Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 8 1 2006 Los domingos 51 Antonio Fontana Autor de El perdón de los pecados Lluís Maria Todó Autor de Isaac y las dudas Manuel Francisco Reina Autor de La coartada de Antínoo ¿Sigue teniendo valor literario el pecado? Lo que debe tener valor es la calidad del texto. ¿O porque uno vaya de maldito es bueno todo lo que firma? Por mucho que griten los obispos, el pecado ha dejado de tener valor en la moral mayoritaria. La sociedad peca con mucha tranquilidad y con frecuencia El pecado tiene valor si se cree en él. En grandes rasgos es un lastre moral en todas las religiones monoteístas no exento de interés cultural y literario Heath Ledger y Jale Gyllenhaal en una escena de Brokeback Mountain de Ang Lee concepto de pansexualidad grecolatino sigue siendo revolucionario en nuestros días por libérrimo y sin etiquetas. Los recursos textuales y estilísticos de Safo, de Catulo o de Ovidio tienen más que ver en lo explícito con los autores que abordan estos temas desde hoy, que con los perseguidos autores del XIX o el XX como Wilde, Cocteau, Gide, etcétera. Tal vez porque como los que aspiramos a revivir los libérrimos de pensamiento no se planteaban preguntas de índole moral manido, y que se contestaban por el propio peso de su naturaleza, y que por ende tenían un correlato creativo evidente y sin censuras Pombo dice que la homosexualidad se ha ido aceptando a medida que la sociedad se ha hecho más laica, se ha ido desprendiendo de una moral religiosa y por lo tanto se ha hecho más ética. Como dice José Antonio Marina, las religiones se refinan cuando incorporan la ética. Toda religión lleva consigo una moral, pero se trata de una moral renegada, que sólo se purifica cuando se convierte en una ética relacional para todos los hombres. La ética mejora las religiones, les quita subjetividad para defender valores universales Escritor que nunca ha ocultado sus inclinaciones y que en su literatura ha volcado todas sus pasiones, incluidas las sexuales, Eduardo Mendicutti, gaditado como Reina (Sanlúcar de Barrameda, 1948) considera que el relato del amor homosexual ha evolucionado de lo oculto a lo visible, con etapas como las que se han recorrido de lo insinuado a lo explícito, de lo torturado a lo gozoso, de lo marginal a lo central, de lo acomplejado a lo orgulloso, de lo idealizado a lo testimonial y, ahora, con la llegada del matrimonio, de lo desregularizado a lo institucionalizado Para el escritor y periodista Antonio Fontana (Málaga, 1964) redactor de ABCD, el problema no es cómo ha evolucionado el trata- El baño turco de Ingres miento literario del amor homosexual- -que lo ha hecho, qué duda cabe- sino cómo va a seguir evolucionando, pues corre el peligro de banalizarse Por el contrario, para el novelista barcelonés Lluís Maria Todó (1950) que el viernes ganó el premio Josep Pla con El mal francés la evolución tiene que ir de forma inevitable hacia la banalización y trivialización, y en la medida en que las novelas tienen que ser un espejo a la orilla del camino la cuestión de la identidad sexual será cada vez más irrelevante. Lo que era un escándalo, la relación afectiva y sexual entre hombres y mujeres, dejará de ser relevante, dejará de tener interés. Siempre habrá novelas con protagonistas gays o lesbianas porque forman parte del paisaje, pero sus relaciones serán tan triviales como las heterosexuales. Habrá que buscar la relevancia en otros aspectos Todó ha llevado la cuestión de las relaciones homosexuales a un instituto en su último libro, Isaac y las dudas en el que una madre quiere que su hijo sea gay. La literatura propicia comportamientos y escenarios morales que después se hacen reales. Lo fundamental de la novela es que está dirigida a adolescentes, protagonizada por ellos. Tiene una visión de la homosexualidad positiva, no es un drama. Frente a la mayoría de los relatos, en mi novela no hay suicidios ni marginaciones ni rechazo. Se trata de un grupo de chicos en el que algunos dudan de sus inclinaciones y son amigos. Hay un sector de la clase que se muestra homófobo. Los personajes jóvenes son más simpáticos y listos que los mayores, que en su mayor parte están desorientados. Los jóvenes aceptan la homosexualidad con optimismo y naturalidad. Inteligencia emocional. Tiene algo de utópico, porque no hemos llegado tan lejos. Pero las cosas van muy de prisa y puede que sea así el año próximo La ética mejora las religiones, les quita subjetividad para defender valores universales