Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 6 1 2006 11 ETA hace estallar dos artefactos en Zaragoza y sólo avisa de la colocación de uno Rubalcaba constata con el cuatripartito las discrepancias que genera la financiación El dirigente del PSOE se desplazó a Barcelona sin lograr avances en la negociación b Mientras los socios del tripartito- -PSC, ERC e ICV- -insisten en su optimismo sobre un futuro acuerdo, CiU expresa sus dudas respecto a mejoras sustanciales M. J. C. BARCELONA. Nuevo intento frustrado de reconducir las negociaciones sobre financiación, esta vez de la mano del portavoz del PSOE en el Congreso, Alfredo Pérez Rubalcaba, que ayer se desplazó a Barcelona para reunirse bilateralmente con los partidos catalanes que apoyan el proyecto estatutario. En esos encuentros se constató una vez más que la cuestión tributaria y el concepto de nación mantienen bloqueado el acuerdo. Mientras los socios del tripartito- -PSC, ERC e ICV- -insisten en su optimismo respecto a la posibilidad de una nueva oferta del Gobierno sobre financiación, los nacionalistas de CiU expresan sus dudas respecto a la posibilidad de mejoras sustanciales. Los primeros hablan ya de futuro acuerdo. Los segundos lo ven todavía muy negro La reunión entre Rubalcaba y el secretario general de ERC, Joan Puigcercós, puso de manifiesto que asuntos como el trato de privilegio que se pretende otorgar a Cataluña, las relaciones bilaterales Generalitat- Estado y la superación de la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (Lofca) suponen un importante escollo a la hora de continuar con las negociaciones. La definición de Cataluña como nación y el traspaso de la gestión de puertos y aeropuertos, otros dos obstáculos en los acuerdos, también fueron objeto de debate entre Puigcercós y Rubalcaba, quienes abordaron, asimismo, el déficit de las inversiones en Cataluña. Tras la reunión con ERC, el dirigente socialista almorzó con el secretario general de CiU, Josep Duran Lleida, con quien repasó el proyecto estatutario y manifestó una voluntad de diálogo en cuestiones como la cesta de impuestos, la solidaridad, la bilateralidad o la capacidad normativa, cuestiones que, hoy por hoy, no encuentran un lugar común en las conversaciones entre el Gobierno y los partidos del tripartito y CiU. Rub- Reunión multilateral en el Congreso La próxima semana, el Gobierno se reunirá con el cuatripartito catalán- -PSC, ERC, ICV y CiU- -en la sede del Congreso, reanudando así los encuentros multilaterales que quedaron en suspenso debido al período navideño. Los partidos catalanes tienen puestas sus esperanzas en esa reunión, donde el PSOE confirmará o retocará su propuesta inicial sobre financiación autonómica, pieza clave del Estatuto que se sitúa muy por encima de otros puntos del proyecto, como el concepto de nación- -que irá en el preámbulo o será sustituido por una fórmula eufemística- -o el blindaje competencial, que las formaciones catalanas ven más susceptible de negociaciación. Pero, al margen de ese cónclave multilateral, continuarán los contactos bilaterales a lo largo del mes de enero. A ello se comprometió el portavoz socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, en su reunión celebrada ayer con los dirigentes de CiU y ERC. Carod y Mas en el pleno de la Cámara catalana que aprobó el Estatuto dríguez Zapatero, en los próximos días. En este juego de intrigas y tretas recíprocas, tanto CiU como ERC desconfían del papel del PSC, que se ve inmerso en la difícil situación de defender el proyecto de Pasqual Maragall sin irritar demasiado al PSOE. Fuentes socialistas admiten que, aunque hay contactos entre PSC y el Gobierno, se desco- YOLANDA CARDO noce cuál será el contenido final de la propuesta de Solbes. Al parecer, habrá retoques, pero no un segundo documento, según confirmó ayer la vicepresidenta del PSC, Manuela de Madre, en la línea de lo asegurado el lunes por el primer secretario de los socialistas catalanes y ministro de Industria, José Montilla. Porque esto que seguimos llamando democracia ha integrado las formas más oscuras y siniestras de la política. Rojos, republicanos de izquierda y comunistas verdes siguen pensando, como tales, que el sistema es un invento del capitalismo y que hay que aprovechar todas sus contradicciones para utilizarlo con fines progresistas. Contra el propio sistema. Desde el Estado contra el Estado. Digo que siguen pensando como rojos y comunistas y republicanos de izquierda porque de lo contrario se habrían acercado a posiciones más liberales como hemos hecho otros. Pero ellos siguen fieles a sí mismos, fieles al error, al centenario error, al sangriento error. ¿Luz y taquígrafos? Lemas decimonónicos, recetas pequeño- burguesas. Piensan que en este siglo digital y analógico, sería de cretinos hablar de liber- tad de prensa. Ahora se dedican a defender las posiciones ganadas frente a los que en otro tiempo tuvieron el capital, el ejército, la Iglesia y la censura; a proteger al propio Parlamento de sí mismo, es decir, de lo peor del mismo, del enemigo que alberga dentro, de la otra España, de España misma. La que se manifiesta en Salamanca. Derecha delenda est. ¿Parlamento? Pero sin el PP. ¿Negociaciones en La Moncloa? Sin el PP. Y mientras la ciudadanía espera que salgas tú del antro, con Carod o con Mas y te das el botón central de la chaqueta y pones las cejas en circunflejo y una sonrisa por cuyas comisuras se escapa el hilillo de la satisfacción mal contenida y te hacen la foto... ¿recuerdas? que decían que ibas para fracasado y, sin embargo, lo controlas todo. ¿Todo? Bueno, lo destruyes todo. Un futuro acuerdo pasa por retoques sustanciales en la propuesta del ministro Solbes alcaba también se reunió con el primer secretario del PSC, José Montilla, su portavoz, Miquel Iceta, y el consejero de Economía, Antoni Castells. Posteriormente lo hizo con el presidente de ICV y consejero de Relaciones Institucionales, Joan Saura, quien reiteró que la propuesta actual del Ejecutivo sobre el régimen tributario catalán es inaceptable Una maratoniana jornada, la del dirigente socialista, que concluyó sin avances sustanciales.