Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional ISRAEL, EN LA ENCRUCIJADA DOMINGO 8 1 2006 ABC VUELTA A LOS PRINCIPIOS ace un lustro, la victoria electoral de Ariel Sharón fue vista por muchos como una tragedia para Israel y un duro golpe a las esperanzas de paz en la región. Hoy, muchos de aquellos pesimistas vuelven a serlo por la razón opuesta. Sharón ha abandonado para siempre la escena política. Frente a quienes sostienen que no hay solución militar contra el terrorismo, conviene recordar que bajo la jefatura gubernamental de Sharón el terrorismo fundamentalista de Hamás y otros compañeros mártires fue virtualmente derrotado. En 2002, el año en que él ordenó la invasión de Cisjordania, 452 israelíes fueron asesiRAMÓN nados por terroristas PÉREZ- MAURA palestinos. Ese número se redujo a la mitad en 2003 y de nuevo a la mitad en 2004, año en que Israel asesinó sin miramientos a dirigentes terroristas como Ahmed Yassin y Abdel Rantissi. En 2005 fueron 45 los israelíes asesinados. En el mismo periodo de tiempo, el número de palestinos muertos en ataques de las fuerzas israelíes se redujo en un 75 por ciento, entre otras cosas porque cuantos menos israelíes morían, menos operaciones de represalia ejecutaba el gabinete judío. (Ver After Sharon W. S. J, 06- 01- 06) Sharón llegó a la oficina de primer ministro después de una carrera político- militar que le ha situado en el centro de la vida del Estado de Israel desde su creación. Quienes hemos paseado por Sabra y Chatila años después de las matanzas sobre las que Sharón tuvo una responsabilidad moral casi igual que el abyecto Elie Hobeika- -que las ejecutó- -hemos denunciado muchas veces su crimen. Mas en este último lustro prometió seguridad para Israel acompañada de duras para él concesiones a los palestinos. Eso fue exactamente lo que hizo. Primero les derrotó militarmente y después empezó a conceder. La actitud de fuerza de Sharón ha sido ilustrativa en otras áreas también. Frente a quienes aventuraron que sería imposible hacer prosperar la economía israelí mientras no se lograse un acuerdo de paz con los israelíes, Arik encomendó el Ministerio de Finanzas a su mayor rival político- -y compañero de partido- Benjamín Netanyahu. En estos años se han logrado unas reformas elogiadas incluso por los laboristas alineados con la ortodoxia estatista, pero que no lograban contestar las cifras producidas por las privatizaciones, la estabilidad monetaria, la reducción de impuestos, la reforma de las pensiones y otras mejoras. Su desaparición implica un rediseño del escenario político. Vuelta a los principios. Las ideas sobre las personalidades. Como sostiene Natan Sharansky, el más audaz pensador político del momento, conviene tener presente que, además de vencer a los terroristas, para hacer la paz hace falta tener enfrente a una Autoridad Palestina que encarne los principios y valores de la democracia. Algo que Arik no valoró H La Policía palestina realizaba ayer un ejercicio de operación antidisturbios en la Franja de Gaza REUTERS Sharón votará, vivo o muerto, en las elecciones palestinas del 25 de enero El estado del primer ministro es seguido paso a paso por la ANP coinciden en que la posible desaparición de Arik no debe afectar a los comicios, en cuarentena por la negativa de Tel Aviv a permitir el voto en Jerusalén J. CIERCO JERUSALÉN. Todo lo que pasa en Israel rebota hacia Palestina, y tiro porque me toca. Todo lo que acontece en Palestina se refleja en Israel, y vuelvo a tirar porque me vuelve a tocar. La interdependencia política de los dos vecinos sin ganas de serlo es absoluta, tanta que muchos observadores barajan la posibilidad de que la grave enfermedad que padece Ariel Sharón, primer ministro israelí que no palestino, por si hiciera falta aclararlo, sea la gota que colme el vaso hacia una suspensión, deseada por casi todos, de los comicios legislativos del 25 de enero. Las elecciones palestinas son un asunto interno palestino que en nada deberían verse afectadas por el estado de salud de Sharón dice desde la cárcel el cabeza de lista de Al Fatah, Maruán Barghuti. La cita con las urnas se mantendrá en la fecha prevista pase lo que pase con Sharón apunta por su parte el presidente de la ANP, Mahmud Abbas, quien como el primer ministro, Ahmed Qurea, se ha interesado de manera personal por la situación de Arik y le ha deseado a través de Ehud Olmert, jefe del Gob Abbas y Barghuti bierno interino, una rápida recuperación. Digan lo que digan Barghuti, Abbas, Qurea u otros líderes palestinos, la suerte que corra Arik afectará y mucho al desarrollo de sus elecciones. No hasta el punto de aplazarlas, lo más probable porque para la ANP hay motivos y deseos más que suficientes para ello, pero sí para que se demuestre que, vivo o muerto, el voto de Sharón contará y mucho en las urnas de Gaza, Cisjordania y ¿Jerusalén Este? En definitiva, tal y como dijo el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, en una entrevista concedida a ABC con motivo de la cumbre Euromediterránea de Barcelona el 29 y 30 de noviembre, Sharón es el único líder israelí capaz de hacer la paz con los palestinos Carrera por la sucesión Además, como reconoce el negociador jefe de la ANP, Saeb Erekat, la preocupación gira en torno al proceso de sucesión del primer ministro Israelí. No sólo en su propio partido, el Kadima, sino en el conjunto electoral hebreo: Esperamos que la competición que se abra para su- Si muere, cambiará el mapa político porque desaparecerá un criminal y un dictador dice Hamás cederle no sea a nuestra costa y no signifique más muros, más operaciones militares de castigo, más asesinatos, más ocupación, más hechos consumados Hasta Hamás se ha sumado a los análisis respecto al día después de Sharón: Si muere, sin duda, cambiará el mapa político de toda la región porque, entre otras cosas, desaparecerá un criminal y un dictador señala uno de sus portavoces, Mushir al- Masri, quien apunta que, suceda lo que suceda, la resistencia palestina no se detendrá porque no es ni ha sido contra Sharón, sino contra la ocupación judía de nuestra tierra Lo que sí pueden, en cambio, detenerse, aplazarse, suspenderse son, contra el deseo de Hamás y no por la enfermedad de Sharón, las mencionadas elecciones del 25 de enero. La Autoridad Nacional Palestina lo baraja sin disimulo. Su principal argumento: el más que seguro veto israelí al voto en Jerusalén Oriental. La realidad más o menos escondida, el caos y la anarquía que se viven en Gaza y Cisjordania y, sobre todo, por encima de todo, la multiplicación de los panes, los peces y los votos de los integristas de Hamás frente a la corrupción e ineficacia manifiestas de Al Fatah. Sea como fuere, la alargada sombra de Ariel Sharón, viva o muerta, se proyectará sin duda sobre la acera palestina. Como siempre, y tiro porque me toca.