Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN JUEVES 5 1 2006 ABC POR CATALUÑA CON LA CONSTITUCIÓN MARIANO RAJOY Presidente del Partido Popular a propuesta de reforma del Estatuto de Cataluña entrará en pocas semanas en un nuevo escenario de debate, esta vez en la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados. De este modo sigue su tramitación, cubriendo etapas parlamentarias que exigen al Partido Popular la defensa de su posición en cada una de ellas con firmeza y coherencia, aunque adaptándose, como es lógico, a los diferentes momentos procesales por los que discurre una reforma estatutaria que es contraria a la Constitución española de principio a fin. Como anuncié en noviembre, nuestro partido estará en la Comisión Constitucional. Lo hará para defender lo que ha venido diciendo desde que comenzó el debate del Estatuto de Cataluña: que estamos ante una reforma encubierta de la Constitución que modifica aspectos fundamentales de ella, exigiendo de nuestro partido el empleo de todos los resortes legales y parlamentarios que eviten su aprobación tal y como está redactada y concebida. La posición que venimos defendiendo es la misma desde el principio. Es de sobra conocida. La expuse en el pleno del pasado 2 de noviembre y la reitero ahora, ya que marcará nuestra actuación en la citada comisión. Nos oponemos al texto remitido por el Parlament de Cataluña porque defendemos que la soberanía está en manos del conjunto de los españoles. Por eso, afirmamos que la única nación posible es la Nación española; que es imprescindible la conservación de un marco institucional y competencial que haga efectivo un Estado viable; que todos los ciudadanos españoles son iguales en derechos, deberes y oportunidades, y que la cohesión social y la solidaridad son conquistas irrenunciables por parte del Estado social y democrático de Derecho que es España desde que se aprobó la Constitución de 1978. Finalmente, defendemos un marco de libertad para Cataluña, ajeno a cualquier voluntad intervencionista que lastre el futuro de la sociedad catalana en el siglo XXI. L acudir a los mecanismos que establece nuestra Carta Magna. En ningún momento, hasta ahora, el Gobierno ha prestado atención a nuestros argumentos. Se empeña más bien en excluir sistemáticamente al Partido Popular de los contactos que, con absoluta falta de transparencia, está manteniendo en los días previos al inicio de los trabajos de la Comisión Constitucional. Creo, sin embargo, que este esfuerzo de debate que ha asumido el Partido Popular está dando sus frutos. Es más, considero que nadie puede discutir que son cada vez más las voces que reclaman, incluso en las filas del PSOE, que la reforma del Estatuto catalán se ajuste escrupulosamente a la Constitución. Si estas voces aumentan cada día es porque el Partido Popular viene insistiendo en descubrir a la opinión pública en Cataluña y el resto de España la inconstitucionalidad de esta propuesta de reforma. De ahí la importancia de participar activamente en el seno de la Comisión Constitucional y defender nuestra tesis en ella. Estamos ante un debate en el que la voz de nuestro partido debe escucharse dentro de las instituciones. Manteniéndonos de brazos cruzados no evitaremos la inconstitucionalidad de la propuesta. Sin embargo, discutiendo y defendiendo nuestra posición conseguiremos, al menos, que quede denunciada de forma pormenorizada la inconstitucionalidad de la propuesta de reforma. El presidente del PP ofrece un criterio definido sobre el proyecto de Estatut E Y así, en cada trámite procesal por el que ha discurrido la propuesta de reforma estatutaria catalana hemos sostenido estas ideas. Venimos dando una rigurosa batalla jurídica y política a todos los niveles y así seguirá siendo. Nuestra responsabilidad institucional exige que defendamos estas ideas con todos los instrumentos que permite la Ley. Por eso, nos hemos opuesto a la tramitación de la reforma en la Mesa del Congreso, la hemos debatido luego en el Pleno y ahora lo haremos en la Comisión, sin olvidar que hemos interpuesto un recurso de inconstitucionalidad contra la misma porque entendemos que vulnera la Constitución ya que la modifica sin l PSOE tendrá que decidir si respalda a sus socios o al PP en la defensa que haremos de los siguientes principios a través de nuestras enmiendas: que la soberanía corresponde al pueblo español en exclusiva; que el Estatuto de Cataluña debe respetar la Constitución; que ha de preservar siempre la igualdad entre los ciudadanos; y que debe garantizar la libertad de éstos frente a los poderes públicos y eliminar el intervencionismo que impregna todo el texto de la propuesta de reforma. Las enmiendas que hemos presentado están al servicio de los ejes básicos de nuestra posición en este asunto. Conforme a ellas reclamamos el mantenimiento del Preámbulo y el Título Preliminar del Estatuto catalán de 1979, porque afirma que la soberanía corresponde al conjunto de los ciudadanos españoles, que España es una nación y que Cataluña es una nacionalidad, no una nación aparte de ella o cualquier otro sinónimo que nazca de la transacción entre partidos. Proponemos la supresión de todos los artículos de la propuesta en los que se evidencia la pretendida relación bilateral entre la Generalitat y el Estado. En el texto propuesto, se le atribuye a la Generalitat competencia exclusiva sobre prácticamente todos los asuntos que afectan Los términos promover, fomentar, intervenir y planificar que aparecen 20 veces en la Constitución se usan en la propuesta de reforma del Estatut de Cataluña en 127 ocasiones a los catalanes, al tiempo que la sitúa en una situación privilegiada para codecidir lo que afecta a todos los españoles. Exigimos que el reparto de competencias que fija la Constitución sea rigurosamente respetado, salvaguardando así lo relativo a la legislación básica, las competencias exclusivas del Estado y la unidad jurisdiccional, entre otros asuntos. Es además imprescindible la conservación de un entorno competencial e institucional que haga posible y efectivo un Estado viable, capaz de cumplir con eficacia y diligencia operativa las funciones de un Estado moderno. or otro lado, planteamos un amplio paquete de enmiendas con el fin de preservar la igualdad entre los ciudadanos. Las más significativas son la supresión del Título I de la pro- Nos encontramos ante una reforma que presenta un fuerte componente ideológico, cosa inédita en un texto normativo que debe ser, al margen de la ideología de sus proponentes, un marco neutral puesta de reforma, el relativo a los derechos y deberes, y el Título VI, el relativo a la financiación. Cualquier modificación del modelo vigente de financiación debe abordarse de forma multilateral y entre todas las Comunidades Autónomas. Asimismo defendemos que la lengua no sea un factor de discriminación, reclamando la vigencia de la redacción del Estatuto de 1979 ya que hace compatible la defensa y promoción de la lengua catalana con la igualdad de trato que deriva de un auténtico bilingüismo. Finalmente hemos presentado otro grupo de enmiendas que defienden la libertad de los ciudadanos frente a los poderes públicos y suprimirán el intervencionismo que impregna el texto de la reforma de una manera abusiva y antiliberal. Nos encontramos ante una reforma que presenta un fuerte P