Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 7 1 2006 35 Inmovilizan 15 juguetes peligrosos que se vendían en varias tiendas de Todo a cien El Ayuntamiento ahorra 2.200 millones de litros de agua desde julio por la alerta de sequía Dos Centauros inspeccionan un coche sospechoso perteneciente a unos jóvenes Ocho de cada diez detenidos son extranjeros, el 25 de la población Hablar de la alta incidencia de la población extranjera en la tasa de delitos no es políticamente correcto, pero, en algunos casos y con las cifras en las manos, el debate no es baladí. Carabanchel es el segundo distrito más poblado de la capital, por detrás de su vecino de Latina. De sus aproximados 260.000 habitantes, entre el 25 y el 30 son de origen extranjero, siempre hablando de personas en situación legal en España. Según las estadísticas policiales, alrededor del 80 por ciento de las detenciones practicadas en el distrito son de personas de origen extranjero. Una cantidad muy alta; sobre todo, si la comparamos con el porcentaje de población de este tipo con que cuenta el barrio. Dentro de los delitos en general, el más denunciado en Carabanchel es el de robo con fuerza en el interior de los vehículos. Entre las faltas, las reyertas se llevan la palma. El hecho delictivo que más alarma despierta entre la población es el robo con violencia e intimidación, y las principales detenciones que se practican están relacionadas con extranjería y malos tratos. De hecho, resulta muy preocupante el altísimo nivel de casos de violencia doméstica, que en un 90 corresponden a inmigrantes, sobre todo, latinos. En cuanto al perfil de los delincuentes nacionales, la mayoría de ellos son toxicómanos, y las zonas más conflictivas del distrito corresponden a los barrios del Alto de San Isidro y el del Pan Bendito. El saldo de la víspera del Día de Reyes arroja, entre la problemática más relevante, nueve detenciones en total: dos, por delitos de extranjería; una, por incumplimiento de sentencia (orden de alejamiento) dos, por malos tratos; uno, por hurto; dos, por atentado a agente de la autoridad, y uno contra la salud pública (tráfico de drogas) Entre los palos del día están cuatro robos con violencia e intimidación; uno con fuerza en domicilio; otro de hurto; dos de daños en el patrimonio; cinco robos de vehículos; siete robos en vehículos; 13 faltas por hurto, y cinco, por daños. En el día a día, Carabanchel cuenta con 222 agentes, 37 de ellos en prácticas. REPORTAJE FOTOGRÁFICO: DANIEL G. LOPEZ chicos, que reconocen que la Policía les ha parado decenas de veces, aunque a ninguno les consta antecedentes. Para nosotros es una rutina que nos pidan la identificación ¡Hazme sangre, así te denuncio! El alcohol, esa droga que todos toman, puede hacer (y lo consigue) perder la percepción de la realidad. Así es cómo un ciudadano ecuatoriano, acompañado de un amigo boliviano que va midiendo las esquinas, terminará la noche en el calabozo. Ha salido a la calle, después de beber cuatro litronas a comprar más bebida aún. Son las dos de la madrugada, y el hombre no quiere obedecer a los agentes del Orden. Se dirige a ellos en un tono chulesco, has- ta el punto de responder, cuando le preguntan si está en situación legal en nuestro país: ¿Tú te crees que si no tuviera papeles te iba a estar hablando como lo estoy haciendo? Pero el sujeto va a más, y se niega a separar las piernas y mantener las manos en alto, apoyadas en la pared. Se enfrenta a dos agentes. Conoce bien sus derechos, pero no sus obligaciones: ¡Pégame! ¡Hazme sangre, hazme sangre, y así te puedo demandar! grita, poseído por un odio irracional. Al final, tiene que ser reducido por los agentes y, con las manos en los grilletes, conducido a la comisaría. Los Reyes Magos le han regalado un delito por atentado a agente de la autoridad. Al oficial, heridas en una mano.