Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5 1 2006 Deportes 91 Meca se lanzó al agua a pesar de las duras condiciones del mar Nadó a buen ritmo con luz solar, pero la caída de la noche aumentó la dificultad del reto ABC JÁVEA (ALICANTE) David Meca comenzó la aventura de unir a nado la Península (salió desde Jávea) con las Islas Baleares (llegará hoy, si no hay novedad, a San Antonio, en Ibiza) poco antes de las diez de la mañana de ayer. Cerca de quinientas personas esperaban en la playa de la Grava al nadador catalán para animarle en los instantes previos al comienzo de su reto, que de conseguirlo sería histórico porque hasta ahora nadie lo ha hecho aunque varios han sido los intentos. Meca busca ser el primer hombre en nadar desde la Península a Ibiza después de atacar duros desafíos como el de cruzar el Estrecho de Gibraltar, el Canal de la Mancha o la bahía de San Francisco desde Alcatraz, ir de Tenerife a Gran Canaria o atravesar el frío Lago Ness. Después de que el martes aplazara su salida por las pésimas condiciones del mar, el Instituto Nacional de Meteo- rología dio ayer el visto bueno, aunque el mar seguía bravo, con viento de dirección variable, predominando la componente oeste de fuerza 2 a 3, con marejadilla fuera de la protección costera. Por ello, el nadador catalán se encontró olas de medio metro una vez pasada la bahía, aunque estas condiciones adversas no parecieron arredrarle antes de la salida. El fuerte viento va a hacer la prueba más dura de lo que se esperaba, pero es un reto de resistencia, no de velocidad y si no tardamos veinte horas, tardamos treinta, y si no cuarenta David Meca, en plena travesía desde Jávea a Ibiza mear con los periodistas que le acompañan en este reto- -pese a que había tenido las corrientes en contra, un cierto oleaje y el sol de cara. Sin embargo, a partir de ese instante comenzó lo más duro para David Meca con la llegada de la noche. Serán en total unas catorce horas de oscuridad en EFE Catorce horas de oscuridad Poco antes de que entrase la noche, David Meca llevaba recorridos 25 kilómetros, la cuarta parte del itinerario, en ocho horas y media. Según fuentes de la asistencia técnica de la travesía, el nadador catalán se encontraba en perfecto estado- -incluso ha llegado a bro- las que su fortaleza física y psíquica van a jugar un papel decisivo en la consecución del reto. Es ésta, además, la parte más peligrosa porque la luz de los focos que le irán alumbrando podrá atraer a los peces pequeños y a los grandes y podría correr peligro su integridad física.