Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Espectáculos VIERNES 6 1 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO entrevista a SAM MENDES director He querido observar la guerra de cerca Sam Mendes se ha convertido, con tan sólo dos películas en su currículum, en uno de los directores más respetados de Hollywood. Ahora vuelve con Jarhead un filme en el que retrata la Operación Tormenta del Desierto ROSA GAMAZO Tras su estrepitoso éxito con American Beauty Sam Mendes entró por la puerta grande en un Hollywood siempre ávido de nuevos talentos. Habiéndose dedicado siempre al teatro tanto en Gran Bretaña como en Estados Unidos, y abrumado en cierta forma por el éxito de su primera película, Mendes esperó dos años para sentarse de nuevo en la silla de director, en esta ocasión para dirigir a uno de los grandes de la ciudad del Oropel, Tom Hanks. Camino a la perdición no tuvo tanta suerte con el tío Oscar (sólo consiguió uno a la mejor fotografía) comparada con American Beauty que se llevó cinco estatuillas, pero se confirmó sin duda alguna que Mendes era madera de buen director. Tras sus dos primeras películas, ahora prueba suerte con un género arriesgado, el bélico. Jarhead está basada en un bestseller del ex marine Anthony Swofford, que narra sus experiencias durante la Operación Tormen- ta del Desierto, en la primera guerra de Irak. Un viaje a las mezquindades de la guerra y sus oscuras manipulaciones de la mente. La película está protagonizada por Jake Gyllenhaal, Peter Sargaard, Jamie Foxx y Lucas Black, y se rodó casi íntegramente en California, donde Mendes encontró paisajes similares a los que acogieron la Operación Tormenta del Dsierto. ¿Qué es lo que le inspiró para hacer esta película? -Después de mis dos anteriores filmes me apetecía hacer algo diferente y fresco. Es cierto que tienes presión al haber hecho películas con un cierto estilo y que han funcionado en la taquilla y ante la crítica. La gente espera en cierta forma algo similar, pero tras Camino a la perdición me tomé un par de años sabáticos y decidí que lo siguiente que quería hacer sería algo totalmente distinto. Cuando leí el libro de Anthony Swofford, me encantó y empecé a pensar cuál sería la mejor manera de llevarlo a la pantalla sin caer en ideas preconcebidas. ¿Se ha inspirado en alguna película de guerra en particular? -No en la apariencia, pero quizá sí en lo que algunas de ellas me han hecho sentir, como El cazador o las que se han hecho sobre la guerra de Vietnam. Todas éstas se me pasaron por la cabeza mientras rodé Jarhead -Habla de dos años sabáticos. ¿Fue debido al éxito de su ópera prima? -Necesitaba tomarme un descanso, no tanto por el éxito de American Beauty sino porque llevaba veinte años haciendo teatro sin parar. Tuve un hijo y me apetecía pasar tiempo con él. A veces me fijo en gente como Soderbergh o Spielberg, que no paran. Spielberg hace hasta dos Mi película películas al año. Yo deja un final no podría, aunque me encantaría ser capaz abierto. No de hacerlo. Especialtodo es mente con una pelícublanco o la como Jarhead de la que no sabía nada. negro Sólo había leído el libro y tuve que trabajar mucho en la investigación. Seis meses intentando entrar en las mentes de los marines y rodando. Todo esto cansa sobremanera. ¿Cómo llevó a cabo esa investigación con los marines? -Pasé mucho tiempo hablando con ellos. Fui a Camp Pendleton (en California) para conocerles y en el rodaje me rodeé de marines. Jim Diva es un marine que ha sido crucial para la película. Sin la ayuda de ellos no creo que hubiera sido capaz de hacerla. Contaba además con una ventaja añadida, porque muchos de los marines con quienes hablé habían luchado en esa guerra, con lo cual sabían de primera mano lo que decían. ¿Qué opinion tiene acerca de la guerra de Irak? -Considero que no debe- ríamos estar allí, pero esto no tiene nada que ver con mi película. Mi película va sobre la Operación Tormenta del Desierto. Algo previo al clima político que se vive en estos momentos. Mi película deja un final abierto, como cualquier película de guerra que se precie. No todo es blanco o negro. ¿Es cierto que el papel que interpreta Peter Sarsgaard es la mezcla de tres personajes del libro? -Sí, es cierto. No elegí a ningún actor hasta casi empezar a rodar la película, porque en el guión el personaje era bastante joven y no me acababa de cuadrar. Así que decidimos hacerlo un poco más mayor. Peter era perfecto para el papel. ¿No es un tanto extraño hacer una película de guerra donde sólo muere una persona? -Sí. Tuve en cuenta que quería hacer una película donde preparas a hombres para ir a la guerra y luego, por decirlo de alguna manera, extraes la guerra. Lo que ocurre entonces es que puedes observar la guerra de cerca. No es una película sobre el combate o la lucha. Es más la observación de lo que ocurre después, cómo se queman los pozos de petróleo, etcétera. El público, en cierta forma, espera los subidones de una película de guerra con el combate y la lucha física. En esta película no hay lucha. Si alguien quiere ver a gente luchando, que se vaya a ver una sobre Vietnam. En la guerra del Golfo no hubo lucha física. Si se quiere algo más psicológico, le gustará Jarhead ¿Qué le resultó más complicado al rodar Jarhead? -Lo más difícil fue a la