Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 6 1 2006 Opinión 5 MEDITACIONES SIN RESPIRO A entrada en vigor de la ley que restringe el consumo de tabaco no iba con ellos, pensaron. Luego nos echamos una calada y lo celebramos en el despacho, dijeron. Pero no. Están en la calle Génova que fuman en pipa. A Mariano Rajoy, fumador de puros, e Ignacio Astarloa, de cigarrillos de cajetilla, no les ha valido la presunta privacidad de sus despachos para darse un tóxico respiro pulmonar y llevan, desde el pasado lunes, aspirando aire acondicionado y sin nicotina. Con Ana Pastor han topado, que desde las alturas de la sede del PP olfatea el ambiente y otea el horizonte para asegurarse de que la ley es igual para todos, aunque unos fumen puros, y otros, cigarrillos emboquillados. Está la cosa que echa humo en la planta noble del PP. Encender un mechero provoca explosiones. MARCO AURELIO L LEER Y PENSAR MI CHALECO DE INDÍGENA LA DEFINICIÓN DEL ARTE DE UMBERTO ECO Destino Barcelona, 2005 301 páginas C Umberto Eco, fiel a sí mismo Cuando Eco escribe el primero de los textos reunidos en este libro, tiene 33 años, cifra emblemática para quien habría de publicar luego un libro sobre la semióticadel número tres. Sorprendenvarias cosas en este Eco anterior a la Semiótica. La primera es que siempre ha sido fiel a sus ideas iniciales, asentadas en el magisterio de Pareysson, su profesor de Estética. De ese magisterio ha tomado la idea de formatividad, como un mecanismo que reúne a un tiempo lo artístico, lo comunicativo, lo ético. Como si en tal programa estuviera ya planteado el gran desafío de la modernidad: sobrevivir tanto al idealismo croceano como a una estética puramente formal. Otro pensamiento nos hace preguntarnos qué habría sido de Eco y los italianos si hubieran tenido entre ellos a Ortega, citado de pasada en el texto por este joven, pero cuyas ideas conectan mucho con las de Pareysson. Una última reflexión: Eco forma parte de una estirpe de intelectuales que, siendo medievalistas en su formación, se interesaron por Joyce, las vanguardias pictóricas, la comunicación de masas, el cine, la televisión y hasta Superman. Y uno piensa si no es en esta inquieta visión multidisciplinar donde Eco ha extraído el caudal principal de su colosal inteligencia. JOSÉ MARÍA POZUELO YVANCOS OMO a tercera modernización no hay quien me gane, les había pedido a los Reyes algo esdrújulamente electrónico e informático: un iPod con la tira de gigas, para que quepan en mp 3 no sólo las canciones del nuevo disco de Falete, sino las siete toneladas de sortijas y collares que lleva el gachó. La carta la escribí obviamente antes de la visita a España de una gloria de las ínclitas razas ubérrimas, sangre de España fecunda: Evo Morales, el electo boliviano, fotocopia con cocaína del dictador Castro, que ronea de indígena de pura cepa. Pero que como dice Ramón Pi, de momento se llama Morales. La tribu de los Morales no es ninguna raza india americana. Los Morales no son ni los toltecas ni los chichimecas, sino los nativos de Valdepeñas que llevaron a Sevilla el mejor tinto del mundo. Quizá alguno de los Morales, Leocadio I, tras llevar el tinto a Bolivia en las naves moyatosas de PiANTONIO zarro, tuvo un desliz con una india y BURGOS de ahí a lo mejor viene el líder indigenista. Indígena cuchichí, pues. Indígena cuarterón. Y en viendo el chaleco de punto ¿pero qué es esto, Dios mío de mi alma? con que Evo Morales se ha paseado por Madrid, de la CEOE al PSOE, de La Moncloa a La Zarzuela, cambié inmediatamente de deseo para los Reyes. Yo quiero que hoy, cuando amanezca, me encuentre en el balcón, oh maravilla, un chaleco igualito, igualito que el de Morales. Mis hilos directos con La Zarzuela me han asegurado lo que le preguntó el Rey a Evo, cuando en la solemne audiencia le echó el brazo por encima, según norma de la Casa (Real) -Titi, ¿dónde te has comprado este jersey tan bonito? ¿Quedan más, para decirle a la Reina que me compre uno? Si el Rey, mi Señor, quiere un jersey colchonero, como la bandera de Costa Rica, tan hortera como el del indígena Morales, yo, monárquico por estética, no voy a ser menos. Espero que haya llegado a tiempo a Oriente el mensaje urgente que por SMS, e- mail, fax y aviso en el buzón de voz envié a los Reyes Magos: Cambien iPod disco Falete por chaleco indígena Morales Un jersey así no lo usan ni los primos de Farruquito cuando van con la furgona al mercadillo. Un jersey así lo dan las catequistas en sus caridades y se lo tiran a la cara. Un jersey así no lo hay ni en las pilas de chalecos a euro el pelotazo de las oportunidades de Carrefour. Y con un jersey así, este indígena, con dos co... caínas, ha visitado a las más altas instancias, sin que nadie le tosa en esta España donde hasta mi portero tiene un jefe de protocolo. Aquí, que hasta vestimos de frac de guardarropía a Pareja Obregón para que miremos quién baila, ¿no hay quien le preste urgentemente un trajecito oscuro en condiciones al indígena Morales? No, al tío le gusta provocar. Cuanto más impresentable venga con el chaleco, en plan Otegui o alcalde de Marinaleda (otros de su tribu) más dinero le suelta ZP sin consultar con el Parlamento y más empresas españolas expropia en Bolivia. Se corrió el riesgo de que cuando fue a ver a ZP, se creyeran que el tío del jersey era el famoso fontanero de La Moncloa: un simpapeles manitas boliviano que iba a arreglar un salidero en la piscina climatizada de Sonsoles. No fue así. Ha quedado ya oficialmente aceptada en el Reino de España la etiqueta del Protocolo Evo. Si el indígena fue así a ver al Rey, yo quiero un chaleco igual. Se acabó el problema del chaqué, que se me quedó estrecho. Para asistir hoy a los actos de la Pascua Militar, ¡a tomar por saco el traje oscuro que exige la invitación! Yo me pongo mi jersey de indígena y doy el golpe. ¡Lo que me voy a ahorrar en trajes de boda con el jersey de Morales! Así que espero con la ilusión famóvil de un niño chico que los Reyes me hayan dejado en el balcón este multiusos jersey de Morales, que lo mismo sirve para una audiencia con Don Juan Carlos que para ir a coger espárragos o a expropiar empresas españolas.