Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional DOMINGO 8 1 2006 ABC Vicente Ripa Delegado del Gobierno en Navarra Vicente Ripa ha sido desautorizado esta semana por el ministro del Interior. La razón: calificar de gamberrada el ataque con cócteles molotov a una casa cuartel de la Guardia Civil El terror y la mala educación TEXTO: VIRGINIA RÓDENAS MADRID. Cuando hace un año y medio, el flamante delegado del Gobierno en Navarra comunicó su decisión de reducir a una sola pareja el número de guardias civiles que vigilan el perímetro de la sede gubernamental para acercar la institución a la ciudadanía eliminando cualquier factor intimidatorio para los viandantes -declaraciones recogidas literalmente por la prensa local- -gran número de pamploneses quedaron sumidos en la perplejidad y otros pasaron directamente al estadio de la preocupación. No se podían explicar la decisión de este socialista navarro, de 60 años, natural de Miranda de Arga, y catedrático de instituto- -su último magisterio lo ejerció en el Torre Basoko de la capital Navarra- y menos las razones esgrimidas del presunto distanciamiento de la población con sus instituciones a cuenta de la visión de los números de la Benemérita. Pero como él mismo apostilló meses después la retirada de las patrullas no fue algo complejo. Cuando uno toma una decisión política y está convencido de ello, no hay dificultades que valgan. Se hace y ya está Una firme determinación que parece ser el acicate que ha llevado a Vicente Ripa, casado y con dos hijas y que en 1995 desempeñó el cargo de director ge- rente del Instituto Navarro de Deporte y Juventud, a tomar sus últimas resoluciones. Autorizar el pasado 18 de diciembre un homenaje a terroristas de ETA en la localidad de Berriozar, donde alrededor de setenta personas profirieron gritos a favor de la banda- -en general- -y de un acólito de los criminales recién excarcelado, en particular, mientras portaban fotos del asesino del subteniente Casanova, el vecino acribillado en el pueblo. Luego, ordenar una investigación y posterior expediente contras dos agentes del Benemérito Instituto que presuntamente, y según testimonio de algunos vecinos, hicieron desaparecer una figura del Olentzero- -carbonero que según la tradición vasca lleva regalos a los niños- -de la plaza Mayor de Areso por lo que se enfrentan a una pena máxima de separación del servicio. Y, por último y hasta el momento, a primero ocultar y después hacer pasar por un no saber estar y una gamberrada los ataques con cócteles molotov contra la casa cuartel de la Guardia Civil en Sangüesa (donde, por cierto, los sanguinarios etarras acabaron con la vida de sus últimas víctimas mortales, los policías nacionales Julián Embid y Bonifacio Martín) Precisamente el alcalde, también so- Vicente Ripa, delegado el Gobierno en Navarra cialista, de este último municipio le ha mostrado su intranquilidad no sólo tras los ataques al edificio del Instituto Armado, sino porque desde el mes de agosto han sido incendiados en su pueblo once contenedores y un coche, un no saber estar contagioso que se ha extendido como una mancha de aceite por la geografía navarra para alarma de los grupos ciudadanos que pelean cada día, y desde hace años, por la libertad de todos y que también han visto cómo las amenazas contra ellos, que habían cesado, han vuelto con una ira revitalizada. Ellos, las víctimas, dicen simplemente que los criminales se JAIME GARCÍA han ido para arriba Pero, Ripa, que ha visto como el propio ministro del Interior, José Antonio Alonso, le desautorizaba atribuyendo al entorno de ETA los últimos ataques, mantiene un optimismo envidiable: Mi principal deseo para el 2006- -ha manifestado- -es la consecución de la paz y brindaría agustísimo este año si se lograra alcanzar lo que entra dentro de sus más que factibles predicciones conforme a los designios de sus videncias: Veo- -ha declarado- -ciertos movimientos del mundo de la violencia en esa dirección Lo ha dicho ya está Vicente Ripa. Son ya 158 los muertos en las carreteras desde el inicio de la Navidad, 21 más que el año pasado ABC MADRID. Desde el pasado 23 de diciembre, víspera de Nochebuena, y a falta de 24 horas para que concluya el dispositivo especial de Tráfico de Navidad, el número de personas fallecidas en las carreteras españolas se eleva a 158. En concreto, son ya 21 muertos más que en el mismo periodo vacacional del año pasado, cuando perdieron la vida 137 personas. En las últimas 48 horas se habían registrado nueve accidentes, que se saldaron con diez víctimas mortales, tres heridos graves y tres leves, según informaron fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT) Sólo ayer, cinco personas perdieron la vida en cuatro accidentes de tráfico. En total, desde que empezó la operación especial de Navidad y hasta ayer se han contabili- zado 137 accidentes, con 77 heridos graves y 80 leves, según las mismas fuentes. Desde el año 2001, que se registraron 222 muertos en las carreteras españolas durante el periodo navideño, la siniestralidad ha ido descendiendo. De esta forma, en 2002 fueron 204 las personas que perdieron la vida, en 2003 fueron 195 y en 2004, 137. En esta ocasión, sin embargo, la tendencia se ha invertido y ha vuelto a aumentar la siniestralidad. La Dirección General de Tráfico preveía 18 millones de desplazamientos por carretera durante esta operación de Navidad, que finalizará la próxima medianoche. Para hoy, por lo tanto, se esperan miles de desplazamientos que podrían complicarse con las malas condiciones meteorológicas, por lo que La lluvia pudo ser la causa de algunos de los siniestros de estos últimos días Tráfico pide prudencia a los conductores. Aunque el Instituto Nacional de Meteorología sólo mantenía anoche la alerta por precipitaciones en la Comunidad Valenciana y la situación empezó a normalizarse en el resto de España, aún continuaban cerrados al tráfi- EFE co por la nieve dos puertos de las carreteras secundarias, el de Navafría, en Madrid; y el de Luada, en Cantabria. Además, era necesario el uso de cadenas en Peñanegra (Ávila) Lunada, (en su parte de Burgos) La Ragua y El Collado del Veleta (ambos en Granada) y Valdelinares (Teruel)