Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 7 1 2006 23 Schwarzenegger quiere apaciguar a los californianos con un giro al centro ante los comicios de noviembre Chávez regala el dinero en el exterior mientras las infraestructuras venezolanas se desmoronan El telepredicador Pat Robertson dice que es un castigo divino ABC WASHINGTON. El conocido telepredicador estadounidense Pat Robertson sugirió ayer que el derrame cerebral sufrido por el primer ministro israelí, Ariel Sharón, es un castigo divino por haber ordenado la retirada de las tropas israelíes de la Franja de Gaza. Estaba dividiendo la tierra de Dios y yo digo: ¡pobre cualquier primer ministro de Israel que tome una medida similar para apaciguar a la Unión Europea, a las Naciones Unidas o a Estados Unidos! afirmó Robertson en su programa. Las cuanto menos poco caritativas declaraciones de Robertson se suman a las expresadas la víspera por el presidente iraní, en las que Mahmud Ahmadineyad hacía votos por una pronta muerte de Sharón. En esa línea se manifestaron líderes radicales palestinos en Gaza y Cisjordania, que pidieron una muerte lenta para Sharón. La leonina paz del halcón Arik de villano durante años a héroe desde hace unos meses b La evacuación de Gaza propició su paseo triunfal por la alfombra roja de la ONU. Pero sus planes para Cisjordania son tan duros como su controvertido pasado J. CIERCO JERUSALÉN. Nos vamos de Gaza (no se fueron del todo, sigue bajo su control el espacio aéreo y marítimo) para quedarnos con Cisjordania Aquellas palabras al diario Haaretz de Dov Weisglass, particular, intransferible y personal ministro de Exteriores en la sombra de Arik unos meses antes de llevarse a cabo la histórica evacuación de los colonos y la salida de los soldados israelíes de aquel territorio ocupado desde 1967, son sacadas a colación por cualquier interlocutor palestino al preguntársele si la desaparición política de Ariel Sharón cerrará de golpe y porrazo en la región la puerta a la esperanza y quién sabe si a la paz. Mucho antes de caer gravemente enfermo, el primer ministro de Israel, otrora monstruo de tres cabezas perdido en el desierto se había convertido en el principal bastión a una solución negociada en la región. cuación israelí de la Franja mediterránea de este verano pero también, por boca de Weisglass, y por los hechos consumados, tan tozudos y malintencionados ellos, que un futuro bien distinto, y no precisamente pacífico, le aguardaba a Cisjordania. Sin bucear demasiado en su pasado, basta hacerlo en el presente, algunos de esos hechos consumados, de las políticas de Arik de la estrategia avanzada para después de las elecciones del 28 de marzo en las que pensaba arrasar, dejan bien a las claras que esa paz que algunos analistas olvidadizos asocian a la oronda figura de Sharón era o sería demasiado particular, personal, sionista. Bastan algunos ejemplos, que no todos. Desde su llegada al poder en 2001, también después de la evacuación de Gaza, no se ha detenido la anexión de Jerusalén Este y de los asentamientos cercanos al Estado, cuya capital, no reconocida por la comunidad internacional, seguirá siendo eterna e indivisible por mucho que la reclamen los palestinos. un Estado palestino viable, contiguo y continuo. A ello habría que sumar el muro ilegal que se construye en parte de territorio ajeno. Todo con el objetivo de crear lo antes posible y de manera unilateral las nuevas fronteras de Israel. Hecho consumado que luego será el principal escollo en una negociación imposible entre las partes. Sin olvidar el control garantizado de Israel de los principales acuíferos de la zona; de los espacios aéreo y marítimo de Gaza; de la intensificación de la colonización, en contra de aquella Hoja de Ruta, parida bajo la anestesia israelí (14 de sus puntos clave fueron rechazados por Tel Aviv) y enterrada con el año que acabamos de comenzar, aunque nunca asomó demasiado la cabeza de la trinchera. Refugiados palestinos Por no hablar de los refugiados palestinos de regreso utópico; de los presos liberados a cuentagotas mientras otros activistas son encarcelados a puñados; de la conexión desviada entre promesas incumplidas entre Gaza y Cisjordania; de la libertad militar israelí para regresar, por razones de seguridad, al mismo sitio del que marcharon, como lo muestra la creación de una zona de seguridad en el norte de la Franja para tratar de evitar el lanzamiento de cohetes Qassam Sharón, postrado en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Hadassah de Jerusalén, no es el mismo que aquel general de hace décadas, pero sus planes de paz no se parecen tampoco demasiado a lo que estos días se repite, aquí y allá, sin prudencia alguna y con evidente ceguera. Ciudades en territorio ocupado El primer ministro hebreo, ya en campaña con su nuevo partido, Kadima, hablaba de realizar una vez más concesiones dolorosas en Cisjordania, habitada por 250.000 colonos judíos (más de 400.000 si se suma el Este de Jerusalén) y poblada de bloques de asentamientos, verdaderas ciudades en territorio ocupado. Así, Sharón apostaba por evacuar en principio las colonias aisladas y de difícil y cara protección militar, manteniendo las otras, la gran mayoría, lo que haría imposible la creación de da en forma, si es posible tras los comicios, de Ministerio de Exteriores. Olmert y Peres se comprometieron a trabajar juntos, a recoger el legado de Arik y, caso de poder formar Gobierno porque así lo decida un electorado que, pese a lo que digan las encuestas hoy, estará muy dividido dentro de dos meses y medio, a aplicar su misma receta: luchar contra el terrorismo sin dejar de esforzarse por reanudar el proceso de paz con los palestinos. Oscarizado en la ONU De no querer ser recibido en gran parte de las capitales occidentales pasaba a ser invitado a todas ellas. De no pisar la sede las Naciones Unidas, paseaba oscarizado por su alfombra roja antes de recibir el aplauso sincero de parte de la comunidad internacional, no de la musulmana. Queda dicho lo histórico de la eva- Incertidumbre en todo el mundo La incertidumbre política que se ha adueñado de Israel es de tal calibre que ha traspasado fronteras, llegando por supuesto a la acera de enfrente palestina, todo lo que pasa en uno u otro lado influye y mucho, al conjunto de Oriente Próximo y a las principales capitales occidentales. Como muestra, los repetidos e incesantes mensajes enviados desde los cuatro puntos cardinales interesándose por la salud de Sharón. Desde la Casa Blanca al Vaticano; de Buenos Aires a Moscú, de Madrid a Tokio... Y así en casi todos los centros de poder políticos internacionales. Mientras se aceleran los acontecimientos, o no, Israel se recoge, quizás hoy algo más que de costumbre, en un sabat en el que algún que otro fiel intentará hacerle una pequeña trampa a Dios para encender su televisor o aparato de radio y poder seguir, minuto a minuto, como así ha sido desde que fuera ingresado en el hospital, las últimas noticias sobre el delicado estado de salud de Ariel Sharón. Manifestantes de Hamás, ayer en Gaza, hacían votos por una pronta desaparición del primer ministro israelí AP