Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 DOMINGO 8 1 2006 ABC Internacional Ariel Sharón será despertado hoy del coma para ver cómo responde su cerebro Leve mejoría del primer ministro israelí, que sigue en un estado crítico reunirá al Gobierno hebreo nada más conocerse las consecuencias de los daños sufridos por Arik para fijar las pautas y los posibles calendarios políticos JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Nunca un despertar de un primer ministro israelí será tan determinante. El equipo médico habitual de Ariel Sharón, quien ayer experimentó una leve mejoría dentro de su estado de salud crítico, se reunirá esta mañana en el hospital Hadassah de Ein Karem, en Jerusalén, para analizar la situación. La clave, despertar paulatinamente el cerebro de Sharón, en coma inducido y en cuidados intensivos, asistido permanentemente por un respirador. Para ello, los doctores que le atienden, que no descartan que el paciente salve su vida, reducirían la medicación de Arik Sólo con su despertar, insistía en la tarde de ayer en la puerta del centro clínico que dirige, el doctor Shlomo Mor Yosef, se podrán evaluar con exactitud las consecuencias de los daños sufridos en el cerebro del jefe del Ejecutivo, sometido a tres operaciones quirúrb Ehud Olmert gicas en 36 horas y víctima de una masiva hemorragia cerebral. Hay esperanzas a las que agarrarse, como el hecho de que, según Mor Yosef, el hemisferio izquierdo del cerebro de Sharón parece intacto Pero nadie con sentido de la responsabilidad, y dadas las circunstancias ese sentido sobra a borbotones entre los galenos que miman al primer ministro hebreo, se atreve a ir mucho más allá: Nosotros no reaccionamos según las expectativas que podamos tener sino según los hechos sentenció el doctor Mor Yosef, harto de la rumorología instalada bajo los toldos de las televisiones de medio mundo que rodean el hospital, que han lanzado a estas alturas a los cuatro vientos tanto la muerte de Sharón como su resurrección, pasando por una neumonía aguda desmentida ayer por los médicos. Policías israelíes, ayer ante la puerta de Damasco de la ciudadela de Jerusalén palabra. La última, si se confirma lo peor, Omri y Guilad Sharón. Lo que descartan incluso los más optimistas es que el jefe del Ejecutivo israelí retome sus funciones antes o después, ya que una hipotética recuperación llevaría muchos meses. No puede olvidarse, entre otras cosas, que hay convocadas elecciones generales en Israel para el próximo 28 de marzo. Así, Ehud Olmert seguirá hoy en primera persona las conclusiones médicas para que, en caso de que los galenos despierten el cerebro de Sharón y se confirmen los peores pronósticos, reunir de urgencia a su Gabinete y a sus colaboradores más estrechos para fijar las pautas y los calendarios políticos, tanto a nivel gubernamental y administrativo como en el seno del parti- Decisión de la familia Si una vez despierto se observa algún tipo de respuesta, las posibilidades de que salga con vida serán mayores. De no haberla, la decisión quedará en manos de la familia, de sus hijos, Guilad y Omri, quienes no han abandonado el hospital desde el ingreso de su padre. El doctor Mor Yosef tiene la penúltima UN CAPÍTULO EN LA HISTORIA JOSÉ BENARROCH. Director del Departamento de América Latina, España y Portugal en la Universidad Hebrea de Jerusalén ara explicar el significado de la posible desaparición de Ariel Sharón de la escena política en Israel hay que referirse a su trayectoria personal, a su íntima conexión con la historia de Israel y a su lugar actual en la política israelí. Muy cercano a Ben Gurión cuando era jefe de una unidad de comandos en los primeros años del Estado, general durante la Guerra de los Seis Días y verdadero salvador de Israel en la guerra del Yom Kippur, hace 33 años: cuando el Tercer Cuerpo de Ejército Egipcio había penetrado ya en el Sinaí y amenazaba las ciudades costeras en el centro de Israel, Sharón desobedeció las ordenes del Cuartel General, cruzó el canal de Suez en dirección a El Cairo y cortó así las líneas de abas- P tecimiento del Ejército Egipcio. Cuatro años más tarde, en 1977, Anuar el- Sadat, presidente de Egipto, aterrizaba en Israel comenzando un proceso de acercamiento que llevó a Egipto e Israel, dos enemigos tradicionales, a firmar un acuerdo de paz que sigue vigente. Esta paz con el más poderoso país árabe llevó a un cambio de mentalidad de árabes e israelíes y permitió, al cabo de 14 años, la Conferencia de Madrid y el actual proceso de acercamiento entre Israel y el mundo árabe, en general, y los palestinos en particular. Desde la guerra del Yom Kippur en 1973, la imagen política de Sharón sufrió altibajos. Su peor momento fue durante su periodo como ministro de Defensa en el Gobierno de Menahem Be- guin, cuando inició la guerra del Líbano, durante la cual tuvo lugar el trágico episodio de Sabra y Shatila, del cual fue culpado indirectamente por una comisión de investigación judicial que se formó al respecto. Su consiguiente exilio político tal vez lo llevó a una cierta metamorfosis y pasó a ser un firme partidario de los asentamientos, con la idea de que, instalados en territorio hostil, en torno a las ciudades fronterizas de Israel, asegurarían la paz. Pero, al igual que De Gaulle con Argelia y Nixon con China, su acceso al sillón de primer ministro, puesto que asumió con gran mayoría de votos en 2002, cambió su punto de vista. Su victoria arrasadora se produjo como consecuencia de la segunda Intifada. Eran días en que la interminable secuencia de atentados terroristas en Israel, y el gran numero de muertos que causaron, propiciaron la elección de quien era considerado el hombre fuerte de Israel, querido por la derecha y detestado por la izquierda. Su visión del camino político a tomar fue cambiando durante su ejercicio como primer ministro: Las cosas que se ven desde aquí no se ven desde allá dijo refiriéndose a que la responsabilidad del puesto imponía opiniones distintas. Se transformó de halcón en paloma al ordenar la salida de Gaza, que le granjeó una popularidad sin precedentes tanto en la escena nacional como en la internacional. Pasó a representar un puente entre la izquierda y la derecha, colmando el vacío político del centro y logrando un fuerte apoyo para las elecciones del próximo 28 de marzo. Ese centro está en peligro de desmoronarse con su enfermedad. Sus sucesores intentan evitar que otra vez se abra una brecha insalvable entre izquierdas y derechas.