Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional LUNES 9 1 2006 ABC Acribilla a balazos al conductor del coche que había atropellado a una niña de siete años El criminal, al parecer de etnia gitana y familiar de la criatura, huyó y la Policía de Sevilla aún no lo ha detenido b La víctima, Gaspar García, de 64 años, recibió más de tres impactos de bala de las once que le dispararon. No se descarta que fueran dos los criminales M. D. ALVARADO M. CONTRERAS SEVILLA. Eran en torno a las dos de la tarde de ayer domingo cuando Gaspar García, un hombre de 64 años y vecino de Coria del Río, circulaba con su vehículo Citroën Picasso por la calle Isaac Peral de Sevilla, en dirección al cruce con Páez de Rivera, sin saber que el destino le tenía guardada una mala pasada. En ese momento, unos niños de etnia gitana- -una pequeña de siete años y dos niños en torno a los ocho y los diez años- -salían corriendo del albergue juvenil que la Junta tiene en esta calle y donde se encontraban almorzando junto con algunos familiares, al parecer todos procedentes del asentamiento chabolista del Vacie. La niña, junto a los otros pequeños, se decidió a cruzar la calzada a través de unos contenedores, en el momento en el que pasaba el coche. Algunos testigos dicen que fue atropellada, otros que fue ella la que chocó contra el vehículo. La poca fuerza del impacto queda demostrada con el hecho de que el automóvil no presentaba ni arañazos ni abolladuras. Un desafortunado suceso que habría quedado en un susto si no hubiera desencadenado una escena irracional y con consecuencias trágicas. Al conocer lo sucedido, varios fami- El cadáver del hombre asesinado, aún dentro de su automóvil, donde fue tiroteado liares de la pequeña se lanzaron rápidamente hacia ella y sobre el conductor. Según algunos testigos, uno de ellos- -todo apunta a un familiar directo- se dirigió a una furgoneta blanca de las cinco que este grupo familiar tenían aparcadas frente al albergue y cogió de su interior una pistola, para luego acribillar a balazos al conductor del vehículo. Gaspar García recibió más de tres balazos, de los que varios le habrían alcanzado en la cabeza y causado la muerte en el acto. No obstante, la Bri- PEPE ORTEGA gada de la Policía Científica de la Policía Nacional, algunos de cuyos miembros se desplazaron al lugar nada más conocer los hechos, llegaron a localizar en el lugar pruebas de hasta once disparos de un arma de 6,35 milímetros, que tiene seis disparos y uno en la