Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 8 1 2006 Nacional 19 La Guardia Civil halla explosionada la bomba que ETA colocó en Huesca La ilegalizada Segi coloca carteles contra la patronal vasca y medios de comunicación ABC ZARAGOZA. Agentes de la Guardia Civil localizaron ayer los restos de la explosión de una bomba colocada por ETA en una subestación eléctrica situada entre las localidades oscenses de Aratorés y Borau. El aviso de la existencia del artefacto explosivo en nombre de la banda terrorista motivó que a última hora del viernes las Fuerzas de Seguridad montasen un dispositivo de búsqueda que finalizó con éxito en la mañana de ayer. La bomba era de poca potencia, como lo demuestra el hecho de que ni siquiera provocó una interrupción del fluido eléctrico. Lo aislado del paraje provocó que la explosión no fuera escuchada. En este sentido, la alcaldesa de Castiello de Jaca, municipio al que pertenece Aratorés, Esther Franco, señaló que se percibió alguna vibración de cristales en la noche del jueves al viernes, sin que se vinculase a ninguna explosión o accidente. Esta bomba, el tercer artefacto que ETA quería explosionar en Aragón an- tes de Reyes, junto con los del Parador y la antena de telefonía de Sos del Rey Católico, pudo, en efecto, haber explotado en la noche entre el jueves y el viernes, pocas horas después de ser colocada. En medios de la lucha antiterrorista se apunta la posibilidad de que los etarras autores de la colocación de estas tres bombas en Aragón se hubieran desplazado desde el País Vasco o Navarra. Mientras, en varios municipios vascos aparecieron ayer carteles firmados por la ilegalizada Segi contra Confebask, el consejero de Interior, Javier Balza, PNV, PSE y varios medios de comunicación. Los carteles recogen frases como Errepresioa guztien gainetik (Por encima de toda represión) Borrokaz aske biziz (Vivir libres en la lucha) e Independentzia (Independencia) Segi es la formación ilegalizada continuadora de Jarrai y Haika, que integran jóvenes del entorno de banda terrorista ETA. Un guardia civil inspecciona la subestación eléctrica EFE