Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 VIERNES 6 1 2006 ABC Madrid El Rey Melchor leyó su tradicional mensaje ante la atenta mirada del alcalde de Madrid y de miles de madrileños JULIÁN DE DOMINGO Melchor, Gaspar y Baltasar conquistan Madrid con un carnaval de carrozas multiculturales Unas 700.000 personas de todas las edades salieron a las calles del centro para recibir a los Reyes b El viaje de Oriente a Occidente fue el tema principal de unas carrozas que lanzaron 6.000 kilos de caramelos al público que se agolpaba por las calles del recorrido A. FERNÁNDEZ M. DÍAZ MADRID. Ojos abiertos como platos, sonrisas que encandilaban a los padres, gritos y chillidos de sorpresa e ilusión esperaban ayer por la tarde a Sus Majestades de Oriente, que un año más llegaban a Madrid para cumplir los sueños de los más pequeños de la casa, sustituyendo las carrozas por los coches en el centro de la capital. Desde el Retiro hasta la plaza Mayor, multitudes de niños- -con escaleras y todo- -se agolpaban desde antes de las seis de la tarde para disfrutar de una cabalgata con más diversidad cultural que nunca. El tema de este año: el viaje desde Oriente a Occidente. Carrozas llenas de luces y músicas diferentes recorrían la calle de Alcalá arrojando a los niños lo que parecía el bien más preciado: los caramelos. Esos pajes tiran a dar se quejaba una madre. Paraguas, gorras, bolsas, escobas... cualquier cosa valía con tal de coger alguno de los 6.000 kilos de caramelos que se repartieron a lo largo de la tarde. De esos no, yo quiero piruletas gritaba un niño indignado. La magia y la fantasía llegaban de la mano de carrozas como la de Peter Pan- -Wendy balanceándose junto al reloj mientras al cocodrilo se le hacía la boca agua- la de Gulliver o la de las sirenas. A mí me encanta la de la sirenita, tiene un pelo precioso aseguraba extasiada una niña. La madre, sin embargo, se decantaba por la del niño que no quería crecer. Esa carroza impresiona comentaba casi tan ilusionada como su hija. Y es que en noches como la de ayer nunca se sabe muy bien quién disfruta más, como demostraron todos los adultos que entonaban con alegría cualquier villancico. Rosalía, por ejemplo, lleva más de 20 años acudiendo a esta cita con Sus Majestades a pesar de la lluvia, la nieve o las aglomeraciones, y lo único que pide en su carta es que la familia esté siempre unida Los niños, en cambio, preferían cosas más materiales. Las barbies siguen siendo uno de los regalos preferido de la niñas, mientras que de boca de ellos sólo sale la palabra play- station ¡Mi moto, Melchor, mi moto! reclamaba Guillermo, de 6 años, sobre los hombros de su padre. Pero en la cabalgata de este año también había espacio para la solidaridad y el compromiso, como representaba el Mago de Oz en la carroza de Voluntarios de la Comunidad, o como se pudo disfrutar en la mezcla de bailes suramericanos que propuso Ayuda en Acción en la celebración de su 25 aniversario. Con todo, la estrella fugaz en la que viajaba el Cartero Real fue de las más aclamadas. Las carrozas de los Reyes Magos Otros niños que veían a los Reyes Magos por primera vez no podían ni pronunciar palabra. ¡Mira, mira! repetía una pequeña de dos años que no lograba apartar los ojos de la carroza- -iluminada de azul y blanco- -del