Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional LUNES 9 1 2006 ABC Bono ha invocado varias veces el artículo 8 de la Carta Magna y defendido que los militares no son mudos El Jemad ya se vio envuelto en una polémica por mostrar su preocupación por la unidad de España b Los militares están obligados a mantener su neutralidad respecto a opciones políticas, según recogen expresamente las Reales Ordenanzas LAURA L. CARO MADRID. La literatura del artículo 8 de la Constitución- -el que dice que las Fuerzas Armadas tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional -incluida en el discurso que le ha costado el cargo al teniente general José Mena ha sido invocada en numerosas ocasiones en público por el ministro de Defensa, José Bono. Con la diferencia de que el político tiene plenamente reconocido el derecho a la libertad de expresión consagrado en el artículo 20 de la Carta Magna, y en el caso del militar, se trata de un derecho reducido a los límites que marca la ley 85 1978 de Reales Ordenanzas de las Fuerzas Armadas: la normativa que dispone en su artículo 178, pero sobre todo en el 182, que el militar deberá mantener su neutralidad respecto a opciones políticas o sindicales, y que además no podrá expresar públicamente opiniones sobre ellas Y para quien se extralimite, como se ha puesto de manifiesto, ahí está otra ley, la del Régimen Disciplinario. La más sonada de las lecturas de Bono del artículo que recuerda el papel de los Ejércitos en el mantenimiento de la unidad de España se produjo en 2004, en la Academia de Infantería de Toledo, con motivo de la celebración de la Inmaculada y en presencia del jefe del Ejecutivo, Rodríguez Zapatero, y toda la cúpula militar. También lo ha hecho en el Senado, por ejemplo el 12 de diciembre de 2004, día en que el Parlamento vasco daba luz verde en comisión al plan Ibarretxe y el ministro, sin perder la sonrisa, recordó el texto al portavoz del PNV, Iñaki Anasagasti. Nunca ha ocultado el ministro su agrado por lo que recoge el tan traído y llevado artículo 8. Más claro no lo pudo decir en el Congreso, en una respuesta al portavoz adjunto de Esquerra Republicana, Joan Tardá, que le planteó modificar el texto para no utilizar el Ejército contra un pueblo que libre y democráticamente decide su destino en referencia a la posibilidad de invadir Cataluña Me gusta este artículo 8 de la Constitución y no estoy dispuesto a promover su modificación zanjó Bono, no sin antes dejar claro que, además, no le incomoda esa misión que la Carta Magna otorga a las Fuerzas Armadas. Pero, más allá del ministro, y volviendo a quienes están obligados por las disposiciones de las Reales Ordenanzas, está la polémica mención que en octubre realizó el Jefe del Estado FRANCISCO SECO Seguidores en el Calderón. Miembros del Frente Atlético, grupo de aficionados radicales del Atlético de Madrid, desplegaron ayer, en el partido ante el Valencia, una pancarta de apoyo al teniente general Mena, que fue retirada en el descanso El precedente: 1983, con Serra El teniente general José Mena no es el primer alto militar arrestado de la democracia: el 10 de junio del año 1983, otro teniente general en situación de reserva, Fernando de Santiago y Díaz de Mendívil, ya fue arrestado siete días por orden del entonces ministro de Defensa, Narcís Serra, que le impuso la pena disciplinaria, no por pedir clemencia para los procesados del 23- F, sino por hacerlo a través de un artículo en el desaparecido diario El Alcázar Lo hizo sin haber solicitado el preceptivo permiso por medio de su superior. Por idéntico motivo, recibió el mismo castigo el capitán Dusmet. Mayor de la Defensa, Félix Sanz, en Madrid, ante el Foro de la Nueva Sociedad. Se le preguntó cómo se activaría, si llegara el caso, la misión que el artículo 8 encomienda a los Ejércitos. El general parafraseó así el texto constitucional, calcando lo dicho meses antes en una entrevista con ABC: Existe gran interés entre los militares en que España siga siendo patria común e indivisible de todos los españoles Y añadió que, a pesar de los límites que su cargo le impone, podía afirmar que la unidad de España es una preocupación, como es lógico, para los militares No hubo excesos en las palabras del general Sanz, y Bono le arropó el día siguiente con una cerrada defensa, afirmando que le produciría mucha sorpresa que alguien crea que cuando un militar defiende la unidad de España leyendo en voz alta el artículo segundo de la Constitución, está haciéndole daño a alguien Y añadió: Repetir, aunque a alguien no le guste escuchar, que España es patria común e indivisible de todos los españoles aunque a alguien le moleste, no puede ser susceptible de sanción alguna Los militares no son mudos, ni podemos tampoco taparles la boca ejercitando un derecho o cumpliendo con lo que puede ser una prerrogativa reconocida en las leyes concluyó el ministro de Defensa. El PP llevará ante los tribunales a Luesma y Balza si permiten a Batasuna celebrar su congreso M. LUISA G. FRANCO BILBAO. La presidenta del PP vasco, María San Gil, anunció ayer que su partido denunciará al consejero vasco de Interior, Javier Balza, y al delegado del Gobierno, Paulino Luesma, si Batasuna celebra el acto anunciado para el próximo día 21 en el recinto ferial de Bilbao. Tras el requerimiento presentado el pasado viernes por el parlamentario vasco del PP Carlos Urquijo a Javier Balza para que impida la celebración del congreso nacional que Batasuna prepara con esa denominación o con cualquier otra en un recinto público, propiedad del Gobier- no vasco, la Diputación de Vizcaya, los ayuntamientos de Bilbao y Baracaldo y la Cámara de Comercio de Bilbao, la presidenta del PP vasco anunció ayer que su partido presentará denuncias ante los tribunales si se permite el incumplimiento de la ley. Cuando Batasuna celebró, ya ilegalizada, el acto de Anoeta, en noviembre de 2004, fue el Foro Ermua el que denunció ante los tribunales a Balza, si bien la denuncia no fue entonces admitida a trámite, ya que no hubo un requerimiento previo al consejero vasco de Interior para que impidiera el acto. En esta ocasión sí lo ha habido, y San Gil recordó ayer que Batasuna es una formación ilegalizada, que no puede celebrar actos, y menos en lugares públicos que son de todos San Gil insistió en que su partido quiere que se imponga la ley y que el consejero vasco de Interior y el delegado del Gobierno ejerzan su responsabilidad e impidan que el acto se celebre Batasuna espera reunir a unas trece mil personas el próximo día 21 en el Bilbao Exhibición Centre (BEC) situado en la margen izquierda del Nervión, en Baracaldo, para culminar el debate interno en el que ha establecido su estrategia política para los próximos cuatro años. San Gil mostró su escepticismo sobre que el acto del próximo día 21 suponga cambios en el mundo de ETABatasuna, algo en lo que coincidió con el portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka. El diputado nacionalista dijo esperar poco