Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional DOMINGO 8 1 2006 ABC El acto en defensa de la unidad de España organizado por el Foro de Ermua en Madrid el pasado mes de noviembre tendrá continuidad en otras convocatorias El constitucionalismo cívico planta cara en 2006 a la ofensiva soberanista en Cataluña y el País Vasco El Foro de Ermua convocará una batería de movilizaciones en defensa de la unidad de España b Trar la desmovilización provo- cada por la ausencia de asesinatos de ETA, los grupos cívicos no desisten para recordar que la falta de libertad sigue vigente BLANCA TORQUEMADA MADRID. La ofensiva del proyecto del Estatuto en Cataluña y la inesperada resurrección del plan Ibarretxe con el PSE escorado hacia el pacto de Estella según el reproche de militantes socialistas desencantados y sin capacidad de respuesta interna, va a toparse con la contestación constitucionalista, a través de la respuesta firme y cualificada que articularán las plataformas cívicas a lo largo de 2006. El Foro de Ermua, la Fundación para la Libertad e incluso Basta Ya (aunque arrastra problemas internos) están dispuestas a dar la batalla por la idea de España y por unos consensos mínimos para la cohesión y la convivencia. Estas entidades creen imprescindible superar las contradicciones que han minado su labor desde que el PSOE llegó al Gobierno y esperan que sus ideas vayan calando capilarmente en la sociedad, especialmente en el País Vasco y en Cataluña, según explica Inma Castilla de Cortázar, portavoz del Foro de Ermua. El giro del Partido Socialista de Euskadi hacia posturas soberanistas y la desmovilización provocada por el ya dilatado lapso en el que no se han producido atentados mortales de ETA han tenido efectos letárgicos en una parte de los ciudadanos, por lo que, dice Castilla de Cortázar, es más necesario que nunca el rearme moral frente a la tentación de cerrar los ojos y de acomodarse en el aquí no pasa nada o estamos de maravilla cuando cientos de miles de vascos continúan viviendo amenazados y sin libertad. Que no haya habido asesinatos no anula la dictadura nacionalista ni la convicción de que a los terroristas no les puede salir gratis todo el daño causado Llamamientos a los ciudadanos Por ello el Foro de Ermua prevé movilizaciones ciudadanas que arrancarán el próximo 21 de enero en Pamplona en el paseo de Sarasate, con la lectura del manifiesto Por la unidad de España, por la igualdad y la solidaridad de todos a cargo del antropólogo Mikel Azurmendi. En realidad- -recuerda la portavoz del Foro de Ermua- -estas convocatorias son consecuencia de la que ya celebramos el 5 de noviembre en la Puerta del Sol. Vamos a seguir en la brecha para vender la idea de Espa- ña como valor de convivencia, frente a las ideologías reduccionistas. España nos aporta todo y no nos quita nada Además del acto de Pamplona, ya está convocado otro en Barcelona con participación de Convivencia Cívica Catalana y Ciutadans per Catalunya (la plataforma de Albert Boadella y Arcadi Espada) y un tercero en la plaza Mollúa de Bilbao el 18 de febrero. Se trata de eslabones de una cadena que el Foro de Ermua quiere cerrar con una gran manifestación en Madrid en primavera y que estarán sincronizados con los pasos que vaya dando el Estatuto catalán Entretanto, Basta Ya se mantiene en un compás de espera y se refugia por ahora en su página web hasta que se resuelva el debate interno en el que está sumida la organización. Fuentes conocedoras de estos grupos cívicos explican que hasta hace poco el Foro de Ermua había sido casi una entelequia sin apenas base social, espe- cialmente en el País Vasco, mientras que Basta Ya sí era una realidad en la calle, en los funerales, en el asfalto aún salpicado por la sangre de los asesinados. El Foro ejercía como puntal ideológico, pero Basta Ya funcionaba como puente tendido en donde se superaban las diferencias de la militancia. De hecho, se puede considerar que fue el embrión del Pacto Antiterrorista, porque el movimiento cívico antecedió al político, en el acercamiento, a través de esta organización, de gente del PP y del Partido Socialista Su vitalidad se afianzó por las expresiones tangibles de confianza mutua: el Gobierno del Partido Popular respaldaba a una organización con una base mayoritaria de militantes de la izquierda. Por eso todo se rompe cuando el PSOE alcanza el poder. Surgen dudas, pierden ese apoyo y además el Gobierno exige unos márgenes de confianza por afinidad ideológica para su política antiterrorista Tras el caso Savater Los actos darán réplica a posibles excesos en el Estatut y a una eventual resurrección del plan Ibarretxe En esa situación de incertidumbre, ABC reveló la reunión de José Luis Rodríguez Zapatero con el filósofo Fernando Savater y con el periodista José María Calleja, dos de los miembros más activos de Basta Ya. Como resultado del monumental escándalo de opinión pública desencadenado por la no-