Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión LUNES 9 1 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. ¿QUÉ HACÍAMOS CUANDO NO HABÍA MÓVILES? OS expertos han calculado que el número total de mensajes cortos por teléfono móvil (SMS) enviados en 2005 en todo el mundo se escribe con dieciocho ceros. Sólo en China, los usuarios de telefonía móvil enviaron un total de 320.000 millones de mensajes el año pasado, de ellos 11.000 millones durante la semana de fiestas por el Año Nuevo Lunar, que celebraron el 9 de feLUIS IGNACIO brero de 2005. PARADA En la India, los portavoces parlamentarios están usando el servicio de mensajes cortos para convocar a los legisladores o para llamar a quórum en las votaciones cruciales. Allí se reserva por este sistema el 40 por ciento de los 13 millones de billetes de los trenes que cruzan diariamente el país. En España, donde hay 824,5 móviles por cada 1.000 habitantes, según el IV Informe Randstad, y posee un móvil el 89,9 por ciento de la población, según la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones, Movistar, que domina la mitad del mercado, registró 49 millones de mensajes y 21 millones de llamadas entre la última hora de 2005 y la primera de 2006. Si no fuera por la literatura y el cine resultaría difícil imaginar qué hacía el hombre cuando no se había inventado el carro, el telégrafo, el ferrocarril, el avión comercial. Pero dentro de poco, pese a la difusión de internet, va a ser mucho más difícil averiguar cómo podía vivir el mundo sin el teléfono móvil y cómo se las arreglaban para comunicarse los ciudadanos sin SMS, ese sistema barato de comunicaciones que ha inventado su propia gramática, morfología, sintaxis, semántica, lexicología y ortografía en todas las lenguas. Afortunadamente, la compañía de telefonía móvil Staellium UK ha desarrollado una tecnología que permite el autoborrado de los mensajes de texto que enviemos o nos envíen 40 segundos después de haberlos leído. Con este invento ya no hay riesgo de que nadie, salvo el destinatario, lea un mensaje. Haría falta perfeccionarlo para que sea imposible escribir la palabra Pásalo Ni un paso atrás Soy un coronel del Ejército de Tierra español destinado en Bruselas. He leído el artículo titulado Ni un paso atrás y, de su lectura, deduzco que, para su autor, el general Mena es una especie de héroe nacional por no haber dado un paso atrás en su entrevista con el ministro. Permítame que disienta de tal percepción. El general Mena sería, además de desleal, irresponsable si hubiera dado ese paso. Las personas que ocupan puestos elevados en la Administración suelen saber lo que dicen y no expresan sus opiniones sin madurar. El general Mena se ha aprovechado de unas circunstancias que le eran favorables, como las de estar próximo a la reserva (lo que disminuye considerablemente la gallardía de su acción) y la de representar a Su Majestad el Rey (lo que mide su lealtad) Además, se ha escudado en las opiniones de sus subordinados, lo que le resta toda credibilidad. ¿Con quién ha hablado? ¿Ha seleccionado únicamente lo que le gustaba? ¿Qué subordinado le dice a un teniente general lo que piensa? Si algún militar quiere realmente a su patria debe dejar de hacer declaraciones personales en actos públicos. La mayoría de los españoles hace tiempoque hemosdejado de ser bananeros y no tenemos que pasar vergüenza porque todavía queden personas con espíritu antediluviano. El general Mena no debería haber dado un paso adelante tan erróneo. No quiero entrar en consideraciones personales de lo que pienso o de lo que tendré que aguantar mañana de algún compañero de otro país. Sí me gustaría decirleque, cuando algún otro militar en una situación similar de deslealtad diga exactamente lo contrario sea tan benevolente con él como lo ha sido con el general Mena y no pida su cabeza. Coronel Fernando Abalo, División de Operaciones del Estado Mayor Internacional, Cuartel General de la OTAN. Bruselas. L Mi general Como componente de la XIX Promoción de la Academia General Militar, a la que perteneces, quiero manifestarte mi envidia hacia tu persona, no por haber llegado a tan alto puesto, sino por haber cerrado tu carrera militar de forma tan valerosa, haciéndote eco de los sentimientos de tus subordinados ante los graves problemas que acechan a España. En las Academias nos enseñaron que si algo ha de preocupar al militar son sus inferiores, y que ante ello hay que despreciar los riesgos que ello conlleve. En mi opinión, que creo que será la de la mayoría de la Promoción, pienso que has actuado correctamente, independientemente de las apreciaciones de políticos interesados en desconocer la realidad. Tu valerosa actuación ha sido avalada por un arresto que, lejos de suponer una afrenta a tu historial, sé que, con el paso del tiempo, supondrá un timbre de honor para tu carrera militar. Te agradecemos que hayas mantenido tus palabras ante un ministro de Defensa a quien la Historia ignorará y ante un JEMAD que, sin ver la viga en su ojo y lejos de reconocer su ignorancia sobre la opinión de sus subordinados ante temas tan candentes, se ha apresurado a tratar de eliminar del escalafón a alguien cuyos méritos nunca llegará a alcanzar. José Luis Isabel Sánchez. Coronel de Infantería (R) de la XIX Promoción. Toledo. componentes de otras instituciones que hacen declaraciones inconstitucionales, pactan con movimientos terroristas... y aquí no pasa nada. Mi general: has dicho verdades como puños, que son el sentir de unaamplia gama de la población de España. Hoy, en los medios de comunicación se escucha a determinados políticos que te acusan de intentar imponer lafuerza ala democracia. Tu única fuerza ha sido tu palabra y, que yo sepa, ésta, no son ni tanques ni bayonetas. He sido tu jefe y hoy soy tu subordinado. Conozco tu mesura, inteligencia y ponderación, y por eso pienso que tus palabras han respondido a una necesidad moral de expresar el sentir general de tus compañeros y subordinados... y muchos más. Francisco Javier Pérez Sánchez, general de Infantería en la Reserva. En honor a la verdad Queridos compañeros de armas, si no me dirijo a vosotros en estos momentos, me daría la misma vergüenza que la que debería darle a los responsables del mando de las Fuerzas Armadas. Ante todo y desde mi humilde opinión, basada en el hecho de ser militar vocacional (no como otros) os comento que nuestro compañero el general Mena sólo ha dicho lo que otros nunca se atrevieron a decir. Sé que muchos dirán que claro, sólo le faltan dos meses para irse Bien, sí, ¿y que? ¿quién lo ha dicho? Quien ha tenido el valor, la categoría y la profesionalidad de recordar en público una de las misiones más importantes de las Fuerzas Armadas, contemplada en una Constitución hecha y aprobada por el pueblo, la de defender la integridad de la patria. Pero no sólo eso: es que lo hemos jurado. y eso es lo que lo hace para nosotros sagrado. Por lo cual, ni entiendo, ni admito la falta de categoría que han tenido muchísimos miembrosde nuestro estamentomilitar al increpar amí general cuando éste sólo ha dicho la verdad y nada mas que la verdad. Yo pregunto a todo el pueblo soberano: ¿quiénes son los únicos responsables de que un teniente general deba recordar estas obligaciones de algo tan trascendental en la vida de una nación? Luis García San Miguel Arniches, coronel de Infantería retirado. ha sido tu discurso con ocasión de la Pascua Militar. Para mí y muchos más ha sido legalmente correcto y no ha contradicho lo más mínimo lo manifestado por S. M. el Rey. Los problemas son otros. Somos muchos los creyentes, y desde hace muchos años, que no ha existido nunca ni existe la diferenciación entre la sociedad civil y militar. España somos todos. Por lo menos o por lo más, todos los que votamos a los partidos, se supone, de interés nacional. Todo ello significa política de Estado, que es, a mi entender, la que busca el bien general de la Nación española. Pero hace tiempo, ésa, la política de Estado que debe ser permanente, gobierne quien gobierne democráticamente, es débil y cambiantemente peligrosa. Las Fuerzas Armadas deben ser un poderoso instrumento de política exterior como parte de la política de defensa. Se adoptan medidas políticas que perjudican nuestra imagen internacional y, por consiguiente, nuestra estabilidad y progreso económico. Tus declaraciones están basadas en la unidad España y en los problemas lingüísticos y judiciales que se producen en el funcionamiento de nuestras Fuerzas Armadas, que conoces bien en función de tu cargo. Senos dice que seamos apolíticos, cuando lo político invade nuestro ámbito: distorsiona nuestros procedimientos operativos, determina el nombramiento de los mandos más capaces, condiciona las decisiones puramente técnicas. En paralelo se ven y se oyen a los Mi querido general Me entero por los medios de comunicación social que has sido arrestado y posiblemente dimitido de tu puesto como Jefe de las Fuerzas Terrestres con sede en Sevilla. El motivo