Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 9 1 2006 ABC VADE MECUM EN FIN LA PROCLAMA DE MENA UENO, ¿pero qué ha dicho este general para que el ministro de Defensa le arreste y le destituya de forma fulminante? Mena no ha hecho otra cosa que repetir el artículo 8 de la Constitución: las Fuerzas Armadas tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional. Quizás este general constitucionalista debió decir algo más, como recordaron tantos profesores de Derecho cuando se discutía en el Parlamento vasco el plan Ibarretxe: al amparo del artículo 155.1 de la Constitución, si una Comunidad no cumple con las obligaciones que la Constitución le impone, JORGE TRIAS o actuare de forma que SAGNIER atente al interés general de España, el Gobierno podrá adoptar las medidas necesarias para obligarle al cumplimiento forzoso de sus deberes. Es cierto que, como cuando el plan de marras, después de la aprobación del anticonstitucional Estatuto de Cataluña por el Parlamento catalán, el Gobierno no debió permitir su tramitación en la sede de la soberanía popular. Ahora bien, si el Gobierno, contra toda lógica, hace que prospere y, al final, es aprobado ese Estatuto, ¿qué ocurre entonces? Eso es lo que ha querido recordar el general Mena, algo que bien podría haberlo dicho el Rey y, de hecho, lo repite de otro modo y constantemente en sus reiteradas llamadas a la unidad de la Nación. ¿Se ha extralimitado el militar? ¿Ha dicho algo ajeno no ya al espíritu sino a la letra de la Constitución? El Ejército, es cierto, no debe opinar sobre política, pero ¿es opinar sobre política repetir lo que dicen las leyes? ¿No queríamos militares constitucionalistas? ¿O, ahora, además los queremos mudos y desarmados? Esta noche, en el hotel Palace de Barcelona, el Ritz de toda la vida, Vidal Quadras volverá a hablar del Estatuto e intentará movilizar a los militantes populares de Cataluña- -justo lo que no hace Piqué- -en defensa de la Constitución, como también lo están haciendo los socialistas integrados en Ciutadans de Catalunya ya que tampoco está por la labor el PSC- PSOE. Mientras tanto, los independentistas rasgan, sin que nadie se escandalice por ello y protegidos por los mossos las páginas de la Constitución en plena calle. Gabriel Elorriaga acertó el otro día al afirmar que el único responsable de la insólita situación que estamos viviendo es el Gobierno de Zapatero. Quizá sea ya el momento en que el Rey, apoyado por González y Aznar, Guerra y Rajoy, tenga el ineludible deber de poner un poco de orden en la nación. El Rey en su papel arbitral, y los líderes en sus respectivos partidos. No podemos seguir siendo rehenes de unas minorías irresponsables: tanto en la nación como en los partidos. En esta nueva etapa constituyente, en la que nos guste o no ya estamos instalados, tendrían el apoyo de la inmensa mayoría de los españoles. UNO DE LOS NUESTROS B C Vito (Joe Pesci) o de cualquier otro criterio de autoridad, OINCIDIMOS en el diagnóstico. Le habíamos oído en el clan al que se incorpora el aprendiz de gánster Hencon atención durante una buena media hora, atenry Hill (Ray Liotta) se anteponía el vínculo de pertenentos a cualquier indicio que justificara su buena escia. Las tensiones entre actitudes no sólo divergentes sitrella política. ¿Has escuchado? Es como un odre vacío. no contradictorias no traspasaban el discreto ámbito del Suena alto y pomposo, pero está lleno de aire Ha pasado grupo, y la repuesta hacia el exterior era siempre solidaalgún tiempo, pero estoy convencido, porque conozco y ria y colectiva, no importaba cuál fuera el grado de desaprecio la honradez intelectual de mi compañero de audiaprobación que el exceso cometido por uno de los ción, de que su juicio no ha debido de alterarse nuestros provocara en el resto de la manada. De sustancialmente; si acaso, se habrá visto confirno ser así, el clan juzgaba que se concedía al opomado por nuevos hechos y otras palabras. Ahora nente una ventaja acaso letal. bien, su discreción, así como su trabajo profesioNo dar una baza al enemigo. Hace pocas semanal en la esfera del alto funcionariado, le inhibirá nas, un siempre comedido dirigente nacionalista de expresar en público esa opinión. También, y catalán confesaba, esta vez en público, que probaeso es lo que me interesa subrayar en esta hora, blemente la razón más poderosa por la que sociasus confesadas simpatías por la opción política EDUARDO listas y nacionalistas estaban condenados a llegar que representa nuestro personaje y su inequívoSAN MARTÍN a un acuerdo sobre el estatuto catalán era que, al ca aversión por las opuestas. punto al que ambos habían llegado en su compromiso Durante los últimos meses he sido depositario de conficon el texto, un fracaso proporcionaría al Partido Popudencias análogas sobre el mismo prócer político, y tamlar un triunfo político de tal calibre que condicionaría el bién sobre otros de igual o contrario signo, por parte de resto de la legislatura y, muy probablemente, el resultado quienes hacen oficio de la expresión de juicios sobre hede las próximas elecciones. Y realizaba semejante confechos y personas de nuestras escena pública, una clase de sión después de admitir que las posiciones de partida de la que no sería honesto excluirme. En rarísimos casos, ambas fuerzas eran casi incompatibles. Debían de serlo sin embargo, he visto reflejadas esas opiniones íntimas realmente porque, a día de hoy, poco se ha avanzado en lo en sus escritos o en sus intervenciones habladas. ¿Exceso que Artur Mas define como el grano del estatuto. No de pudor? ¿Un rasgo encomiable de piedad para con importa, habrá acuerdo. Pero el consenso será fruto no de quien nos produce tan pobre impresión? Tal vez, en alguuna convergencia, que algunos ingenuamente seguimos nos casos. Pero me temo que, en la mayoría, tras ese silencreyendo imposible, entre el nacionalismo y una fuerza cio se esconde la intención de no disminuir el crédito de que se sigue reclamando de la izquierda, sino el resultado quien, a pesar de todo, comparte la misma posición polítitáctico de la repulsión compartida por el enemigo común. ca, o, más prosaicamente, defiende idénticos intereses. Y Arropar siempre a los nuestros y no dar bazas al también el recelo a no acrecentar el del oponente. contrario, aun al precio de violentar los propios crite Uno de los nuestros Por una vez, la traducción esparios; he ahí la urdimbre sobre la que se tejen muchas ñola del título original de una película extranjera (en este decisiones y juicios políticos en España. Dos restricciocaso, del excepcional filme de Martín Scorsese Goodfenes mentales que empobrecen hasta la indigencia el disllas sí hacía honor a la propuesta argumental de la cincurso público en nuestro país y lo hacen predecible, ta. Por encima de la astucia cínica de Jimmy Conway (De reiterativo y condenadamente aburrido. Niro) o de la psicopatía primitiva y cruel de Tonny de -Atención, aquí seguridad: consumidor suicida circulando en dirección contraria a la caja