Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 4 1 2006 Sociedad 47 COMUNICACIÓN Inés Artajo, nueva directora de Diario de Navarra b Es la única mujer que llega a la Dirección de un periódico de entre las cuarenta grandes cabeceras de España ABC MADRID. La periodista Inés Artajo Ayesa ha sido nombrada directora de Diario de Navarra en sustitución de Julio Martínez Torres, quien se ha jubilado al cumplir los 67 años y tras 15 en este cargo. Inés Artajo, hasta ahora directora adjunta, se convierte así en la séptima profesional que ocupa este puesto en los 103 años de historia del periódico, en la primera mujer que llega a la dirección y en una de las pocas de entre toda la prensa de España. Artajo forma parte de la media docena de mujeres que dirigen periódicos en España de entre los 120 que se editan, y es la única mujer directora de entre los 40 periódicos de mayor tamaño. En la actualidad, Diario de Navarra tiene una difusión superior a los 60.000 ejemplares. La nueva responsable del periódico hace la número siete de los directores que ha tenido Diario de Navarra El primero fue José Vicente Berazaluce, desde enero de 1903 (el periódico comenzó a publicarse en febrero) hasta junio de 1905. Le sustituyó Eustaquio Echauri Martínez, que dirigió el periódico entre junio de 1905 y mayo de 1906. El tercer responsable fue Mario Ozcoidi Castán, de mayo de 1906 a octubre de 1912. Raimundo García (Garcilaso) fue director de 1912 hasta su fallecimiento en 1962. En ese momento accedió a la dirección José Javier Uranga Santesteban (Ollarra) que ocupó el cargo hasta 1990. Nacida en Pamplona hace 49 años, Inés Artajo es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra. Tras concluir sus estudios, se integró como redactora en la plantilla de Diario de Navarra El consejero jefe de la Generalitat, Josep Bargalló, defendió la nueva ley hace dos semanas en un despoblado Parlament ABC La Generalitat puede ya cerrar un medio si juzga que no da información veraz Ayer entró en vigor la Ley Audiovisual catalana, que da poder decisorio al CAC b La Administración catalana po- Las claves de la ley El artículo 7 establece que la información difundida por los prestadores de servicios de comunicación audiovisual debe ser veraz. Se entiende por información veraz la que se fundamenta en hechos que pueden someterse a una comprobación diligente, profesional y fidedigna El artículo 116.1. a afirma que el Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) puede adoptar medidas cautelares en caso de una urgencia justificada para evitar que el incumplimiento de las obligaciones produzca un perjuicio grave e irreparable al pluralismo o la libertad de los ciudadanos. Estas medidas pueden comportar la suspensión provisional de la licencia En el apartado c de ese mismo artículo se ampara al CAC para ordenar el cese de las actuaciones que incumplan las condiciones de la licencia y en el apartado e la posibilidad de imponer multas coercitivas para garantizar el cumplimiento de las obligaciones de los prestadores hacia la autoridad audiovisual El CAC intervendrá de oficio en caso de incumplimiento reiterado, al margen de la investigación de las posibles denuncias. gión o nacionalidad. También se tipifican como muy graves los incumplimientos de los horarios protegidos a la infancia y la difusión de publicidad subliminal, así como la negativa a someterse a la inspección del propio CAC, que ha sido catalogado como policía de medios y órgano censor de Cataluña. Para las infracciones graves se establecen sanciones de entre 12.001 y drá multar hasta con 300.000 euros o cerrar durante tres meses la cadena que según el Consejo Audiovisual, dependiente del actual tripartito, incumpla la norma F. ÁLVAREZ MADRID. El Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC) publicó ayer la denominada Ley de la Comunicación Audiovisual de Cataluña, aprobada el pasado 20 de diciembre en el Parlament con el único voto en contra del Partido Popular, y que en la práctica permite ya al Gobierno autonómico cerrar una emisora si juzga que no da información veraz. La polémica ley, calificada de mordaza da pleno poder al Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) órgano de extracción política, para imponer severas sanciones a los medios e incluso forzar el cierre temporal de los mismos si considera que estos incumplen su normativa. El CAC podrá imponer multas de entre 90.001 y 300.000 euros, así como la suspensión de actividades por tres meses, para las infracciones catalogadas como muy graves. 90.000 euros y para las leves hay multas de entre 600 y 12.000 euros. La Ley del Audiovisual de Cataluña, según figura en el Diario Oficial, regula el sector para adaptarlo a la aparición de nuevas tecnologías de comunicación y al marco regulador comunitario y estatal, estableciendo las competencias concretas de la Generalitat para dotarla de mayor protagonismo en la regulación y en la planificación del espacio radioeléctrico, y los principios que han de regir tanto el servicio público audiovisual catalán como la actividad privada en este campo. Interviene en los contenidos La norma organiza el sistema audiovisual propio de Cataluña en dos ámbitos, el nacional, estructurado alrededor de medios y servicios que alcanzan todo el territorio, y el de ámbito local o de proximidad, que también queda regulado. Además de definir las características necesarias del sistema público como en base a la consideración de servicio público la nueva ley regula también los contenidos de todos los operadores para proteger los derechos constitucionales y fundamentales de los ciudadanos, especialmente de los colectivos más vulnerables como la infancia, la adolescencia y las personas discapacitadas. Cabe recordar que el Gobierno de Rodríguez Zapatero se desmarcó de inmediato de la polémica ley, que amenaza incluso con extenderse al futuro Consejo Audiovisual estatal. El secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, aseguró que el rebasamiento de la libertad de expresión tiene que ser un espacio judicial, nunca político y rechazó que el CAC pueda ser un tribunal Tres niveles de infracción La norma establece como infracciones muy graves el incumplimiento de los principios básicos de regulación de contenidos que obligan a una información veraz y que fuerzan a distinguir claramente las informaciones de las opiniones y que limitan la libertad de expresión e información en base al respeto a la dignidad y la no incitación al odio por motivos de raza, sexo, reli- Inés Artajo DDN