Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 7 1 2006 Los sábados de ABC 91 VIVIMOS COMO SUIZOS ROSA BELMONTE EL ARTISTA DEL MARTILLO De estos delitos nacen esos pliegues tan rebeldes, que no domestican ni el régimen, ni el ejercicio físico cos, los nervios, los músculos y la piel. No se trabaja más que una cantidad determinada de grasa (300 cc) para que no circule por el organismo más de la que puede eliminar por sí solo. Para más seguridad, está conectado con un video computerizado que visualiza los adipocitos que se van rompiendo y así se controla exactamente la grasa tratada, en tiempo real. ¿Duele? No se siente absolutamente nada. El método no implica bisturí, ni pinchazos. El organismo colabora en la eliminación de la grasa La Gioconda hirsuta de Duchamp. Qué historias del arte malmente 2 sesiones (el precio disminuye proporcionalmente con cada sesión) dejando transcurrir un intervalo de cuatro semanas. a Gioconda (s. XVI) vive asediada como una mona de feria tras un cristal en París. Lo mismo le pasa a Nefertiti (1338 a. C. en Berlín. Los pedruscos de Stonenghe (sin datación exacta, pero hace un porrón de años) ya no se pueden tocar porque tienen un cordón protector a prueba de quien quiera escribir Tom quiere a Kate dentro de un corazón. Sin embargo, la obra de arte más influyente del siglo XX es más accesible que Sharon Stone (otra obra de arte del siglo XX) Me refiero al urinario de Marcel Duchamp, por supuesto. Quizá el objeto llamado Fuente que el artista mandó en 1917 para una exposición a la galería Grand Central de Nueva York, no merezca a quien corresponda más protección que una papelera. O sea, que si un tipo en 1993 (antes de ser catalogada la cosa por 500 artistas y críticos como la obra más influyente del siglo pasado) ya había intentado cargarse el mingitorio con la firma de R. Mutt, nada más empezado el 2006 puede volver a emprenderla a martillazos y desconchar un pedazo del pedazo de obra de arte. El mingitoricida no sólo es reincidente sino artista. Probablemente sea cierto. Y no hay mejor sitio donde dar rienda suelta a su arte que una muestra sobre el dadaísmo en el Centro Pompidou. Era el propio Duchamp quien creía que cualquier objeto puede ser una obra de arte si el artista lo declara como tal, lo saca de su hábitat y lo planta en una galería o en un museo. Cuando le rechazaron su pieza en Nueva York, escribió que no tenía importancia si el señor Mutt había fabricado la obra, que lo importante era que la había elegido y desprovisto de su original sentido práctico, le había dado otro nombre y le había creado un nuevo significado. Supongo que lo mismo pasará con la acción de atacar a martillazos un urinario. Sólo falta dar un nombre a la performance y listo. Aunque quizá el señor del martillo esté más cerca del art brut de Jean Dubuffet. Como diría Dalí, esto que he hecho ni sé lo que es, pero está lleno de significado Tan lleno (de significado y de otra cosa) como Mierda de artista de Piero Manzoni (90 latas de conserva numeradas) O las locuras de la francesa Orlan, que se somete a operaciones y las graba en vídeo. O Marina Abramovic y Ulay, que caminaron 2.000 kilómetros a lo largo de la Gran Muralla China comenzando cada uno en un extremo hasta encontrarse. Plas, plas, plas. Cuando restauren Fuente y piensen en volverla a exponer hay dos posibilidades: protegerla con un cristal o poner muchos martillos para que el público se sirva y haga el artista. ¿Cuál es la diferencia con una lipoescultura ultrasónica? Esta es un procedimiento quirúrgico que consiste en licuar la grasa con los ultrasonidos para poder extraerla con cánulas después, y esto supone incisiones en la piel. Tiene la ventaja de que se puede sacar mucha más grasa (alrededor de 2 litros) La desventaja, además de los inconvenientes de una operación- -anestesia, 24 horas de ingreso- -es el riesgo de mala retracción de la piel en mayores de 40 años. Se podría comparar con una mesoterapia en cuanto al resultado estético, pero sin el inconveniente del dolor. L ¿Se puede hacer vida normal? Completamente. Las únicas recomendaciones, en la primera semana, son caminar de 30 a 45 minutos y no tomar alimentos ricos en grasa y proteínas ¿Se puede combinar con otros tratamientos reductores? Se puede y se debe. El resultado es mejor si se complementa con masaje linfático, endermologie (LPG) o el sistema vela porque aceleran la eliminación de la grasa disuelta por el cuerpo. ¿Contraindicaciones? Embarazo, lactancias, marcapasos, problemas de coagulación, hernia abdominal y cicatrices hundidas en la zona del tratamiento. No conviene a personas con colesterol o triglicéridos altos- -ya que la grasa de los adipocitos circula, aunque sea poco tiempo, por el cuerpo- ni a aquellos con problemas hepáticos, porque se elimina por el hígado. ¿Precio? Oscila entre 600 y 3.000 euros, según la zona a tratar y el numero de sesiones. ¿Dónde? En Madrid: Clinica Ordás: Padre Damián, 39. Tel. 913431431; Dr. Pedro Jaén: O Donell, 41. Tel. 914317861; IML: Almagro, 36, Tel. 91 319 83 80. En Valencia: Centro Dermatológico Estético: Alonso Cano, 51. Tel. 965140460 ¿En qué zonas del cuerpo es efectiva? En abdomen, caderas, espalda, pliegue subglúteo (la banana en la parte inferior de las nalgas) y cara interna de los muslos y rodillas. En los hombres, además de lo dicho, se puede hacer en mamas prominentes. La Clínica Ordás ha comprobado que los mejores resultados se consiguen en la tripa, glúteos y cartucheras. ¿Cuánto dura una sesión? Dependerá del número de disparos que hagan falta, pero entre 1 y 2 horas. ¿Cómo funciona exactamente? El aparato emite unos ultrasonidos imperceptibles que se dirigen al tejido adiposo, de tal forma que rompen el adipocito. El propio organismo se ocupa de eliminar la grasa por la orina y vía hepática. ¿Es seguro? Sólo se rompen las membranas de los adipocitos, permaneciendo intactos los vasos sanguíneos y linfáti- ¿Cuántas sesiones se necesitan? De 1 a 3. El número está en función del acúmulo de grasa que se quiera perder. En las cartucheras se requieren nor-