a dicho hostigamiento. Debe ordenar, la sentencia está escrita desde hace tiempo, la expulsión inmediata de colonos ilegales judíos, valga la redundancia, instalados en el corazón mismo de Hebrón sin el visto bueno de las autoridades y que en las POOL La salida de los laboristas A bote pronto, y a lo largo de esta semana, la más crucial en su carrera política, Olmert debe nombrar, por orden del fiscal general del Estado, Menahem Mazuz, a doce ministros cuyas carteras ostenta actualmente y que están vacantes desde la salida de los ministros laboristas del Ejecutivo. Debe decidir, de acuerdo con su Gabinete, sobre la eventual celebración de elecciones palestinas, el 25 de enero, en Jerusalén Oriental, algo a lo que en principio se opone pese a las presiones de EE. UU. y la UE, también lo hacía Sharón, por la participación de Hamás en dichos comicios. Debe estar ojo avizor ante cualquier ataque de los grupos radicales palestinos o de los libaneses de Hizbolá en la frontera norte, para decidir, en estrecha connivencia con el ministro de Defensa y los otros responsables de seguridad, las eventuales respuestas (bombardeos quirúrgicos que en alguna ocasión han llegado incluso a Beirut o Damasco; asesinatos mal llamados selec- últimas semanas han protagonizado actos vandálicos (los últimos, la poda salvaje de olivos centenarios) contra la población palestina. Debe decidir la lista electoral de su partido, el Kadima, una vez sea confirmado como líder del mismo, para lo que tendrá que dejar a más de uno de los barones que le acompañan, la sombra de Simón Peres es alargada, compuesto y sin novia. EL GRAN VACÍO DE ARIK ENRIQUE SERBETO P or primera vez en su larga carrera política se ha tenido que celebrar un consejo de ministros en Israel sin que Ariel Sharon haya podido decir nada. Ha hecho falta una sucesión de inclementes derrames cerebrales para poner fuera de juego a este obeso y enérgico dirigente político y aun así, estando en coma, sigue en la primera página de toda la prensa internacional. ¿Es este aquel Ariel Sharón que siendo ministro de Defensa dirigió la implacable invasión del Líbano? ¿Es el mismo al que señalaban en todo el mundo como el carnicero de Sabra y Chatila? ¡Ah, la política! Ahora todos lo miran como a un viejo granjero que se apaga en un hospital de Jerusalén, con la indulgencia de quien quiere ver a alguien que tal vez se decidió al final por el camino del compromiso y la negociación. Igual que mandó los carros de combate a las puertas de Beirut para expulsar a los palestinos, ordenó a los colonos que abandonasen la Franja de Gaza. En su último gesto político se ha quedado a medias, vencido por un enemigo superior y que no tiene en cuenta ni ejércitos ni fronteras, precisamente en el momento en el que se había convertido en el centro indiscutible de la vida pública israelí. Y ahora, ¿quién podrá llenar semejante vacío? Visitas pendientes Debe recibir a personalidades internacionales (algunas, como el primer ministro de Japón, Junichiro Koizumi, o la flamante canciller alemana, Angela Merkel, han preferido aplazar sus visitas) que no dejan de pisar Tierra Santa por exigencias del guión: está prevista la llegada de Miguel Ángel Moratinos, para participar en la conmemoración del vigésimo aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre España e Israel. Demasiadas tareas, alguna es clave para el futuro inmediato de la región, como para considerar el breve mandato de Olmert un periodo de interinidad sin mayores consecuencias. Y eso que tiene fecha de caducidad con las elecciones del 28 de marzo, en las que los votantes hebreos dictarán su particular sentencia. Hasta entonces, Ehud Olmert trabajará a destajo.