Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5 1 2006 Sociedad 47 Comunicación Murdoch prepara sus medios para un cambio político en el Reino Unido The Sun con once millones de lectores, se declara impresionado por Cameron b El giro político es posible por el reducido y expreso ideario del magnate: poco Gobierno, gran libertad individual, bajos impuestos y fuerte seguridad y defensa EMILI J BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. El imperio de Rupert Murdoch, tan entusiasta primero de Margaret Thatcher como luego de Tony Blair a través de las páginas de The Sun y The Times podría volver a pasarse a los conservadores ante el ascenso de David Cameron. Murdoch, que gusta de presentarse como parcialmente responsable de los tres triunfos consecutivos de Blair, se ha reunido ya con Cameron y ha permitido que portavoces del Grupo se declaren muy impresionados por el nuevo líder de los tories En un país en el que los diarios piden explícitamente el voto para un determinado partido ante cada cita electoral, el veredicto de The Sun puede condicionar el voto de sus nada desdeñables once millones de lectores. Casi todos ellos de clases populares, sus hábitos políticos pueden quedar determinados por las informaciones y consignas de su diario alimento espiritual como suele calificarse, más de lo que lectores más cultivados y con más cauces de información pueden verse influidos por otros medios menos populistas. Murdoch se beneficia de que los demás grandes rotativos británicos tienen una orientación política que no cambiarán. The Daily Telegraph y The Daily Mail están en el campo de la derecha, mientras que The Daily Mirror The Guardian y The Independent ocupan el espacio de la izquierda (a caballo entre laboristas y liberal- demócratas en el caso de los dos últimos) QUERIDO REY BALTASAR ÁNGEL RIESGO Rupert Murdoch se jacta de haber contribuido a las tres victorias de Blair AFP El mérito de Trevor Kabanagh The Sun es un extraño híbrido. Es el periódico más sencionalista del Reino Unido y, al mismo tiempo, contiene la información política más refinada, aquella que siguen puntualmente todos los dirigentes políticos por las claves que aporta. Esto último se debe a la labor de más de veinte años de Trevor Kabanagh como responsable de política del diario, quien esta semana pasa el testigo a su número dos, George Pascoe- Watson. Kabanagh, que seguirá como columnista, es considerado el periodista mejor informado del país y sus crónicas han sido calificadas de imprescindibles para conocer lo que realmente se cuece en el despacho de Downing Street. Aunque The Sun obviamente rentabiliza su enorme tirada, su fuerza política se debe en gran parte a la credibilidad del poder que le ha dado Kabanagh. Y de su olfato político se ha beneficiado Murdoch, que ha podido jugar la carta de caballo ganador sin correr excesivos riesgos. La TV, con poco peso Por ello Murdoch puede jugar a hacer de fiel de la balanza, cuando además las audiencias de la televisión cada vez están más repartidas en la era digital y, en el caso del Reino Unido, los informativos audiovisuales están obligados como servicio público a un gran equilibrio ideológico. En este sentido, las emisiones de Sky y Sky News, cadenas de televisión también vinculadas a News Corporation, tienen menos poder político. El gran valor de The Sun es que, además por supuesto de ser el diario de mayor tirada (3,3 millones de ejemplares diarios) y de que su edición del domingo es también la más vendida News of the World 3,8 millones de ejemplares) sus lectores están bien repartidos: el 44 por ciento de ellos se consideran próximos a los laboristas y el 35 por ciento, a los conservadores. A ello hay que añadir los 660.000 ejemplares diarios de The Times y los casi 1,4 millones de The Sunday Times el rotativo de calidad de mayor venta el domingo. La basculación política del imperio Murdoch es posible por su reducido y expreso ideario: poco Gobierno, gran libertad individual, bajos impuestos y fuerte seguridad y defensa. Algo que no se acomodaba al tradicional laborismo pero sí a la personal vía de Blair, en tanto que ésta venía a ocupar un espacio que en su debacle dejaba huérfano la derecha. Pero Cameron es defensor por derecho de esos postulados y además encarna el euroescepticismo que tanto moviliza a los medios de Murdoch. Nunca ha habido mejor momento para el Sun de mirar favorablemente a los conservadores. Los próximos cuatro años dan a Cameron la oportunidad de impresionar o decepcionar al Sun ha manifestado esta semana el nuevo jefe de política del periódico, George Pascoe- Watson. omo este año he sido bastante bueno y he hecho casi todos mis deberes y no he enfadado demasiado a mi madre, creo que puedo pedirte algunos de mis deseos para el año que comienza; he pensado en pedir cosas para el negocio publicitario en el que trabajo y así, no sólo beneficiarme yo, sino también a los que trabajan conmigo en la publicidad. El primer regalo que deseo es un gran cambio en los medios, una televisión menos saturada, con programas de más calidad, atrayendo así a mejores audiencias y dándole valor a la publicidad emitida; la prensa deberá hablar más de lo que le interesa a la gente y menos de lo que les interesa a los políticos, la radio pensará a veces en las minorías y el cine puede que este año vuelva a tener estrenos de interés que tanto nos faltaron en 2005. El segundo regalo es un cambio cultural en las agencias de publicidad, que deberán revisar profundamente sus maneras de dar servicio a su cliente y sincronizarse con las necesidades reales del anunciante, dando preferencia a lo que para él tiene preferencia y no a lo que esas agencias prefieran o deseen. Ese cambio implicará cambios de personas que podrán ser de dos tipos: sustituyendo a los menos inclinados a la evolución o formando a los equipos en las nuevas realidades del mercado. Hay un tercer regalo y es un cambio en los anunciantes; deben alzar la mirada y mirar al horizonte y no sólo el siguiente paso que han de dar. Esa mirada a largo plazo va a permitir los dos cambios anteriores. El motor de la evolución necesaria en nuestro negocio es el anunciante y sería de una gran ayuda su ambición de cambio, a veces esa voluntad de cambio no es política de la empresa sino reacción de las personas a cargo de la publicidad. En suma. te pido que las personas que formamos la publicidad española tengamos la suficiente amplitud de miras y la ambición de cambio necesaria para seguir estando a la vanguardia en este mundo publicitario tan mutable. Me temo que si no lo cambiamos nosotros, nos cambiarán a nosotros para que otros produzcan el cambio. Mi único deseo para todos en el 2006 es simple, gestiona los cambios, si no lo haces el mercado te sustituirá. Eres mi rey favorito, y a mis años sigo creyendo en ti, a pesar de las mentiras que cuentan por ahí, por eso espero ansioso a ver cómo te portas. C