Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 6 1 2006 Sociedad 49 Ciencia El creacionismo o diseño inteligente se da por vencido en las aulas del estado de Pensilvania Los padres de once alumnos acudieron a los tribunales para denunciar las maliciosas enseñanzas b Los estudiantes de las escuelas de Dover (Pensilvania) no tendrán que estudiar la teoría del creacionismo antes de alcanzar el noveno grado (3 de la ESO en España) JOSÉ LUIS DE HARO. SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. El C onsejo Escolar del distrito accedió el pasado martes a retirar su controvertida política educativa, que atribuía la existencia de los seres vivos a la obra de un diseño inteligente o creador como una alternativa a la teoría científica de la evolución de Darwin, que afirma que el ser humano procede de los primates. La votación a voz alzada y con total transparencia por parte de una renovada cúpula directiva educativa del distrito acabó de un plumazo con la aspiración del diseño inteligente de alcanzar el calificativo de ciencia para quedar relegado a los libros de historia. Esto es lo que hay, caso cerrado concluía la nueva presidenta de la mesa, Bernadette Reinking, para dar por aceptada la votación. Algunos de los profesores respiraban aliviados. Jennifer Millar, una maestra de biología de Dover, afirmó: Me sentiré más tranquila al enseñar otra vez lo que siempre he sabido enseñar en biología, que son las teorías de Darwin La batalla comenzó el pasado octubre de 2004, cuando la junta de dirección del Consejo Escolar decidió obligar a impartir la noción del diseño inteligente como una posibilidad más de la existencia del hombre en la Tierra, equiparándola con la teoría del naturalista inglés Charles Darwin sobre la evolución generacional de las especies. La polémica no quedaba anclada en esta discutida decisión, ya que, además, los profesores debían aclarar a los alumnos que el evolucionismo no era un hecho y que muchos de sus fundamentos eran inexplicables Las familias expusieron que el Creacionismo era sólo una fachada de la creencia en un Dios creador Los profesores debían aclarar a los alumnos que el evolucionismo no era un hecho híbe rotundamente la enseñanza religiosa en las escuelas. Seis semanas fueron necesarias para que el juez del distrito, John E. Jones, diera a conocer su dictamen, de 139 páginas, en las que estipulaba que los precursores de la teoría del diseño inteligente en las escuelas sólo han tratado de disfrazar bajo una supuesta teoría científica el dogma religioso de que Dios creó la vida Tras escuchar cientos de testimonios, el juez Jones afirmaba que el diseño inteligente no puede desacoplarse de sus antecedentes creacionistas y, por lo tanto, religiosos, con lo que tiraba por tierra las esperanzas de equipararlo con una teoría científica. Además, y lo más importante, la enseñanza del creacionismo en las aulas violaba oficialmente la primera enmienda de la Carta Magna americana. Buenas intenciones El pasado mes de noviembre, los miembros del Consejo Escolar de Dover que impuso la enseñanza del diseño inteligente fueron reemplazados de sus puestos tras una votación que consiguió que los defensores del evolucionismo consiguieran el mando educativo. Desde entonces, los simpatizantes del controvertido creacionismo han afirmado que su intención era benigna, que sólo buscaban ofrecer a los estudiantes alternativas con la imposición de aquella política. Pero, finalmente, incluso hasta algunos de los miembros que impusieron la obligación reconocían su error. Traté de advertir a mis colegas sobre el desastre al que nos enfrentábamos aseguró Jeff Brown, uno de los ex miembros de la directiva que dimitió de su cargo tras la decisión del juez Jones. Respecto a la Casa Blanca, el presidente Bush, que cuenta con un gran apoyo entre los cristianos estadounidenses, se desentendía de la polémica y pensaba que este tipo de decisiones deben ser tomadas por las autoridades escolares locales Pero dejó una puerta abierta a los partidarios de enseñar el diseño inteligente meses antes, cuando afirmó que la buena educación de los estudiantes incluye que estén expuestos a diferentes puntos de vista Maliciosas enseñanzas Con esta confusión de conceptos en la cabeza, gran parte de los estudiantes que comenzaban sus clases de biología a los 14 años no sabían si tomar en serio al profesor que les explicaba el evolucionismo, una teoría con numerosos fallos desde el punto de vista científico según lo aprendido con anterioridad. Ante aquella sorprendente situación, los padres de once de los chavales, todos ellos matriculados en escuelas del distrito, decidieron acudir a los tribunales para denunciar las maliciosas enseñanzas que se impartían en las aulas. Las ocho familias argumentaron que el diseño inteligente era sólo una fachada de la creencia en un Dios creador y que su enseñanza era una clara violación de la separación entre credo y Estado establecida en la Constitución estadounidense, que proclama al país como aconfesional y pro- Charles Darwin en una imagen tomada en 1878 EPA Darwin y su teoría defectuosa sobre los pandas y la gente Con esta peculiar definición que reza en el título se referían los defensores a ultranza del diseño inteligente a los libros científicos sobre el evolucionismo y las teorías darwinistas. Pero el caso concreto de la escuela de Dover y su impacto en los tribunales de EE. UU. han abierto un profundo debate en el país. En Kansas, donde los oficiales estatales han estado peleando sobre la enseñanza del evolucionismo desde 1999, se aprobó recientemente considerar la evolución como una teoría defectuosa En Georgia, el responsable educativo de las escuelas estatales hizo caso omiso a las protestas desatadas en el año 2004 por proponer un currículum en el que la palabra evolución era sustituida por cambios en el tiempo El año pasado, un juez federal ordenó a las escuelas del condado de Cobb retirar las pegatinas de los libros de texto en las que se definía la evolución como sólo una teoría más, no un hecho