Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5 1 2006 Cultura 53 El PP afirma que el presidente Iglesias debería dimitir El líder aragonés del PP, Gustavo Alcalde, anunció ayer que su partido va a solicitar la inmediata reunión de la Comisión Permanente de las Cortes de Aragón, así como la comparecencia del presidente del Gobierno autónomo, Marcelino Iglesias, en cuanto comience el período de sesiones Calificó el acuerdo alcanzado por el Gobierno regional de vergonzoso, gravísimo y motivo más que suficiente no sólo para que la consejera Eva Almunia se vaya a su casa, sino también para que dimita Marcelino Iglesias, porque de confirmarse los términos que han trascendido por algunas informaciones desde Cataluña, supone, ni más ni menos, que se renuncia a la titularidad de unas obras de arte reconocida en reiteradas sentencias y tras un contencioso que ha durado más de diez años Gustavo Alcalde se mostró perplejo por lo que trascendió del acuerdo alcanzado ayer entre el Gobierno aragonés y la Generalitat. Aseguró que Iglesias, lejos de defender los intereses de los aragoneses, se ha bajado los pantalones Algunas obras de la Franja, expuestas en el Museo Diocesano de Lérida EFE Cataluña evita cumplir la sentencia que le obliga a devolver obras de arte a Aragón El Museo de Lérida conserva unos bienes de los que no es propietario b La Generalitat dice que podrá conservar las piezas, mientras el Gobierno aragonés asegura que debe cumplirse la sentencia, aunque no sabe cuándo ROBERTO PÉREZ ZARAGOZA. Cataluña sigue sin decir cuándo devolverá a las parroquias aragonesas de origen las 113 obras de arte que guarda el Museo Diocesano de Lérida y sobre las que sentencias eclesiásticas han reconocido, de forma reiterada, que pertenecen a la diócesis oscense de Barbastro- Monzón. La postura de la Generalitat no llega por sorpresa. Durante los últimos meses, desde la sentencia final de la romana Congregación de los Obispos, la diócesis ilerdense optó por presentar un nuevo recurso y marcar una estrategia para dilatar su cumplimiento. Entre tanto, derivó el asunto a la Generalitat afirmando que la devolución de estas piezas debería contar con su beneplácito, ya que en su día las catalogó como patrimonio de su comunidad autónoma. Hace unos días se conoció un informe, solicitado por la Generalitat al Instituto de Estudios Catalanes, en el que este órgano advertía que aceptar la devolución ponía en peligro el principio de unidad de museos y que podría tener consecuencias en otros fondos artísticos que guarda Cataluña. Ayer, la novedad no vino tanto por la postura catalana, sino por el hecho de que el Gobierno aragonés, de coali- ción PSOE- PAR, pareciera darla por buena. No sería una negativa unilateral a devolver las obras de arte, sino un pacto entre dos Comunidades autónomas. Por parte aragonesa, la responsable del acuerdo es la consejera de Cultura, la socialista Eva Almunia, miembro de la ejecutiva federal del PSOE. En el comunicado del Gobierno de Aragón no se aclaró qué consecuencias tenía el pacto que se había alcanzado entre el Ejecutivo autónomo y el Museo Diocesano de Lérida, integrado por la Generalitat, la Diputación, el Ayuntamiento y el Obispado leridanos. En su nota, el Gobierno aragonés se felicitó por el acuerdo, que presentaba como una voluntad manifiesta de encontrar una vía de solución que supere definitivamente la dinámica de enfrentamiento entre obispados, territorios e instituciones y una forma de establecer una colaboración abierta y sincera entre los gobiernos de Cataluña y Aragón, junto a los obispados de Lérida y Barbastro- Monzón, mediante un acuerdo que fomente la colaboración de todas las partes en la conserva- ción, conocimiento y difusión de las obras de arte en ambas diócesis La nota oficial no aclaraba las consecuencias prácticas del acuerdo, pero la consejera catalana de Cultura, Caterina Mieras, se encargaba de hacerlo. Según informó Efe, supondrá que Lérida mantendrá las obras de arte aragonés como parte de su Museo Diocesano, y un grupo de expertos decidirá qué obras se expondrán de forma temporal en la diócesis de Barbastro- Monzón y cuáles se quedarán en Lérida. Al revés que con Salamanca Tras el revuelo surgido, el Gobierno aragonés emitió una nota aclaratoria a última hora de la tarde. Pero en ella tampoco habló de la devolución de las obras de arte por parte de Cataluña. Unas horas más tarde, un portavoz de la Consejería aragonesa de Cultura afirmó a ABC que no es cierto que esas 113 obras de arte no vuelvan a Aragón y sostuvo que, en el acuerdo de ayer, se habló de ellas, pero como parte integrante de dos colecciones más amplias, las de ambos museos diocesa- nos, en las que ahora se quiere colaborar desde ambos gobiernos autónomos. Este portavoz aseguró que el Gobierno aragonés seguirá exigiendo el cumplimiento de la sentencia eclesiástica y, por tanto, la devolución de esas piezas, aunque explicó que no sabe cuándo tendrá lugar. Al final, un cruce de declaraciones entre Cataluña y Aragón por un acuerdo cuyo literal no ha trascendido y en el que si algo abundan son las incógnitas. De momento, en la práctica, Cataluña consigue mantener su tesis de no devolver las obras de arte a Aragón. Pero surgen varios problemas. En primer lugar, que la Generalitat utiliza como argumento justo lo contrario de lo que ha defendido con los papeles de Salamanca aunque este último caso tiene una diferencia sustancial. En el caso del Archivo de Salamanca, la entrega de parte de sus fondos a Cataluña ha partido de una decisión administrativa, no de sentencia judicial, como sí ocurre con estas 113 piezas de arte aragonés, que están en Lérida porque un día las parroquias aragonesas de origen pertenecieron a esa demarcación eclesiástica. En segundo lugar, esas sentencias de los tribunales eclesiásticos tienen a todos los efectos la eficacia de pronunciamientos judiciales, en cumplimiento de lo establecido en el Concordato España- Santa Sede. Y, en tercer lugar, las partes de este contencioso judicial no han sido los gobiernos de Aragón y Cataluña, sino las diócesis de Lérida y de Barbastro- Monzón.