Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión JUEVES 5 1 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil NUEVO DESAFÍO B EVO, TAMBIÉN CON ZAPATERO O es casualidad que el presidente electo de Bolivia, Evo Morales, visite España como primera escala europea, después de haber cerrado con Hugo Chávez y Fidel Castro una alianza populista y de izquierdas para Iberoamérica. Es una decisión coherente con las prioridades de la política exterior del Gobierno de Rodríguez Zapatero, convertido en polo de atracción de los últimos autócratas y dictadores de un continente que está mucho más necesitado de apoyos para su democratización que de avales europeos para sus regímenes totalitarios o democracias tuteladas. El simultáneo alejamiento del eje atlántico protagonizado por el Ejecutivo socialista- -porque el problema del Gobierno español no es sólo con Washington- -ha estimulado a los reductos del tercermundismo ideológico a prodigarse con La Moncloa, haciendo de Rodríguez Zapatero- -sea o no su deseo- -su hombre en Europa. Morales viene a España con la idea de que el Ejecutivo socialista es el mismo dispensador de credenciales que han logrado Fidel Castro- -al que Europa levantó sus sanciones, por iniciativa de Zapatero, sin mover un ápice el peso de la represión- -y Hugo Chávez. La legitimidad electoral de Evo Morales es incuestionable, pero el problema en la región no suele ser tanto cómo se llega al poder, sino cómo se ejerce. Hay motivos suficientes para mantener una actitud cautelosa ante el desarrollo de los acontecimientos en Bolivia, donde un programa indigenista, cocalero, nacionalizador y populista- -con un conflicto territorial gestándose en la provincia de Santa Cruz- -no puede merecer, de partida, un cheque en blanco de ningún Gobierno democrático, y menos aún europeo. Esta primera visita del presidente electo boliviano quizá debió estar organizada con mayores dosis de discreción y prudencia. Ciertamente, había que abordar la situación de las inversiones españolas en Bolivia, directamente amenazadas por las propuestas de Evo Morales de nacionalizar los recursos naturales y de revisar determinados contratos con multinacionales, como el suscrito con Repsol YPF. Este objetivo podría haberse cumplido satisfactoriamente en el ámbito estrictamente político y empresarial. Pero el argumentario electoralista de Morales, incorporado al acervo del eje bolivariano y castrista, incluyó también acusaciones con- N tra el papel histórico de España y de la Monarquía en Iberoamérica, acusaciones con las que ha llegado a exigir de nuestro país perdón por los efectos de la conquista. No es el primero que ha utilizado el discurso antihispánico para movilizar a los sectores sociales más empobrecidos y crear un ambiente hostil que coaccione a las empresas españolas con inversiones en la región. Es cierto que Morales ha mitigado considerablemente sus críticas al respecto- -sobre todo porque tenía a corto plazo el viaje a España- pero el daño ya está hecho. Una gira por Europa no garantiza que Evo Morales vaya a ejercer el poder de manera moderada y respetuosa con las libertades fundamentales y la seguridad jurídica, tan necesaria para las inversiones extranjeras. Por lo general, este tipo de líderes sabe aprovechar la buena imagen que conservan entre la izquierda europea los dirigentes de todos los rincones del planeta que empiezan sus discursos denunciando el imperio estadounidense, aunque lo siguiente sea una sucesión de las ideas más vetustas del socialismo real, es decir, del fracaso permanente de toda doctrina que desconfía de la libertad individual. Buscan su impunidad agitando el fantasma yanqui. España tiene un grave problema en su política exterior si los promotores de esta visión sobre el futuro de Iberoamérica creen que el Gobierno español está en sintonía con ellos. El problema es aún mayor porque se les ha dado motivos para creerlo. La diplomacia española está moviéndose sin rumbo en una actitud de no alineado, sin asumir compromisos serios en materia de seguridad- -todo tiene que ser únicamente humanitario y con mandato de la pusilánime ONU- extraviando nuestros intereses en Europa y agravando una relación torpe con Marruecos. Sus dos grandes hitos como anfitrión (las cumbres de Salamanca y Barcelona) se han saldado con dos chascos. Por principio, nadie que haga bandera del antiamericanismo debería considerar de antemano que el apoyo del Gobierno español está asegurado, y no por una especie de solidaridad democrática con Washington, sino porque la imaginería de los movimientos populares de Iberoamérica considera productos imperialistas la democracia liberal, el respeto a los derechos individuales y la libertad de mercado. ATASUNA negocia con el Gobierno vasco la celebración, en un edificio de titularidad pública, de su autodenominado Congreso Nacional. Ni que decir tiene que el acto debe ser prohibido, aunque la complacencia que viene demostrando la Consejería de Interior no invita a pensar que vaya a ser así. Batasuna es una formación ilegal que, como ha recordado el Constitucional, no tiene posibilidad de tener vida jurídica ni puede disfrutar de los derechos propios de un partido político. Porque, como una parte más de una banda terrorista, está al margen de la ley, ya que así se ha determinado en los tribunales, y no puede ser rehabilitada por un ambiente supuestamente propicio de no se sabe qué o por expectativas optimistas de desavisados. El Gobierno no debe permitir que se consume este nuevo desafío al Estado de Derecho. Don Juan Carlos ABC CUMPLEAÑOS REAL U Majestad el Rey, que mañana abrirá su agenda anual de actos oficiales al presidir las celebraciones de la Pascua Militar, cumple hoy 68 años. Al frente de la institución monárquica, la más valorada por los españoles, Don Juan Carlos sigue representando, tres décadas después de su llegada al trono, la figura que mejor y con más profundo calado encarna la salud de las instituciones democráticas y la permanencia de los valores constitucionales. ABC felicita desde sus páginas a quien desde 1975, con discreción y sin descanso, ha venido desempeñando un papel clave en el desarrollo de una sociedad estrechamente unida a su Rey. S LUCHAR CONTRA EL ALCOHOLISMO ESPUÉS del tabaco, llega el turno del alcohol. Según los datos que ayer publicaba ABC, más de medio millón de adolescentes- -entre 14 y 18 años- -se emborrachan como mínimo una vez al mes. Es notoria la influencia del consumo excesivo de bebidas alcohólicas en fenómenos tan graves como el fracaso escolar y el absentismo laboral. En materia de seguridad vial, las cifras son contundentes: uno de cada tres fallecidos en accidente de tráfico presentaba una tasa de alcohol superior a la permitida. Sin embargo, resulta significativa la escasa conciencia de riesgo en muchos sectores de la población. El propio Ministerio de Sanidad parece dispuesto a afrontar por fin el problema, pero descarta desde el principio la elaboración de una ley integral similar a la del tabaco. No se trata de restringir, dice la ministra Salgado, considerando que este asunto es más complejo que el tabaquismo. Todavía persiste en la memoria colectiva el fracaso de la famosa ley seca No obstante, el argumento resulta discutible. Es verdad que el alcohol causa menos muertes directas al año (unas 18.000 frente a más de 50.000) pero también es cierto que, a partir D de los treinta años, la bebida genera múltiples problemas sanitarios que recaen en particular sobre las unidades de atención primaria. Una vez más, la clave se encuentra en la familia y en la educación. Fallan con estrépito ciertos mecanismos fundamentales para la transmisión de valores cívicos y morales, de manera que muchos adolescentes de ambos sexos- -a veces con independencia de su circunstancia personal y social- -buscan una vía de escape en el alcohol y en las drogas. Proliferan los botellones los combinados de ínfima calidad y las cervezas y licores de alta graduación. Las drogas, por fortuna, asustan todavía a los mejor informados y el tabaco parece más fácil de combatir según las pautas sociales al uso. En cambio, la bebida está presente a todas horas en la vida cotidiana de muchos menores de edad. De hecho, la borrachera goza incluso de cierta benevolencia entre parientes y amigos, como si fuera un rito simpático para la iniciación a la edad adulta. Hace falta una seria campaña educativa, que requiere el esfuerzo de los poderes públicos y la colaboración efectiva de la familia y la escuela. LEY SIN CUENTAS E L ministro de Trabajo y Asuntos Sociales presentó ayer el proyecto de Ley de Autonomía Personal y de Atención a Personas en Situación de Dependencia, cuya compleja red de financiación devalúa su virtuoso planteamiento. La Administración ha planificado un sistema al que sólo aportará una limitada cantidad de dinero, dejando en manos de las Comunidades y los propios ciudadanos- -hasta donde puedan llegar, según los casos- -el pago de la factura. Bien estará la extensión y universalización de la asistencia social y sanitaria. Pero antes hay que calibrar de qué dinero se dispone, qué cantidad de los Presupuestos se puede utilizar en cada proyecto y cómo y quién lo va a pagar.