Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 VIERNES 6 1 2006 ABC Nacional CiU critica por poco seria la exigencia de ERC de ceder a la Generalitat el 80 del IRPF El PSOE favorece la división nacionalista a través de acuerdos bilaterales b Los convergentes reprochan a ERC que acordara con el Gobierno definir como competencia compartida la gestión de las cajas de ahorro en la reunión del miércoles Los cálculos de ERC Gestión tributaria. En el informe encargado por la Consejeria de Comercio, que dirige el republicano Josep Huguet, se explica que, en la actualidad, Cataluña aporta al Estado el 12,4 por ciento de su PIB. Ese porcentaje debería reducirse a un 3,83 por ciento, según la profesora de la Universidad de Gerona Esther Martínez, por lo que el Estado sólo tendría que quedarse con el 22,2 del total de impuestos recaudados en Cataluña. A partir de ahí la Generalitat añadiría la parte de solidaridad interterritorial de Cataluña. Corrección del déficit fiscal. Con este documento, los republicanos avalan lo que, a su juicio, deberían ser los principios básicos de la financiación autonómica: amplias competencias para la Agencia Tributaria catalana; transparencia en la aportación catalana a la solidaridad y en el pago de los servicios al Estado; reconocimiento de la capacidad normativa efectiva de la Generalitat sobre todos los impuestos en Cataluña; bilateralidad en las relaciones entre Estado y Generalitat, y corrección del déficit fiscal y de las inversiones que el Estado soporta en Cataluña. Detrás de esta desautorización de CiU se esconde un profundo malestar respecto a la forma en que se están llevando a cabo las negociaciones bilaterales que mantiene esta semana el PSOE con los partidos catalanes. Al más puro estilo divide y vencerás los representantes del Gobierno sondean a cada una de las formaciones que apoyan el Estatuto para, a continuación, anunciar acuerdos parciales que dinamitan la unidad catalana reclamada por el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y que difícilmente serán encajables cuando se produzca una puesta en común multilateral. Una unidad que, según CiU, quedó rota apenas 24 horas después de ser anunciada cuando el PSC anunció enmiendas al proyecto estatutario. Así, los nacionalistas de CiU reprocharon ayer a ERC que acordara con el Gobierno definir como competencia compartida la gestión de las cajas de ahorro en la reunión que ambas formaciones mantuvieron el miércoles en el Congreso. A la formación que lidera Artur Mas tampoco le consta, de momento, que el PSOE tenga intención de presentar la semana próxima una nueva propuesta de financiación que satisfaga las pretensiones catalanas. CiU discrepa del optimismo de los republi- MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. La pretensión de que el Estado ceda a Cataluña el 80 por ciento del IRPF, lanzada por ERC en plena negociación sobre el nuevo Estatuto, fue desautorizada ayer por CiU. Fuentes de la federación nacionalista aseguraron a ABC que se trata de una propuesta poco seria que, por sí sola, no solucionaría el déficit fiscal catalán. Según publicó ayer este diario, los republicanos pretenden que Cataluña obtenga la cesión de al menos el 80 por ciento del IRPF, en lugar del 33 por ciento actual, lo cual costaría a las arcas estatales más de 27.500 millones de euros, lo que dejaría al Estado sin financiación para servicios básicos. La propuesta de ERC no ha sido secundado por CiU, ni mucho menos por el PSC, consciente de que esta cesión es inasumible para el Gobierno español, reacio a que el nuevo Estatuto fije este tipo de porcentajes. Como se recordará, en la propuesta de financiación del vicepresidente segundo, Pedro Solbes, se pretende obligar a la Generalitat a aceptar sus condiciones en la cesión de impuestos de titularidad estatal, evitando cualquier tipo de privilegio para Cataluña. canos respecto a la marcha de las negociaciones e insiste en que, hoy por hoy, el futuro del nuevo Estatuto es más que incierto porque las posiciones del PSOE son inamovibles. Los nacionalistas aseguran que ni tan siquiera tienen constancia oficial de que el Ejecutivo tenga intención de poner límites a la cuota de solidaridad que actualmente paga Cataluña. También hay una segunda intención en esa rivalidad entre nacionalistas catalanes: el objetivo de CiU de marcar distancias con ERC- -aseguran que, actualmente, apenas hay contactos entre ambas formaciones tras el idilio mantenido durante la aprobación en Cataluña- Debido al tortuoso proceso de reforma estatutaria, ERC ha caído en desgracia en determinados sectores del PSOE, más proclives a explorar futuros acuerdos con el nacionalismo moderado que encarna la federación presidida por Artur Mas. División interna en CiU Pero esa cara amable que ahora exhibe CiU no significa que, al menos públicamente, la federación vaya a rebajar sus reivindicaciones autonomistas. Los nacionalistas se saben necesarios en ese proceso e imponen sus condiciones, que básicamente pasarían por un adelanto electoral en Cataluña. Pero la estrategia a seguir ha dividido a la federación, donde las iniciativas del secretario general de CiU y presidente de UDC, Josep Duran Lleida, irritan a algunos sectores convergentes. Propuestas que CDC considera unilaterales como la definición de Cataluña como nación histórica o las re- No es una propuesta seria La cesión del 80 no garantiza un aumento de recursos. ¿Qué pasa con el IVA? ¿O con el fondo de suficiencia? -Solbes propone recortes en estas partidas- No parece que esta propuesta de ERC sea seria asegura un miembro de la comisión negociadora de CiU. Los republicanos basan sus pretensiones en un informe de la Universidad de Gerona titulado Una estimación de los servicios y competencias del Estado y la contribución de Cataluña encargado por la Fundación Josep Irla, entidad vinculada a la formación independentista. El contenido de este estudio ha sido dado a conocer a través de la Consejería de Comercio, Turismo y Consumo de la Generalitat, que dirige el republicano Josep Huguet. El Gobierno catalán alega que son varios los informes encargados a expertos para apoyar la propuesta de financiación catalana, por lo que no puede asegurarse que se trate de un documento definitivo uniones que Duran ha mantenido- -a iniciativa propia, según los convergentes- -con el portavoz del PSOE en el Congreso, Alfredo Pérez Rubalcaba, no han agradado a sus socios en la federación que, no obstante, advierten de que la última palabra la tendrá Artur Mas, quien confía en reunirse con el presidente del Gobierno, José Luis Ro- CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS TIEMPO DE DESTRUCCIÓN a ciudadanía sabe que ellos se reúnen y negocian. Un día tras otro. Y siempre la misma crónica. Sigue en blanco el espacio dedicado a la nación, no llegan a ningún acuerdo en el sistema de financiación y progresan en la liquidación de la unidad de jurisdicciones. Le montaron el número al PP por negarles una prórroga de días y luego siguieron negociando sin el más mínimo resultado. Ni siquiera hay L filtraciones sobre las diferencias. Así que más vale el comentario de ayer, el de antes de ayer y el del mes de noviembre. Rubalcaba sigue siendo el más optimista, Artur Mas está sobrado porque es el más alto, Maragall hace el papel del buey mudo y Carod aconseja que se cambie la Constitución. O sea, Rajoy. Todo discurre en la clandestinidad. Como no la practicaron en el franquismo, abusan de ella en la democracia.