Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid VIERNES 6 1 2006 ABC Detienen en Pinto a un joven de 24 años que tiene 25 antecedentes ABC MADRID. Agentes del Puesto de la Guardia Civil de Pinto han detenido en esta localidad a un hombre acusado de un presunto delito de robo con fuerza, que ya había sido arrestado en otras 25 ocasiones, indicaron a Efe fuentes del Instituto Armado. En la madrugada del pasado 29 de diciembre, en la calle de Isabel la Católica de la localidad pinteña, una o varias personas rompieron la luna de un bar con el fin de acceder al interior del local y perpetrar un posible robo indicaron las fuentes consultadas. La investigación iniciada por la Guardia Civil permitió centrar las sospechas en dos personas residentes en las cercanías del bar. Uno de ellos tiene en su haber numerosas detenciones por diversos delitos. El miércoles, a primera hora de la mañana y tras el análisis de las pistas aportadas por varios ciudadanos, los agentes procedieron al arresto de A. A. P. varón de 24 años, como presunto autor del robo en tentativa del bar. La segunda persona implicada aún no ha sido detenida. Por otra parte, la Policía Nacional detuvo ayer en el aeropuerto de Barajas a un ciudadano mexicano que ocultaba 2,1 kilos de cocaína en una faja pegada al cuerpo, informaron fuentes policiales. Dos trabajadores mueren electrocutados en la subestación de Iberdrola en Villalba El siniestro se produjo mientras operaban en un cuadro eléctrico b La investigación apunta a un error humano como causa de la electrocución. De enero a noviembre de 2005 murieron 44 personas en sus puestos de trabajo MIGUEL DOMINGO GARCÍA VILLALBA. Dos hombres murieron ayer electrocutados mientras trabajaban en una subestación transformadora de la empresa Iberdrola, situada en un polígono industrial de Collado Villalba. El suceso marca la primera cifra en la dramática lista de defunciones por accidente laboral en la región. El accidente se produjo a las tres y media de la tarde, mientras P. A. J. de 48 años, y J. A. R. de 50 años, ambos españoles y contratados por Iberdrola, operaban en un cuadro eléctrico de esta subestación. Sin que se conozca aún los motivos, se produjo un cortocircuito en el panel, que les causó la muerte. De hecho, la avería también provocó un corte de suministro en parte de Villalba, que dejó sin luz a más de 30.000 clientes durante dos horas. Los primeros datos recabados parecían apuntar a un error humano como la causa del accidente, según fuentes de la investigación. Iberdrola sólo apuntó, en un escueto comunicado, que se sigue trabajando para esclarecer los motivos En la descarga también resultó herido un tercer compañero, de mediana edad, aunque su identidad no ha sido proporcionada. En este caso, las heridas que recibió eran leves y pudo salvar su vida. Los efectivos del Summa- 112 no tuvieron la oportunidad hacer nada por los dos obreros. Cuando llegaron al lugar, en la calle de la Cañada Real, en el Subestación eléctrica donde murieron los dos trabajadores de Iberdrola polígono P. 29 del municipio, sólo pudieron certificar su muerte, por electrocución El herido, que sólo sufrió quemaduras en sus manos, fue trasladado hasta el Hospital de la Paz. EFE Un marroquí muere atropellado por un compatriota en Brunete ABC MADRID. Un hombre de origen marroquí de 46 años murió ayer atropellado en la carretera M- 600, en el término municipal de Brunete, por un turismo conducido por un compatriota, según informaron a Efe fuentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. El suceso ocurrió hacia las ocho de la mañana, a la altura del kilómetro 36,100 de la mencionada vía. Al lugar del siniestro se desplazaron miembros de la Cruz Roja y también personal sanitario del servicio de emergencias de la Comunidad de Madrid, Summa- 112. Desgraciadamente, no pudieron hacer nada para salvarle la vida a la víctima, que no tardó en fallecer. Hasta el momento se desconocen la causas del atropello, que costó la vida al ciudadano marroquí A. E. Y. nacido en el año 1960. El turismo implicado en el siniestro es un Renault Megane, y su conductor, S. A. F. también es marroquí. Primer accidente mortal El de ayer fue el primer accidente laboral que acaba en suceso mortal en este año que se inaugura, en una macabra lista que año tras año parece perpetuarse en la Comunidad. El año pasa- do, entre enero y noviembre, un total de 44 personas fallecieron en accidente laboral. Las muertes laborales por otros motivos (accidente de tráfico, camino al trabajo y por enfermedades) sumaron otras 103 defunciones. Aunque las cifras se mantienen prácticamente inalterables, según la Consejería de Empleo, durante el pasado ejercicio se dieron menos accidentes graves que en 2004, reduciéndose a casi un 9,41 por ciento. Al menos cuatro personas realizaron disparos al aire durante la pasada Nochevieja en Madrid y Alcorcón C. H. MADRID. La Policía Científica ha hallado casquillos de cuatro calibres diferentes en diversos puntos del sur de la capital y en la localidad de Alcorcón. Por lo tanto, se utilizó el mismo número de armas, y es presumible que otras tantas personas realizaran los disparos. Uno de los disparos fue el que acabó con la vida del joven rumano Leonardo M. F. de 23 años, quien falleció después de que uno de los tiros le alcanzara de lleno en el hemitórax izquierdo mientras celebraba la Nochevieja con un grupo de compatriotas en un piso de la plaza de la Rendición de Breda (Carabanchel) en el barrio del Pan Bendito. Además de ese disparo, otro dio junto a la ventana donde se encontraba el chico cuando le sorprendió la muerte. La Policía ha hallado dos impactos más de bala en la cercana avenida de los Poblados y otro en Villaverde. Pero, como ya adelantó este periódico, hubo un sexto disparo: la bala acabó alojada en la bandeja posterior de un coche estacionado en Alcorcón. Los disparos, sin embargo, no pertenecen a las mismas armas; se utilizaron, al menos, cuatro, correspondientes a los calibres 22; 6,35; 9 Parabellum, y 44 Magnum, según las fuentes consultadas. Asimismo, alguno de ellos, como el del turismo, realizó una trayecto- ria parabólica, por lo que se afianza la hipótesis de que los disparos se realizaron al aire. Parece ser, además, que los sucesos son obra de, al menos, dos grupos diferentes y que no estaban coordinados. De esta manera, se va confirmando la tesis de que la muerte del chico rumano no era intencionada, sino que respondía a la particular manera de celebrar la Nochevieja por parte de un grupo de descerebrados que, en vez de lanzar petardos, se divertían disparando al aire con armas de fuego reales. Esta práctica se lleva a cabo en otras localidades españolas, aunque es la primera vez, al menos en Madrid, que la broma acaba en tragedia. Por lo tanto, nada de francotiradores. La Policía cree que el autor de la muerte de Pan Bendito podría ser alguien del mismo distrito de Carabanchel y que iba acompañado, al menos, de otra persona que también realizó disparos al aire.